×
Red Internacional
La Izquierda Diario

Daniel y Francis Gardes se hallaban detenidos desde el 4 de febrero acusados de infracción a la ley 23.737 de narcotráfico. Continúan procesados, pero seguirán luchando por su absolución bajo libertad condicional.

Miércoles 24 de febrero | Edición del día

El día de ayer se dictó la libertad condicional para Daniel y Francis Gardes, tras pasar 20 días privados de su libertad en Dudignac, 9 de Julio.

Recordamos que Daniel es un cultivador solidario que donaba aceite a personas de Espartillar, Pigüé, Carhué, Saavedra y Guaminí, mientras que Francis su hijo fue detenido por encontrarse en el lugar donde fue realizado el allanamiento y fueron secuestrados Cannabis, plantines y otros elementos para producir el aceite.

La detención de los Gardes mostró los problemas a la hora de la implementación de la última reglamentación (nov. 2020) de la ley 27350 de Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y sus derivados.

Allí se prevee regularizar la actividad de cultivo solidario para terceros, formando organizaciones civiles registradas por el “Registro del
Programa de Cannabis”. El Estado en lugar de regularizar la actividad como preveé la ley de Cannabis Medicinal, opta por criminalizar.

Una justicia que inclina la balanza siempre para el mismo lado.

La privación arbitraria de la libertad de los Gardes no solo los afectó a ellos, sino a todos los beneficiarios del aceite medicinal. La justicia violó un derecho básico como el derecho a la salud, llegando a una situación insólita en esta causa como secuestrarle el aceite a un paciente oncológico.

Este ataque a cultivadores solidarios es parte de una puja de intereses donde empresarios quieren montar una industria de lucro privado del cannabis junto a la industria farmacéutica. Entre estos grupos de presión que buscan montar un negocio privado en torno al cannabis se destaca la Camara Argentina de Cannabis. El Estado que en la ley garantiza el acceso gratuito al cannabis medicinal, en la práctica encarcela a cultivadores solidarios como Daniel Gardes y avala la venta de aceites a precios infladisimos en farmacias.

La justicia tan dura para detener tres semanas a personas inocentes, es la misma que actúa tan lenta y blanda cuando se trata de personas con poder, o para actuar en casos de violencia de género como el de Úrsula.

Otro caso paradigmático de todo lo que está mal en la justicia, la legislación anti narcotráfico y la política es el de las 14 personas de Puán privadas de su libertad desde diciembre por cultivar y usar cannabis. Los familiares denuncian una “causa inflada”, legislación fracasada y utilización política de las detenciones.

Podés leer el testimonio de las familias acá: Familiares de cultivadores presos: "Berni los usa como publicidad para ascensos políticos"

La lucha sigue

Es necesario seguir peleando por la absolución de los Gardes, y la libertad y amnistia de todos los cultivadores y usuarios de cannabis presos, así como la legalización integral de la marihuana.

En ese sentido el Frente de agrupaciones Cannábicas Bonaerenses está convocando a una reunión para organizar una movilización a nivel nacional para pedir por la pronta implementación de la ley 27350, por el cese de la persecución y detenciones a les cultivadores, y por una ley integral de cannabis. (link de la publicación acá)




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias