×
×
Red Internacional

Las subas en bienes y servicios previstas este mes siguen castigando los bolsillos populares. Los alquileres subirán un 50%, las expensas un 10%. A pesar de las promesas electorales, los precios no paran de subir y los salarios cada vez compran menos.

Lunes 1ro de noviembre | 18:30

Noviembre, el antúltimo mes del año, comenzó con un listado de subas en los precios de bienes y servicios, que impactarán encareciendo el costo de vida.

Las subas en alquileres, expensas, GNC, colegios; entre otros, también contribuirán -junto a otros factores- a acelerar el ritmo de la suba del nivel general de precios que en los primeros 9 meses del año acumulan un 37%. Superando ampliamente el 29% proyectado por Guzmán para todo 2021.

Alquileres: Para aquellos inquilinos que firmaron contratos en noviembre del 2020, deben afrontar este mes la suba anual que se determina -a partir de la Ley de Alquileres- por un índice combinado (50 % evolución y de salarios y 50 % precios) que elabora el Banco Central. Se estima que teniendo en cuenta el IPC interanual, la suba pueda alcanzar el 50%.

Según los datos relevados por zonaprop, en la Ciudad de Buenos Aires "El alquiler de un 2 ambientes en la ciudad se ubica en $ 43.899 por mes, 3.0% por encima del mes previo. En 2021 acumulan suba de 43.1%, levemente por encima de la inflación."

El portal inmobiliario sostiene que "n los últimos doce meses el precio medio de alquiler (nuevos contratos) acumuló suba de 51.8% levemente arriba de la inflación (51.1%) y de ajuste de los contratos existente firmados hace 12 meses (49.5%)."

Podés leer: Vivir al borde del desalojo: el drama de quienes alquilan afecta más a mujeres y jóvenes

Expensas: las expensas tendrán una suba de hasta 10% en noviembre. La misma esta empujada por las paritarias del sindicato de encargados de edificios (SUTERH) que llevarán el 32% acordado a un 44,8% de ajuste anual.
Eso se debe a que los salarios de los encargados de edificio tienen una fuerte incidencia dentro del valor de las expensas.

GNC: El precio del metro cúbico del gas natural comprimido (GNC) aumentará 1 peso a partir de mañana, para venderse a un promedio en todo el país de $47 en las estaciones de servicio del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

De esta manera el valor del gas en boca de pozo pasará de 14% al 14,5%. El último aumento de este combustible se había aplicado en agosto de este año y fue entre $2 y $3.

Colegios: se trata de los colegios privados que reciben subsidios estatales y fueron autorizados para incrementar sus cuotas. Luego de las revisiones paritarias a docentes, los colegios privados aumentarán de un 3% a un 4%.

Telefonía móvil: sin la autorización del ente regular, Enacom, las empresas de telecomunicaciones aumentarán hasta 10% en noviembre. Es decir, las empresas siguen aumentando a su antojo mientras existe una judicialización del decreto 690.

En los primeros nueve meses del año las subas acumuladas en telefonía, internet y televisión rondan el 49 %, mientras el Enacom había autorizado para el año en curso subas de hasta un 30 %.

Te puede interesar: Miles de usuarios sin internet por una falla en la fibra óptica de Fibertel

Con estos precios, no hay sueldo que aguante

A pocos días de las elecciones definitivas, la aceleración en el nivel general de los precios no parece detenerse. En la carrera entre precios y salarios, por el momento los últimos siguen perdiendo en 2021; y acumulan una caída de 20% en promedio desde 2015.

Te puede interesar: Argentina, tocando Fondo: salarios bajos y la vieja receta de la reforma laboral

Mientras el debate alrededor de la implementación del programa precios congelados puso en el centro de escena la mezquindad de grandes empresas alimenticias, ganadoras en la pandemia. Estas subas en distintos bienes y servicios en noviembre, son muestra de una problemática estructural que se retroalimenta. Sin contemplar aún el impacto que puede tener sobre los precios la mayor demanda de otros factores como los dólares para cobertura; lo que queda claro es que las medidas del Gobierno para contener la inflación son más que insuficientes. La peor parte es que este fuerte golpe al bolsillo afecta en mayor medida a los sectores populares que destinan la mayor parte de sus ingresos a la alimentación y vivienda.

Podés leer: ¿Qué hacer frente a la inflación y al chantaje patronal del desabastecimiento?




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias