×
×
Red Internacional

Si el ministro del Frente de Todos salió a defender el gatillo fácil contra Chano, la exministra de Cambiemos no podía quedarse callada. Con argumentos casi calcados, justificó el accionar brutal de la Bonaerense y reclama el uso de las pistolas eléctricas, comprobadamente letales.

Daniel Satur@saturnetroc

Martes 27 de julio | 13:49
Foto archivo Télam

La exministra de Seguridad de Mauricio Macri y actual titular del PRO, Patricia Bullrich, coincidió este martes con el ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni al reclamar que se habilite el uso de las pistolas Taser, consideradas por muchos como las “picanas del Siglo XXI”.

En una entrevista con Radio Mitre, Bullrich dijo que “esta discusión de las Taser la empezó Macri en 2013. Estamos a casi diez años y seguimos con la misma discusión”. Y agregó que en el caso que involucra al músico Santiago “Chano” Charpentier, “el policía tomó la decisión correcta con un arma letal” y que si hubiera tenido una Taser “se podría haber evitado esta herida gravísima”. Una justificación lisa y llana del gatillo fácil.

Los argumentos de Bullrich son casi calcados a los esgrimidos por Sergio Berni durante la mañana del lunes por todos los medios (oficialistas y opositores). Al igual que el ministro, Bullrich acostumbra a hablarse encima incluso sin tener la información completa de cómo sucedieron los hechos.

Te puede interesar: La madre de Chano desmiente a Berni: “Mi hijo no atacó, el policía disparó sin motivo”

El mismo lunes a la tarde la madre de Chano, presente en el lugar de los hechos al momento del disparo policial, desmintió al ministro de Axel Kicillof y acusó directamente a la Policía de haber disparado “sin motivo” y sin que su hijo hubiera atacado al agente que apareció en la casa tras un llamado de vecinos del barrio privado de Exaltación de la Cruz.

En la misma línea de razonamiento (si es que se puede llamar así) de Berni, la halcona macrista dijo que “son circunstancias de un segundo, donde lo que tenés que hacer es tomar una decisión”. Y agregó que “el problema de la distancia del cuchillo es fundamental. Todos los manuales de formación policial te plantean que a siete metros el cuchillo se transforma en un arma letal”. Con esa misma tesis Bullrich justificó en 2018 el crimen de Pablo Kukoc en La Boca a manos del bonaerense Luis Chocobar y hasta creó la “doctrina” que lleva el apellido del criminal.

Te puede interesar: Chano, el “brote” y el disparo policial: ¿y si hablamos en serio de salud mental?

“Prácticamente en todas las policías del mundo se combinan ambas armas, tienen de un lado el arma reglamentaria, que es un arma letal, y luego tienen un arma tipo Taser, que es un arma de inmovilización”, continuó Bullrich, desconociendo el historial de las pistolas eléctricas y las múltiples pruebas acumuladas en décadas (con cientos de muertos) acerca de su letalidad.

Ni Bullrich ni Berni figuran en las listas de candidatas y candidatos de Juntos por el Cambio y del Frente de Todos. Sin embargo, buscan darle un “tono” propio a la campaña de sus respectivas coaliciones. Difícilmente lo harían si no tuvieran como objetivo disputarse parte del electorado de derecha, que elección tras elección fluctúa entre diferentes ofertas políticas.

En el caso del peronismo, Berni sabe que cuenta con aliados “ideológicos” como Sergio Massa y con la banca política de CFK y Kicillof, pero a su vez tiene algo de rechazo en las alas “progres” del Frente de Todos. Lo de Bullrich es menos complicado. En su espacio político nadie se disfraza de progresista.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias