×
×
Red Internacional

Este viernes se realizará un congreso extraordinario del gremio que nuclea a las y los profesionales de la salud de la Provincia de Buenos Aires, centrado en la reforma del estatuto y la salida del gremio de FesProSa (federación nacional que lo nuclea junto a otras provincias). Sólo cuatro días tuvieron las seccionales para abordar estas discusiones. Como si fuera poco, también sesionará, en media hora, el Congreso Ordinario Anual que aprueba memorias, actas y balance. Cuando lo que dicen los papeles se contrasta con lo que pasa en los hechos.

Laura CanoMédica Hospital Cestino| Miembro de CDP CICOP Lista 5

Pamela GalinaResidente de Pediatría - Miembro del CDP de Cicop - Corriente de Izquierda por la Salud Pública - Lista 5

Jueves 28 de abril | 23:37

El gremio de las y los profesionales de la salud, tiene una larga historia de pelea por la democracia gremial. Acostumbrados a ver sindicatos completamente burocratizados, con sus dirigentes alejados de las bases, y enquistados por décadas y décadas, la Cicop ha logrado, en su constitución, reflejar en su estatuto muchos de los principios democráticos que fueron parte de sus orígenes, muy vinculados a la lucha interhospitalaria y de base. Por eso insistimos, que esto no es casualidad, ni simplemente el subproducto de buenas voluntades, si no que está profundamente enraizado a los procesos de lucha que le dieron origen.

A fines de los 80 y principios de los 90, enormes asambleas interhospitalarias del conurbano bonaerense, surgidas como autoconvocados, dieron el salto en su organización, fundando la cicop. Años de historia, con lecciones que hoy siguen siendo en el mundo de avanzada, como lo vemos en EEUU con trabajadores muy jóvenes, la llamada generación U, poniendo en pie sus herramientas gremiales contra la ofensiva patronal.

En el año 2005 y con Cicop a la cabeza, se funda la FESPROSA que es la Federación Nacional que agrupa a los sindicatos regionales, con miles de miembros, profesionales y trabajadores de la salud. El objetivo para su fundación, sería la necesidad de unir las luchas de las y los trabajadores de la salud de las distintas provincias y regiones del país.

Los mismos principios, un nuevo estatuto para defender

Desde su creación, el estatuto de la Cicop condensa los principales ejes que garantizan, al menos en los papeles, la democracia interna del gremio, la independencia política y el compromiso por la lucha de los derechos de las y los trabajadores. Como distintivo se destaca la toma de decisión a partir de organismos de bases, como las asambleas y congresos de delegadxs, así como la participación de las minorías en los órganos de dirección (CDP).

La modificación que se propone aprobar en este congreso, presenta muchos puntos que valoramos positivamente como la incorporación de los y las xs técnicas a nuestro gremio (lo que es un enorme paso por la unidad del conjunto de los y las trabajadoras de la salud), la ampliación de la representación proporcional de las seccionales en el Congreso, garantizar la posibilidad de efectuar reemplazos en los delegadxs congresales, ampliar el CDP con cuatro vocalías titulares, reforzar, ampliar y desarrollar la perspectiva de géneros y la participación de las disidencias, habilitar en las reuniones la virtualidad y facilitar el desarrollo de las seccionales. A su vez, remarcamos como innecesarias las modificaciones del plazo electoral de 2 a 3 años, así como el aumento de la proporcionalidad de ingresos en detrimento de las seccionales.

Te puede interesar:Paritaria de ajuste para trabajadores de la Salud

Sin embargo, desde la Lista 5, como lo hemos expresado en diversas oportunidades en este diario, venimos haciendo importantes críticas al funcionamiento cotidiano del sindicato que dista mucho de ser “el más democrático del país”, definición que muchas veces es utilizada por la mayoría, para evadir el debate a fondo.

Los métodos: cuando la forma hace al contenido

La reforma del estatuto es algo que está sobre la agenda hace mucho tiempo en el sindicato. Sin embargo su ejecución tuvo un carácter express. La comisión revisora del estatuto fue creada (o al menos notificada) en menos de 24h, dejando en un lugar relegado a las listas opositoras en el gremio.

El mismo modus operandi se desarrolló para la discusión en el Consejo Directivo Provincial. A los integrantes de este espacio, se les envió la noche previa el dictamen con las modificaciones del estatuto, dejando la discusión de la presunta salida de FesProSa para abordar vía mail. Desde la Lista 5 rechazamos estos métodos antidemocráticos. Todas las decisiones deben discutirse en profundidad, sobre todo las que involucran al conjunto de los afiliados y afiliadas, como la reforma de un estatuto que no se da todos los días. Entonces, cuál es el apuro de sacarlo en cuestión de pocos días. Lo mismo corre para el debate sobre la Federación Sindical.

Lamentablemente no llama la atención éste método, ya que mucho se ha perdido del carácter deliberativo del CDP. La presencia de las minorías en los espacios de dirección es un baluarte democrático y de avanzada en nuestro gremio, sin embargo lamentablemente no se da lugar a que se expresen hacia las y los afiliados dichas miradas disidentes. Las posiciones de las minorías no son expresadas como tales en las circulares gremiales, y menos aún se les permite hablar en los actos y acciones del sindicato. La defensa del espíritu combativo y democrático de la Cicop, no es tinta en el papel, hay que hacerlo carne.

Altamente preocupante es el precedente que se sienta, dando ni siquiera una semana para la discusión en las seccionales, siendo temáticas por demás complejas para la mayoría de las y los afiliados, y que hacen a la vida orgánica y estructural de nuestro sindicato.

Desde la Lista 5 se propuso dar al menos dos semanas, a la par de realizar charlas abiertas para colaborar con las seccionales en profundizar la discusión, para que pueda ser tomada verdaderamente por el conjunto de las y los afiliados, que plantean en muchos casos que les faltan más elementos para poder evaluar decisión tomar, eligiendo en voz propia el devenir de nuestro sindicato.

FesProSa, la salida es recuperarlo, no dinamitarlo

Como bien dice el documento que la dirección del sindicato mandó para que sea discutido en las seccionales en relación a la FESPROSA, esta federación desde hace ya varios años se encuentra dirigida y comandada casi de manera unipersonal siendo en Cicop quienes integran la “lista 7”.

La Lista 7, que supo ser la conducción de Cicop, tuvo una política abstencionista en las últimas elecciones de nuestro sindicato en marzo del 2021, presentando cargos únicamente para la federación. Un intento de debilitar y vaciar el gremio, continuidad de su política de no participar del consejo directivo ni prácticamente de los congresos. Desde la lista 5 nos opusimos a esta política y la criticamos en diversos comunicados. Al Sindicato se le pone el cuerpo, se lo defiende del vaciamiento, se lo llena de contenido y se lo debe abrir a la más amplia participación democrática y desde las bases.

Ahora, casi como respuesta en espejo de aquella errada política, la lista mayoritaria de la Cicop “la 1 + 3” se encuentra decidida a salir de la FESPROSA, nuestra federación. Con denuncias que no dejan de ser ciertas, como lo antidemocrático de su funcionamiento, intentan argumentar que “no hay vuelta atrás” y que la solución es crear “otra federación”. La posición de la Corriente de Izquierda por la Salud Pública y la Agrupación Marrón se opone a ambas.

La necesidad de unir las luchas se impone frente a una política de vaciamiento de la salud pública y entrega al FMI. Las y los trabajadores de la salud tenemos a la orden del día la enorme pelea de una paritaria nacional de salud, así como la pelea por un sistema de salud donde deje de ser la medicina privada quien lucra a costa de nuestros salarios y la salud de las mayorías. Sin duda el rol de la fesprosa resulta vital para estas batallas. Hoy su partición responde a los intereses rivales de la 1+3 y la 7, y no con las necesidades de las y los afiliados. Su división y fragmentación sólo nos debilita, tenemos que recuperar el sindicato y la federación y revalorizarlos en post de nuestras demandas.

Pongamos en pie un verdadero plan de lucha para enfrentar el ajuste

Con semejante temario para desarrollar en este próximo congreso, la discusión sobre la reapertura de paritarias y la necesaria puesta en pie de un plan de lucha que se proponga enfrentar el ajuste del gobierno y del FMI, queda absolutamente devaluada.

La inflación se come los salarios, baja nuestro poder adquisitivo y no hay sueldo que alcance. El pluriempleo, el agotamiento y el Síndrome de Burn-out es la constante entre quienes sostenemos el sistema público de salud todos los días. Se acabaron los aplausos y nunca llegó el reconocimiento del gobierno por lo que hicimos en pandemia y seguimos haciendo todos los días.

Con la llegada del invierno también vuelven a llegar las postales de cientos de familias abarrotadas de frío haciendo cola para conseguir un turno, afuera de nuestros hospitales. ¿Porqué siempre la pagamos los de abajo?

No debe dilatarse más una profunda discusión para poner en pie un verdadero plan de lucha, que se plante frente a la precarización que nos imponen hace décadas todos los gobiernos, que pelee por la conquista de un sistema único de salud, con presupuesto y de calidad, que pueda ofrecer a las familias trabajadoras, la atención que se merece.

¡Plata para salud y no para el FMI!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias