Sociedad

EMERGENCIA SANITARIA

Neuquén: cuando la salud es un negocio, no un derecho universal

La emergencia sanitaria por COVID 19 vuelve a poner en el centro del debate la concepción de salud como derecho universal o como negocio de un grupo de empresarios que lucran con la enfermedad.

Julieta Katcoff

Secretaría de las Mujeres Hospital Castro Rendón

Miércoles 15 de abril | 11:28

Si algo dejó en evidencia la pandemia de Coronavirus, es el estado en el que se encuentran los sistemas de salud en todo el mundo. La responsabilidad de los gobiernos que durante años desfinanciaron, vaciaron y tercerizaron la salud pública. Y la privatización de la salud como constante que puso de manifiesto que, en el capitalismo, la salud no es concebida como un derecho y se vuelve una mercancía.

El sistema de salud en Argentina se encuentra organizado en tres subsectores: el público,el sector de Obras Sociales y las empresas de medicina prepaga y un sector privado de establecimientos (clínicas, hospitales, laboratorios, centros de diagnóstico, profesionales) que atiende particulares.

Te puede interesar: Lo que la pandemia deja ver sobre el sistema de salud argentino

El sistema público se encuentra descentralizado, a partir del gobierno de Carlos Menem (1993) como parte del avance neoliberal, en el marco de la “reforma del Estado”, transfiriendo a las provincias y municipios el peso de la administración y financiamiento de los hospitales. Por eso los sistema sanitarios son diferentes entre las provincias y se encuentran fragmentados entre sí, provocando desigualdades significativas entre provincias.

Además, el sistema público atraviesa una crisis estructural en todas sus áreas en cuanto al personal, a la provisión de insumos, aparatologías e infraestructura, que se vio agudizada en los últimos años de macrismo. Situación que viene siendo denunciada por los trabajadores y trabajadoras de la salud desde hace muchos años.

El sistema público y el privado en la Provincia de Vaca Muerta

En Neuquén el sistema público de salud se encuentra organizado en una red de atención integrada por 30 hospitales (1162 camas); 84 centros de salud, 105 puestos sanitarios y 7 centros de día. Está regionalizada en áreas programas y zonas sanitarias con un sistema de transferencias y contratransferencias de acuerdo al nivel de complejidad.

Se cuenta con 13 establecimientos de internación dentro del subsector privado y de obras sociales (732 camas). Los datos oficiales hacen referencia meramente a la disponibilidad de camas de internación, pero lo que se omite decir es la proliferación permanente de laboratorios, consultorios y diversas estructuras de atención ambulatorias.

De acuerdo a la investigación realizada por La Izquierda Diario, sobre las condiciones del sistema de salud, resulta que para la provincia de Neuquén el número de camas por habitantes (tomando tanto las del sistema público como las de privado, y una población total al 2017 de 637.913 habitantes) es de 2, 96 camas por cada 1000 habitantes mientras que la OMS sugiere de 8 a 10 por cada mil habitantes.

Además, no se puede perder de vista que la población de la provincia de Neuquén se acrecienta exponencialmente al calor de las expectativas que genera la explotación de Vaca Muerta y la posibilidad de encontrar nuevas fuentes laborales.

En este contexto, y como se ha denunciado en forma sistemática por los trabajadores y trabajadoras de la salud, existe desde hace años un enorme desvío de pacientes y recursos desde el sistema público al sector privado beneficiando con cifras millonarias a los negocios de la salud .

“Existe un enorme desvío de pacientes y recursos desde el sistema público al sector privado beneficiando con cifras millonarias a los negocios de la salud”

De acuerdo al informe de Gestión del Gobernador Omar Gutiérrez durante el año 2018, se concretaron 38 convenios con distintos prestadores privados que brindan atención médica-asistencial, entre clínicas sanatoriales y/o de alta complejidad, geriátricos, salud mental, etc. Fueron derivados al sector privado un total de 12.370 pacientes. Por tal motivo se ejecutó un presupuesto de $170.780.715 correspondiendo los mayores porcentajes de derivaciones a las siguientes especialidades: medicina por imágenes, internaciones neo-pediátricos-adultos en unidad de terapia intensiva, geriatría, salud mental y nefrología.

El Estado provincial paga a clínicas privadas 40 mil pesos por día por una cama de terapia intensiva"

De acuerdo a la información a la que accedió La Izquierda Diario, en diciembre de 2019 el Estado desembolsó aproximadamente 40 mil pesos diarios a un prestador privado en concepto de una cama en terapia intensiva de adultos con asistencia respiratoria mecánica.

Que la emergencia sanitaria no sea un negocio para las clínicas privadas

Hace unas semanas se votó en la Legislatura de Neuquén la ley de emergencia sanitaria. Como como parte de sus articulados contempla la disponibilidad de los recursos de la salud privada por el tiempo que dure la pandemia.

Mientras que demagógicamente, el MPN propone esa política, la Clínica de Cutral Có se encuentra cerrada desde hace 4 meses a pesar de contar con la infraestructura, aparatología y personal para ponerla al servicio de la comunidad ante crisis sanitaria. Pero quién era responsable de su administración está íntimamente ligado al poder provincial. Es el ex ministro de Salud Ricardo Corradi Diez y actual ministro de Ciudadanía. Por esto, mientras pudieron miraron para otro lado. Pero los trabajadores y trabajadoras lograron, con el apoyo de la comunidad hacer oír su reclamo y continúan exigiendo la reapertura y la reincorporación.

Los principales presidentes y administradores de las clínicas privadas más importantes de la ciudad de Neuquén dijeron en un medio local que se ponen a disposición del sistema público de salud y que su colaboración sería convertirse en una primera barrera de entrada ante las consultas por Covid 19.

También, sostienen que en este momento “la facturación se cayó pero no estamos pensando en el dinero sino en cómo enfrentamos esto. La parte económica la encararemos después”. Un cinismo sin límites, teniendo en cuenta que los que hablan son los que durante años lucraron con el derecho a la salud, y transformaron junto a los gobiernos este derecho elemental, en una mera mercancía de compra y venta.

Hay que centralizar todo el sistema de salud

La primera conclusión, es la importancia de considerar a la salud como un derecho humano básico y no como mercancía, que limite el acceso en función de la capacidad de pago.

En este sentido, la salud privada debe ser declarada de utilidad pública para poner todas las camas, establecimientos, aparatología y recursos disponibles al servicio de enfrentar la pandemia y garantizar el acceso sea verdaderamente universal a la salud.

Se necesita un Sistema Único de Salud, financiado y dirigido exclusivamente por el Estado, y administrado por los trabajadores de la salud, especialistas, junto a los usuarios, que garantice el acceso en forma igualitaria a toda la población, sin barreras sociales ni económicas, y de forma universal y gratuita, sin ningún tipo de pago a los privados. En la perspectiva de un sistema social que termine con el lucro en la salud, con la ganancia capitalista y disponga de los recursos para lograr el bienestar común.







Temas relacionados

Privatización de la salud   /    Julieta Katcoff   /    Salud pública   /    Crisis de la salud pública   /    Neuquén   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO