×
×
Red Internacional

El pasado 27 de noviembre el gobierno presentó el proyecto de ley que aumenta un 50% la Pensión Básica Solidaria (PBS). La Cámara de Diputados lo aprobó el día martes 4 de diciembre y el Senado lo hizo durante la tarde del día miércoles 5 de diciembre. A continuación revisaremos de qué se trata realmente este proyecto.

Jueves 5 de diciembre de 2019 | Edición del día

El sistema de pensiones conocido como AFP e instaurado bajo la tutela del hermano del presidente, José Piñera, es uno de los pilares del descontento social que se ha expresado en las calles durante la revuelta popular en Chile. Desde los más jóvenes hasta los principales afectados por las pensiones de miseria exigen el fin del sistema de pensiones heredado de la dictadura pinochetista.

Utilizando como argumento este proyecto la Ministra del Trabajo se negó a igualar la Pensión Básica Solidaria al sueldo mìnimo. Sin embargo, este proyecto que hasta el gerente general de la Asociación de AFP, Fernando Larraín, ha salido a aplaudir, es una más de las embusteras fórmulas del oficialismo por engañar a la sociedad chilena.

¿Por qué el aumento inmediato del 50% solo es efectivo desde los 80 años?

Una de las famosas letras chicas de la política chilena en este proyecto es la gradualidad que tendrá para su aplicación que se hará efectivo, en primer lugar, para los mayores de 80 años. Dejaremos a juicio del lector la siguiente información: la esperanza de vida al nacer en Chile era de 79,52 años hasta el año 2016. Esta información es manejada por las AFP, pero también por muchas y muchos pensionados que ya lo saben, ya que sus fondos fueron calculadas para ser entregados precisamente hasta los 80 años. Este ajuste del 50% solo se destinaría a un paupérrimo 17,8% que recibe PBS, ni siquiera al conjunto de los pensionados.

Pero de aquí al 2022 todos los jubilados desde los 65 años recibirán este aumento en sus pensiones

El proyecto propone gradualidad para aumentar las pensiones de todas y todos los pensionados que reciben la PBS hasta alcanzar el aumento del 50%. Pero hablar de 50% suena demasiado rimbombante si no se traduce a cifras concretas. La PBS anterior al proyecto ascendía a $110.201 y con el aumento del 50% quedará en $165.302 y ese será el aumento definitivo de todas las pensiones de aquí al 2022.

¿Es digno de celebrar este bullado aumento del 50% de las pensiones?

Sin tocar ni acercarse a mirar la orilla del sistema de pensiones de AFP que rige en Chile y que mensualmente confisca las ganancias de las y los trabajadoras, enriqueciendo el bolsillo de capitales nacionales y muchos capitales extranjeros, y traduciendo ese saqueo en pensiones miserables para quienes entregaron su vida enriqueciendo a los dueños de siempre, este proyecto busca calmar el ánimo de las masas en contra de este gobierno y de las AFP que obligan a nuestros abuelos y abuelas a vivir en condiciones miserables.

¡Hasta cuándo buscan apagar este incendio con bencina!

El mensaje claro que entregan es que mientras ellos, diputados y senadores, continúan detentando sueldos millonarios, que aunque redujeron, superan con creces las pensiones de la mayoría de la población, las y los chilenos debemos contentarnos con pensiones de $165 mil y aplaudirles a los diputados que aprobaron por 143 votos a favor y a los senadores, principalmente de la UDI, RN y los siempre colaboradores gubernamentales de Sebastián Piñera en el PPD y la DC por continuar entregando fondos públicos a los mega empresarios de las AFP y por negarse sistemáticamente a acabar con ese negocio que se roba la vida de nuestros ancianos.

La diputada Karol Cariola (PC) en entrevista con T13 no se refirió tampoco al negocio de las AFP, ni a la cobertura limitada de este proyecto solo a quienes reciben la PBS, ni a que ni siquiera con el aumento, las pensiones en Chile superan la línea de la pobreza. De un momento a otro, la mayoría de los diputados y senadores acordaron en que el aumento del 50% -incluso sin la gradualidad- era una respuesta a la demanda de las calles por No+AFP.

¿Responde este aumento a la demanda de las calles contra las AFP?

Al no comprometer las ganancias de estas mega empresas ni su existencia como incautadores de los fondos ganados por las y los trabajadores en Chile, la respuesta obvia es que no. Sin embargo, además de esto, este aumento no soluciona la precariedad de la vida a la que se ven empujados cientos de trabajadores después de jubilar, principalmente las mujeres.

El oficialismo ha insistido en argumentar la inconstitucionalidad de cualquier medida que ataque a los grandes empresarios o comprometa un poco más de recursos para los adultos mayores, ya que eso requiere más recursos de parte del gobierno y por la famosa Constitución solo el Ejecutivo puede hacer modificaciones que impliquen dinero fiscal.

¿No hay recursos para las pensiones de nuestros adultos mayores en Chile?

Cuesta creer esto sin cuestionarlo si los fondos otorgados durante el primer trimestre del 2019 a Carabineros fue de $1.115.092.271 y si se continuaron aprobando fondos destinados a esta nefasta institución durante el estallido social iniciado en octubre en el que se reclamaban derechos tan básicos como la salud, la educación y las pensiones.

Cuesta creer que Chile no tiene los recursos para otorgar pensiones dignas si el cobre otorgó durante el año pasado $2.934 millones solo tributando el porcentaje que le exige el Estado chileno. Sin dudarlo, el negocio del cobre enriquece a niveles espeluznantes a los Luksic, Angelini y Matte.

Para mejorar las condiciones de vida de las y los trabajadores y de los pobladores que han salido a rechazar este sistema asesino y criminal en las calles con una masividad histórica y con una intención expresada de transformarlo todo, no debemos zucumbir ante las trampas que quieren inventarnos los que gobiernan para los grandes bolsillos. Cuando nos digan que no hay recursos, debemos reclamar los recursos naturales que enriquecen a unos pocos, que son usados para financiar a las fuerzas represivas y que se generan con la fuerza de trabajo de los mismos que luego los saquean a través de las AFP. Debemos re nacionalizar estos recursos, partiendo por el cobre y que estas riquezas y su producción sea administrado por las y los trabajadores para solucionar estructuralmente las pensiones, la salud, la educación y la vivienda.

Para continuar en lucha contra este sistema que nos saquea día a día es importante continuar con planes de lucha organizados en lugares de trabajo y estudio, que los organismos sindicales y las federaciones pongan sus tribunas y sus espacios a disposición de ir a un paro escalonado que ascienda progresivamente hasta llegar a una huelga general para golpear a este gobierno y conquistar la dignidad y la justicia que reclamamos contra este sistema que nos explota y oprime y contra la represión que ha cobrado la vida de nuestros y nuestras luchadoras durante estos últimos meses del 2019.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias