Política

¿Pacto político con la venia de Francisco?

Un día antes del inicio de las sesiones legislativas, en la Basílica Papal San Francisco de Asís, situada en la Ciudad de Buenos Aires, se reunieron dirigentes de diversas fuerzas políticas.

Matías Pore

@pore_69

Miércoles 2 de marzo de 2016 | Edición del día

El encuentro del fin de semana entre Macri y el Papa Francisco, que contó con muy pocos gestos de cordialidad, tuvo su correlato mas ameno en la suma de firmas al Pacto de Padua que reunió a un amplio arco político entre quienes se destacan Felipe Solá (diputado nacional), Julián Domínguez (ex presidente de la Cámara de Diputados), Fernando Espinoza (titular del PJ bonaerense), Gerardo Martínez (UOCRA), Gustavo Vera (legislador porteño), y los diputados Cristina Álvarez y Edgardo Depetri.

También estuvieron presentes los intendentes bonaerenses Gustavo Posse (San Isidro), Martiniano Molina (Quilmes), Julio Garro (La Plata), Jorge Macri (Vicente López), Nicolás Ducoté (Pilar), Joaquín de la Torre (San Miguel) y Ramiro Tagliaferro (Morón), que se sumaron a las firmas que tuvieron lugar en el primer encuentro.

El amplio arco político que suscribió este Pacto, impulsado por el intendente de Merlo Gustavo Menéndez -quien se encargó de solicitar los fondos para llevar adelante lo acordado en este encuentro- intenta mostrar un espacio de unidad en un momento donde las medidas del gobierno no muestran que vayan a mejorar las condiciones de los trabajadores y el pueblo pobre, sino mas bien todo lo contrario.

Así como los CEO se hicieron cargo del gobierno directamente, la injerencia de la iglesia en la política nacional empieza a ser cada vez menos velada. Los últimos gestos de Bergoglio parecieran intentar consolidar un espacio opositor edulcorado. Este encuentro es una muestra de esto.

En medio de la deslucida resistencia del kirchnerismo al ajuste en curso, los gestos de frialdad del papa para con el presidente pueden haber generado expectativas en un sector que empieza a ver cada vez mas crudamente los efectos de la política macrista.

El espacio impulsor del Pacto busca mostrarse como un sector responsable y dialoguista del PJ, ante la crisis en la que está sumido dicho partido tras la dura derrota.

Aunque pueda haber distintas visiones sobre el rumbo que debe tomar el país, la reunión que tuvo lugar incluyó a representantes del FpV, Frente Renovador, Cambiemos y hasta al buchón de la dictadura Gerardo Martinez de la UOCRA, muestra que hay un acuerdo para garantizar la gobernabilidad intentando evitar que el descontento social creciente se le haga insostenible al gobierno.

En la dura puja interna desatada en el peronismo, el sector del PJ encolumnado tras el papa, con lo que esta figura representa para grandes sectores de las masas, intenta ser un factor de contención ante una posible situación de desborde social que puede generar el empobrecimiento de sectores cada vez mas amplios de la sociedad que tuvo su primer muestra el 24 de febrero en las calles.

Habrá que ver cómo continua esta relación por momentos mas tensa y por momentos mas amena entre los CEOs y la iglesia que se planta de "progresista" pero integra a su Pacto al espía Martinez, a los intendentes macristas y que brega contra el derecho al aborto.







Temas relacionados

Pacto de San Antonio de Padua   /    Intendentes    /    Jorge Bergoglio   /    Papa Francisco   /    PJ   /    Iglesia Católica   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO