Mundo Obrero

No es publicidad: Rappi llega a la escuela

No es propaganda de delivery, es realidad pura. Luego de un día de lluvia intensa, comienza el reparto de viandas en mi escuela, en el barrio de Parque Patricios.

Lunes 11 de mayo | 19:58

Me quedo pensando con otras maestras, “este pibe seguramente trabajó horas bajo la lluvia, mínimo 12 horas, para sostener a su familia, y le toca esta larga fila para retirar alimentos que les corresponde a los más pequeños en edad escolar”.

Me parece un pequeño retrato de época. La mayoría de la población de la escuela vive en Zavaleta. Ese mismo día se informaba sobre los primeros casos de Covid-19 en el barrio. En la fila y en el aula siempre se escucha sobre el hacinamiento habitacional, el agua de la villa 21-24 hace años deja consecuencias a muchos: plomo en sangre.

Yamil me encontró a mí, es uno de los hermanos de la escuela dónde trabajo. Ese día el barrio estaba inundado, la mayoría de la familia con bronquitis, tuvo que hacer un parantésis en su trabajo y allí surgió la foto, fue a buscar la vianda de sus hermanos menores a la escuela. Aprovecha para contarme que iba a una escuela técnica, con buenas notas; que le encantaba trabajar en el taller, pero tuvo que dejar en cuarto año, para salir a trabajar. Primero lo hizo en Mac Donalds, “allí el trabajo es muy esclavo y llegas roto a los estudios”, me cuenta. En estos días, llegan caras anónimas de profes con estos carteles:

Las profes preguntan y ellxs contestan

La precarización y la falta de derechos laborales en Rappi, Glovo y Pedidos Ya provocaron el nacimiento de APPs. “Profeeeeeeeeeeeeee”, dice Yamil, “entonces (nos preguntamos) ¿En qué deben pensar los sindicatos del futuro? ¿Cómo reclamarle a un algoritmo? ¿Cómo organizarse cuando no se conocen los nombres ni las caras de lxs compañerxs? ¿Qué fuerza tiene una huelga digital organizada por WhatsApp?”

Y le respondo: “Las acciones realizadas hasta ahora marcan el camino para les pibes, en cada provincia hay organización. Dan cuenta de energía y ganas de ese sujeto, sobre el caldo de una bronca y un hartazgo profundo. Son los primeros pasos en la organización de una juventud que tiene por delante el desafío de juntar fuerzas, nosotras como maestras queremos colaborar. Como dicen muchos pibes: Una red de organización de la juventud precarizada, para unir lo que los poderosos dividen es un excelente objetivo”.







Temas relacionados

Coronavirus   /    Precariedad laboral   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Educación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO