×
×
Red Internacional

El Frente de Todos ya pagó al Fondo U$S 4.604 millones, y en diciembre pagará U$S 1.900 millones. En 2022 los vencimientos suman U$S 19.115 millones, una montaña de deuda impagable. Un acuerdo sólo patearía estos vencimientos a cambio de acrecentar las exigencias del régimen del FMI. Mientras las multinacionales y millonarios seguirán fugando sus ganancias, la profundización del ajuste sobre las amplias mayorías está asegurada. Esta película de terror ya la vivimos, tenemos la posibilidad de librarnos.

Guadalupe BravoEconomista | @GuadaaBravo

Jueves 4 de noviembre | 21:03
Foto: Enfoque Rojo

A pocos días de las elecciones, las "novedades" sobre las negociaciones entre los funcionarios y el Fondo Monetario Internacional para llegar a un acuerdo por el Stand By de $ 45.000 millones -que financió la campaña macrista y la fuga- ; van aclimatando un diciembre “candente” en el plano cambiario.

¿Con acuerdo o sin acuerdo?, ¿qué pasa con las reservas y con el dólar en sus múltiples expresiones? Son incógnitas en danza que van retroalimentando la incertidumbre y la volatilidad financiera. En un marco de salida de la pandemia global, débil recuperación de la economía y aceleración de la inflación que superará ampliamente la meta oficial de 2021, alimentando las expectativas de devaluación.

Te puede interesar: Dólar y FMI, dos pesadillas de la economía argentina

Una montaña de vencimientos

Si vemos la hoja de vencimientos con el FMI –sin contemplar un acuerdo- y otros organismos internacionales desde el año que viene los compromisos son significativos, más precisamente impagables: U$S 20.573 millones en 2022; U$S 20.677 millones en 2023; U$S 6.828 millones en 2024.

Además, no olvidemos que en 2020 Guzmán cerró un acuerdo con los bonistas privados, reivindicado por el oficialismo, quienes festejaban un ahorro de U$S 25.700 millones hasta 2025. Aunque los vencimientos de estos bonos el próximo año son relativamente bajos ya que no se paga capital, sino intereses. El país pagará hasta 2046 (entre capital e intereses) unos U$S 110 mil millones cuando la deuda canjeada era de U$S 66 mil millones. Los especuladores ganaron un adicional de U$S 44 mil millones que se cargará a la montaña de deuda que el Gobierno está dispuesto a pagar, convalidando un nuevo saqueo.

Te puede interesar: Deuda eterna, eterno sometimiento

Volviendo al escenario actual, la carrera contrarreloj del Gobierno implica cubrir los vencimientos pendientes de 2021 con el FMI, mientras sella un acuerdo antes de quedarse sin capacidad de pago.

Un informe de la consultora Equilibra se pregunta ¿Cuánto tiempo tiene Argentina para llegar a un acuerdo con el FMI mientras paga la deuda con los DEGs? Es decir, de los DEGs que ingresaron en septiembre. Veamos:

El país recibió a finales de agosto la suma de U$S 4.355 millones que el FMI envió bajo la forma de Derechos Especiales de Giro (DEG), con motivo de la pandemia y para costear gastos asociados a la crisis social y sanitaria. Aún con una tasa de pobreza elevadísima que asciende al 40%, el Gobierno decidió reservarlos para pagar los vencimientos de deuda con el mismo FMI, como lo anunció Cristina en la presentación de candidatos.

Según Equilibra, descontando los pagos del resto de 2021, el stock de DEG en manos del Tesoro sumaría poco menos de US$ 700 millones. Este monto alcanzaría para cubrir casi la totalidad del vencimiento de principal de enero que es de US$ 730 millones. Aunque el vencimiento por intereses de febrero por US$ 370 millones podría llegar a cubrirse con reservas, en marzo hay un vencimiento por capital que asciende a US$ 3.590 millones.

En su conjunto, los pagos al FMI en 2022 suman u$s 19.115 millones; y en 2023, otros u$s 19.367 millones.

Spoiler Alert: FMI es ajuste

El Frente de Todos finalizará la mitad de su mandato habiendo pagado al FMI un total de U$S 6.484 millones. Esta cifra contempla los U$S 4.604 que ya se pagaron, y los U$S 1.880 correspondientes al vencimiento de diciembre, que Guzmán anticipó que se saldará.

Bajo la promesa de honrar los compromisos, Alberto Fernández destino sumas millonarias a pagar sin siquiera investigar, una deuda fraudulenta. Son recursos generados en el país que no se destinan a las necesidades más urgentes de los sectores más vulnerables. Pagar la deuda y hacer los deberes para arreglar con el Fondo también presupone podar el gasto, para poner “orden” en las cuentas públicas. ¿Cuáles son las implicancias?

* Con los pagos del Gobierno al FMI se podrían haber construido 131.000 viviendas, para comenzar a dar respuesta al déficit habitacional que afecta a 3.5 millones de familias. A un año del violento desalojo de Guernica, las familias siguen reclamando una respuesta.

*También se podría haber garantizado un IFE de $50.000 a más de 9 millones de personas, en un contexto donde la juventud precarizada se encuentra en peores condiciones para afrontar el alto costo de vida y para insertarse en el mercado laboral.

Pero la decisión del Frente de Todos fue eliminar el IFE, esta medida junto al cambio de la ley de movilidad jubilatoria, explican que el déficit primario en los primeros 9 meses del año este aún por debajo de la proyección oficial, disminuyendo un 3,2 % en relación al mismo período del 2020, según publicó la Oficina de Presupuesto del Congreso. Se recortaron jubilaciones y pensiones (-7,4 % a/a) y los programas sociales (-45,0 % a/a) por la eliminación del IFE.

Te puede interesar: Argentina, tocando Fondo: salarios bajos y la vieja receta de la reforma laboral

La importancia de terminar con el saqueo

El blue anota este miércoles un récord histórico al alcanzar los $200 ampliando la brecha con el oficial. Mientras el Gobierno sostiene que se trata de “expectativas políticas” por la cercanía de las elecciones, que aumentan la demanda por cobertura. De fondo, los límites de la restricción externa en esta segunda mitad del año se agudizan por distintos factores: menor ingreso de agrodólares, mayores pagos de vencimientos de deuda externa pública, entre otros.

Un informe del BCRA confirma que la deuda externa privada también sigue creciendo, registrando un aumento trimestral de USD 986 millones. En el primer semestre de 2021 la deuda externa del sector privado totalizó USD 80.237, el sector de elaboración de productos alimenticios fue uno de los que más aumentó su deuda por 1158 millones.

Con la vista puesta hacia el 15N algunos especialistas, como Emmanuel Álvarez Agis ponen eje en la importancia de llegar a un acuerdo con el FMI: “es necesario un acuerdo, con el FMI cuanto antes o un waiver para tener un diciembre y enero en paz, porque con el dinero que ingresa (a partir de febrero) de la cosecha fina gruesa no alcanza.” El organismo ya negó que evalúe algún mecanismo para posponer los pagos, pero estaría dispuesto a tratar el pedido oficial para eliminar los sobrecargos que podrían ahorrarle al país alrededor de U$S 1.000 millones en 2022.

La periodista y especialista en economía, Estefanía Pozzo, en consulta con este medio sobre la deuda contraída por el macrismo sostuvo que “nos quedamos todos los argentinos teniendo que pagar un préstamo que fue político, directamente en apoyo a su gestión.”

Y de cara a lo que se puede esperar bajo el régimen del FMI advirtió: “Creo que la encrucijada que pone el acuerdo con el FMI es que no hay proyecto político en términos sociales, en términos mayoritarios en la Argentina para no pagar. Pero al mismo tiempo pagar con las condiciones del FMI también tiene límites políticos, porque tampoco lo avala la Argentina. Entonces es un desafío muy complejo, porque es un desfiladero sumamente finito teniendo en cuenta que las condicionalidades que suele imponer el Fondo van completamente en contra de la recuperación económica, de la recuperación del ingreso y todo lo virtuoso que tiene que pasar en términos económicos.”

Te puede interesar: Cómo salir de la trampa de la deuda eterna

La deuda externa es un mecanismo de dominación y saqueo del imperialismo que actúa sobre países dependientes –como Argentina- profundizando el atraso productivo. Es funcional a los grandes capitales nacionales y extranjeros, que imponen sus reformas y fugan capitales.

Desde 1976 hasta la actualidad, Argentina debe 43 veces más a pesar de los pagos. Se vuelve a plantear la oportunidad de poner fin a este saqueo, como propone la izquierda a través de un desconocimiento soberano y una ruptura con el Fondo Monetario Internacional. Acompañada por medidas complementarias como el monopolio del comercio exterior y la nacionalización de la banca. Construyendo una fuerza social capaz de poner en pie esta salida para que la crisis no recaiga sobre los trabajadores.

Mira:




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias