Géneros y Sexualidades

UNLP

Observatorio Social de Género: hubo 25 femicidios desde que comenzó la cuarentena

Estudiantes universitarios y profesionales presentan un informe que releva la situación de las mujeres desde el inicio del aislamiento social obligatorio dictado por el Gobierno Nacional a partir de la expansión del Covid-19

Viernes 17 de abril | 13:29

Gráfico 1:

Mediante el relevo de 10 diarios nacionales y 11 provinciales (ver anexo metodológico) se contabilizaron 25 casos de femicidios desde el comienzo de la cuarentena. A su vez, se registró un incremento de los llamados a la línea 144 en un 40%.

El Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad dio a conocer que el primer día de cuarentena se realizaron más de cinco mil llamados por denuncias de violencia de género. Estas cifras demuestran que, como ya se venía denunciando, el 74 % de los femicidios se cometen dentro del propio hogar de la mujer.

Asimismo, se observó que la mayor cantidad de casos de femicidios se concentran en la Provincia de Buenos Aires (48%), seguido por Santa Fe (12%).

Gráfico 2:

En relación a los vínculos del agresor con la víctima se constató que: en un 40% son sus parejas y en un 20% exparejas, en suma es el 60% son vínculos conyugales. Por otro lado, los femicidios cometidos por un familiar son, en el 8% de los casos, cometidos por padres, un 16% son cometidos por otros familiares (incluye hijo y tíos), la suma da como resultado que el 24% de los femicidas son familiares. De los casos relevados un 13% no habían detectado aún al culpable.

En cuanto al rango etario de las víctimas el mayor número de femicidios se encuentra entre los 21 y los 30 años (32%) y entre 31 y 40 años (28%), esto quiere decir que en el rango etario de 21 a 40 años se concentran el 60% de los casos.

El Gobierno Nacional confirmó que la cuarentena se extenderá hasta el 26 de abril, por ende, son muchas las probabilidades de que estas estadísticas sigan aumentando. La pandemia expuso que no hay ningún plan concreto por parte de las autoridades para que la violencia machista y los femicidios no sigan escalando.

Es cierto que la línea 144 se volvió fundamental para poder denunciar la violencia machista, pero no podemos dejar de mencionar que lo sostienen trabajadoras precarizadas. El Estado debe garantizar equipos de atención interdisciplinarios, con trabajadores en blanco y en condiciones de trabajo dignas, como vienen exigiendo las trabajadoras de la línea 144.

Pero las cifras nos obligan a preguntarnos ¿alcanza sólo con esto?

La realidad nos muestra que las medidas son insuficientes, si bien el Estado aumentó la difusión de la línea telefónica de denuncia o el uso de aplicaciones, no hay ningún plan para alojar a las mujeres que sufren violencia y no pueden irse de su hogar.

Mientras tanto hay 2.500.000 viviendas que se encuentran vacías, a disposición de la especulación inmobiliaria ¿Por qué no se ponen a disposición de las víctimas de violencia? Si se destinara al menos un 3% de impuestos extraordinarios a las grandes fortunas se podría hacer un plan de construcción de hogares y refugios para todas las víctimas de violencia junto con acompañamiento psicológico.

Sabemos que el encierro agrava la situación, que la crisis económica aumenta la cantidad de femicidios y abortos clandestinos, como así también lleva a las mujeres a ser las primeras en ser despedidas y las más precarizadas.

Nosotras somos más de la mitad de la clase trabajadora, que es la que hace mover al mundo. En nuestros lugares de trabajo hay muchos ejemplos de organización donde logramos defender nuestros puestos de trabajo, pero también donde nos organizamos contra la violencia machista.

El Observatorio de Género también estudia cómo afecta la crisis sanitaria y económica a las mujeres trabajadoras, en quienes recae la mayor parte de las tareas domésticas no remuneradas, del cuidado de niños y adultos mayores que debido a la cuarentena deben quedarse en casa. Muchas mujeres son el sostén del hogar, tienen que pagar el alquiler y darle de comer a sus hijos, derechos básicos que están siendo vulnerados con los despidos, sanciones y reducciones salariales que se están llevando acabo por parte de diferentes empresas.

Como ya han demostrado mujeres a lo largo y ancho del país, somos nosotras las que nos ponemos al frente y nos organizamos para ponernos a disposición de la situación, mostrando que en este contexto la única salida es colectiva. Es por esto que entrevistamos a docentes y trabajadoras de la salud, quienes tienen que enfrentarse a la situación de desfinanciamiento por parte del Estado, que además cuentan con una composición de trabajadores en su mayoría femenina.

Te puede interesar: Se destinan $50 pesos diarios por alumno para la comida de los chicos

Lee también: Somos trabajadores de la primera línea, no héroes, con 2 o 3 trabajos para llegar a fin de mes

Como también demuestran las trabajadoras textiles de Neuquén quienes están produciendo barbijos para los hospitales de la zona, la clase trabajadora es la única que puede dar respuesta a la crisis de manera que sea favorable para las grandes mayorías. ¿Acaso no sería diferente la situación en los hospitales, si las grandes empresas reconvirtieron la producción para abastecerlos de respiradores y demás insumos de primera necesidad?

Esto solo es posible si los trabajadores nos organizamos, con las mujeres al frente, denunciando los abusos patronales, la desigualdad de género en los lugares de laburo y la violencia machista, transversal a todos los ámbitos en los que vivimos.

Necesitamos que el Estado garantice la vivienda, el ingreso y el acceso a la salud de quienes son víctimas de la violencia machista, como propone el proyecto se viene presentando desde hace varios años en el Congreso desde el Frente de Izquierda, que incluye la creación inmediata de refugios transitorios y un plan de vivienda a corto plazo, basado en la creación de impuestos progresivos a las grandes fortunas y corporaciones inmobiliarias.

El pasado 8M el diputado Nicolás del Caño y la legisladora Myriam Bregman desde el PTS en el Frente de Izquierda presentaron un proyecto de ley para atender esta emergencia.

Te puede interesar: La izquierda propone un plan de Emergencia contra la violencia machista.

Desde el Observatorio Social, la Juventud del PTS y La Izquierda Diario queremos seguir recopilando información alrededor de la vida de las mujeres en la pandemia. Urge la necesidad de fortalecer la organización. Te invitamos a difundir y sumarte a colaborar. Podes escribirnos al 1136434244.

Anexo metodológico:
El relevo se realizó sobre 10 diarios nacionales (La Izquierda diario, Infobae, Clarín, La Nación, TN Noticias, Info cielo, Crónica, Tiempo Argentino, Perfil, Página 12) y 11 diarios provinciales (El día, La Capital, Tribuno, Nuevo Diario, La Gaceta, El Litoral, Diario Uno, La Voz, Cosecha Roja, Cuarto Poder Salta, El territorio)







Temas relacionados

Pandemia   /    Coronavirus   /    Violencia de género   /    Emergencia por Violencia de Género   /    Universidad Nacional de La Plata (UNLP)   /    Género   /    UNLP   /    Provincia de Buenos Aires   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Violencia de género   /    Géneros y Sexualidades   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO