Géneros y Sexualidades

JUICIO ORAL POR PAULA PERASSI

Otros testimonios que revelan los hilos de impunidad en la causa Perassi

Aquí una síntesis de los testimonios de la cuarta, quinta, sexta, séptima y octava jornada de audiencias, que dan más detalle de la trama de encubrimiento desde el momento de la desaparición de Paula.

Sábado 6 de abril | 20:43

Como en un castillo de naipes, cada testimonio que recorre las audiencias es una carta que ayuda a reconstruir que todo lo sucedido desde el 18 de septiembre de 2011, cuando Paula sale de su casa para no volver más, está especialmente edificado para encubrir su desaparición y su muerte, producto de un aborto no consentido.

• Los procedimientos realizados con un perro de la policía identificaron rastros de Paula en una garita de colectivo ubicada en Ruta 11, también en el Viejo Bar de Timbúes y en la vivienda y vehículo de Antonio Díaz, chofer de Strumia quien habría trasladado a Paula a esa localidad.

• La declaración del testigo José María Zanoni, un joven de 23 años, que tenía 16 cuando era mozo del Viejo Bar de Timbúes, donde vio a Paula reunirse en la tarde de su desaparición con Gabriel Strumia y Antonio Díaz.

• El informe de un médico legista sobre los medicamentos, entre ellos el Oxaprost, que la policía secuestró en la casa de Mirta Rusñisky, acusada de practicar el aborto a Paula Perassi . Este medicamento contiene la droga Misoprostol, conocida por su utilización para la práctica de interrupciones de embarazos. Al testimonio de este profesional lo acompaña la testigo Mariana Olivieri, actual jefa de investigaciones de las Tropas de Operaciones Especiales de Rosario, a quien se le mostró material que ella misma había secuestrado y reconoció las pasillas de Oxaprost.

• El informe de los policías que investigaron las líneas telefónicas y ratificaron que una antena localizó a Strumia cerca del locutorio donde Paula recibe la llamada que la hace salir de su casa ese 18 de septiembre de 2011. El entrecruzamiento de líneas también corroboró las múltiples conversaciones entre Paula y Strumia, y también de éste último con el comisario Adolfo Puyol desde el 19 de septiembre: en 4 días se pusieron en contacto 23 veces.

• Otros dos oficiales de la Policía Federal atestiguaron sobre la declaración del señor Gustavo Meroi, un vecino de Alberto Perassi y amigo de Strumia. Meroi dijo que Strumia había ocultado armas que tenía en su domicilio y que había sido advertido del día del allanamiento, por eso es que las ocultó, en un campo. Otro indicio claro de la connivencia policial y judicial.

• El testimonio de la ginecóloga Gabriela Goia del Sanatorio Británico, clave por ratificar el embarazo de Paula, la doctora afirmó que Paula pasó por su consulta en el Sanatorio Británico el 13 de septiembre. Coincidentemente, Marianela, hermana de Paula, relató que se enteró del embarazo cuando fue al Sanatorio a buscar unos estudios para su madre días después de la desaparición de Paula, y por el nombre “Perassi” le dieron los de su hermana. Era un análisis sub Beta, yo tenía 21 años, no sabía qué era, ahora lo sé. Fui a la secretaría y pregunté, me dijeron que era un test de embarazo y que era positivo”, señaló.

• La declaración del primo de Paula que recibió un mensaje tres días después de la desaparición, desde un teléfono terminado en 414, que decía “primo quedate tranquilo que me estoy yendo a San Juan”. Las pericias determinaron que ese 18 de septiembre, el último día que hubo contacto con Paula, el celular cuyo número termina en 414 mantuvo algunos contactos al teléfono del hijo de Strumia y un llamado al fijo de la casa del principal acusado a las 18.19.







Temas relacionados

Santa Fe   /    Alberto Perassi   /    Paula Perassi   /    Impunidad   /    Santa Fe   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO