×
×
Red Internacional

Dos integrantes del Nuevo Proyecto Energético Latinoamericano opinan sobre la nueva Ley de Hidrocarburos que está en trámite en el Congreso.

Viernes 17 de octubre de 2014

Son varios los puntos salientes de la nueva ley. Ésta “faculta al Ejecutivo Nacional ó Provincial a reducir el porcentaje de regalías de hasta el 5 %”, lo que es una forma de incrementar notablemente las ganancias a las empresas privadas.

También especifica que “Las provincias y el Estado Nacional, según corresponda, NO establecerán en el futuro nuevas áreas reservadas a favor de entidades públicas o con participación estatal cualquiera sea su forma jurídica”. O sea, de aquí en más, los permisos de exploración y/o las concesiones de explotación quedarán en manos privadas.

De esta manera también eliminan la participación de las provincias, que se quedaban a través de las empresas provinciales con un 20% en las áreas licitadas, además de las regalías. Ésta es una imposición de las multinacionales cuya representación en el país es ejercido por el ing. Miguel Galuccio, hombre de Halliburton (petrolera multinacional) y actual presidente de YPF.

En sus fundamentos el proyecto sostiene que apunta a “la obtención de saldos de hidrocarburos exportables para el mejoramiento de la balanza de pagos, garantizando la explotación racional de los recursos y la sustentabilidad de su explotación para el aprovechamiento de las generaciones futuras”. El proyecto de ley, ya aprobado por el Senado de la Nación, llama “racional” a una explotación en la que se utilizan hasta 25.000 m3 de agua por pozo, al que se le agregan de entre 300 y 500 m3 de aditivos, que son utilizados para hacer más eficiente el barrido de hidrocarburos. De los mencionados aditivos, para organismos de control europeo, 17 sustancias utilizadas en las fracturas hidráulicas, fueron clasificadas como tóxicas para peces y otras especies acuáticas, 38 son tóxicas muy peligrosas para la salud, 8 son cancerígenas probadas y otras 6 son sospechosas de serlo, 7 son elementos que provocan mutaciones genéticas (ó sea, agentes físicos, químicos ó biológicos que alteran la información genética (ADN) incrementando las mutaciones en forma incontrolable.

Según la Universidad de Cornwell “entre el 3,6% y el 7,9% de gas metano producidos en la roca madre escapan a la atmósfera a través de de respiraderos y grietas durante la vida de un pozo. Estas emisiones de gas metano son superiores en un 30% o quizás mas del doble, que las del gas metano producido en la explotación convencional, o sea la producida en arenas y calizas, conocidas como rocas reservorio“. Si tomamos el dióxido de carbono (CO2), principal gas de efecto invernadero y equivalente de referencia de los demás gases, o sea como una unidad de medida del Calentamiento Global, se calcula que el gas metano ( CH4 ) tendría un potencial 21 veces mayor que el dióxido de Carbono (CO2) ambos con efectos muy perjudiciales para el medio ambiente.

Asimismo, el plan estratégico presentado por Galuccio para YPF S.A., de 2012 a 2017, se proyectan 2.847 pozos, (373 con objetivo gas y 2.474 para petróleo), para lo cual el agua a utilizar, daría una cifra aproximada de 60 millones de m3, y más de un millón de m3 de aditivos. A esto se debe agregar que por ej. en la cuenca del Golfo San Jorge, la principal cuenca productora del país, el 60 % de la producción de crudo se obtiene por recuperación secundaria, en la que por cada m3 de petróleo se extraen 30 m3 de agua (en gran parte suministrada por el río Senguer, prov. de Chubut).
En el barrido de hidrocarburos con aditivos tóxicos, como se ha demostrado en EEUU, han captado también minerales pesados y minerales radioactivos, estos últimos, con concentraciones que superan ampliamente lo permitido por el EPA, organismo encargado del cuidado del medio ambiente.
Un porcentaje muy variable (15 al 80%) del agua inyectada con aditivos tóxicos, no puede ser extraído, y migra a través de microfracturas con destino incierto, con el agravante que las mismas se reactivan con las fragmentaciones ocasionadas por las enormes presiones ejercidas al fracturar.

¿Podemos obtener energía que no envenene el medio ambiente?

Es obvio que sí, y que si se insiste en esta demencial metodología es solo por las fabulosas ganancias que genera.

Veamos algunas posibilidades de energías alternativas:

  •  China llegará al 2015 con 100.000 mega watts de potencia instalada con energía eólica, mientras lo planificado por la Secretaría de Energía de nuestro país es llegar a 2.000 MW de potencia instalada para el 2016. Es totalmente factible que en Argentina, con las condiciones excepcionales de sus vientos y la calidad de los profesionales, aspirar a obtener la décima parte de lo obtenido por China, en el término de 10 años, es totalmente factible, teniendo en cuenta que ya se han logrado fabricar aerogeneradores de 10 MW cada uno.
  •  Una opción importante puede ser la utilización de la Energía Eólica para obtener hidrógeno a partir de agua, con electrolizadores (hay una planta en Pico Truncado, prov. De Santa Cruz), el hidrógeno es óptimo para usarlo como combustible en las denominadas “celdas de combustible” cuyo residuo es vapor de agua que puede ser reutilizado, que ya ha sido probada por todas las fábricas de automotores y aptas para su utilización también en trenes, barcos, etc.
  •  Combinar los distintos tipos de energía aptas para nuestro país como ser: mareomotriz, solar, hidráulica, eólica, celdas de combustible y usar los hidrocarburos sólo en la industria petroquímica, es posible obtenerlo en nuestro país; pero resulta anulado por el actual proyecto presentado por este gobierno, e imposible de lograr en el capitalismo, que prioriza solo el lucro a costa de que nuestro planeta enferme con tanta agresión ambiental.

    Las multinacionales, dueñas de la mayor parte de la riqueza petrolera entran plácidamente en Argentina como en la mejor época colonial, con el agravante del tremendo pasivo ambiental que dejan, para depredar nuestros recursos.
    La salida solo podrá venir de una sociedad donde estén socializados los medios de producción, y el protagonismo sea ejercido por la total participación de la población que decida en forma democrática la mejor forma de vivir en armonía del hombre con la naturaleza.




  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias