×
Red Internacional
La Izquierda Diario

En el día de ayer se conoció la lamentable noticia de una nueva muerte docente por coronavirus. Se trata de la docente Laura Isabel Cañari. Ya son seis los fallecimientos en la provincia desde la vuelta a la presencialidad. Exigen asambleas y medidas de fuerza a las conducciones sindicales.

Sábado 3 de abril | 11:05

En el día de ayer se conoció la triste noticia de un nuevo fallecimiento de una docente a causa de Covid. La bronca y el dolor recorre nuevamente a la comunidad educativa. Jujuy es la provincia con más muertes docentes por coronavirus desde la vuelta a la presencialidad llegando a seis casos. El Estado es responsable.

La docente Laura Isabel Cañari se desempeñaba en el nivel medio en Cangrejillos. Desde los gobiernos no se dan respuestas a este flagelo. En el caso de Gerardo Morales, con el autoritarismo de siempre, ha señalado que "las escuelas no se cierran" frente a casos de Covid. Pero el ministro Trotta también señaló que no se dará marcha atrás con lo que el llama "una presencialidad cuidada". Pero los muertos los siguen poniendo los trabajadores de la educación.

Recientemente, se conoció la noticia de que el presidente Alberto Fernández dió positivo de Covid. En su caso inmediatamente se le hizo un reactivo y un test PCR para confirmar el diagnóstico. Ese es un privilegio que los trabajadores no tienen, al igual de lo que pasa con los vacunados VIP. En el caso de los protocolos en las escuelas sólo te aíslan frente a casos de contactos estrechos (no de contacto de contacto por los cuales también pueden darse contagios), los test nunca llegan y la atención y seguimiento médico es escasa debido a las políticas de los gobiernos que privilegian los intereses de los poderosos sobre la salud y la vida de la población trabajadora.

Mientras se continúa exponiendo a la mayoría trabajadora frente a la segunda ola de coronavirus a morir de hambre o por el virus, en el país se producen millones de vacunas que se van al exterior para llenar los bolsillos de empresarios como Hugo Sigman mientras escasean las vacunas en el país y solo se vacunó (con una dosis) a un 7% de la población.

Es urgente declarar de utilidad pública los laboratorios unificando el sistema de salud público y privado bajo la órbita del Estado y bajo el control de los y las trabajadoras de la salud. Cómo también urge terminar con las patentes para poder producir las vacunas en todos los países que tengan la capacidad para hacerlo y que no sólo acaparen los países más poderosos la mayoría de las dosis.
No se puede seguir lucrando con la salud mientras se mueren millones en todo el mundo.

Desde la agrupación 9 de abril señalaron que: "nos llena de dolor y bronca esta nueva muerte evitable de una colega. Queremos rodear de solidarias y apoyo a la familia, compañeros y amigos de Laura. El estado es responsable de estás muertes por no garantizar condiciones sanitarias seguras. Exigimos a las conducciones sindicales asambleas, paro y medidas de fuerzas contundente frente a las muertes docentes. Tenemos que organizarnos desde abajo junto a la comunidad para frenar esto poniendo en pie comités de seguridad e higiene independientes del Estado".




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias