Política

NACIONAL

Negacionistas del coronavirus: la avanzada oscurantista del bolsonarismo criollo

Convocados por los “Jóvenes Republicanos”, se realizó este 25 de mayo una movilización negacionista del coronavirus exigiendo el fin de la cuarentena. Patricia Bullrich dió su apoyo por Twitter. El bolsonarismo propatronal de libertontos, oscurantistas y neonazis.

Facundo Aguirre

IG: @hardever // Twitter: @facuaguirre1917

Martes 26 de mayo | 22:39

Foto: EFE/Juan Ignacio Roncoroni

Según el centenar de manifestantes, mezcla de libertontos de Javier Millei y José Luis Espert, neonazis, terraplanistas y antivacunas, hay “un nuevo orden mundial en marcha” para quitarnos la libertad con el “invento” del Covid-19. Un discurso similar al de los grupos de la extrema derecha en los Estados Unidos alentados por Donald Trump, y que son enfrentados por la primera línea de enfermeras y trabajadores de la salud. Coincidente también con la verborragia del presidente de Brasil Jair Bolsonaro, que califica al coronavirus de una “gripecita” y encabeza movilizaciones promoviendo un autogolpe para cerrar el Congreso y obligar a que se retroceda en aquellas ciudades donde se ha decretado la cuarentena. Recordemos que por este motivo ya han renunciado dos ministros de salud. Mientras tanto en Estados Unidos, hasta el 26 de mayo, se registran 1.662.768 contagiados y 98.223 muertes y en Brasil 36.3211 casos y 22.666 muertes registradas.

Te puede interesar: Bolsonaro: sembrador de muertes

Oscurantismo

"No existe el virus, son teorías, que terminen con esta mentira. Que nos dejen trabajar y ser libres", dijo uno de los manifestantes mientras otro apuntaba contra la cuarentena como subproducto de una política para infundir miedo en la población: “Quieren lavarnos el cerebro y mantenernos con miedo en nuestras casas”. Entre los manifestantes se encontraban terraplanistas y antivacunas, es decir todo un combo del oscurantismo medieval dándole voz al reclamo de los grandes empresarios de que se levante la cuarentena para que la economía vuelva a funcionar.

Claro está que estos manifestantes no dicen una palabra sobre las ATP a las grandes empresas y sus Ceo’s como Techint, Clarín, Arcor, Ledesma, Mc Donalds, y que seguramente celebran íntimamente la militarización de las villas en el conurbano llevada adelante por el gobierno kirchnerista de Axel Kicillof y Sergio Berni. Mucho menos dirán sobre que el autoproclamado liberal libertario y referente del libertontismo criollo Javier Millei, según los registros del ANSES, cobra una ATP.

No se trata de ninguna incoherencia porque esta derecha que carga las tintas culpando a los empleados públicos, la IFE y los planes sociales por el atraso nacional, en realidad quiere que esos recursos sean utilizados exclusivamente para financiar a los capitalistas y la fuga de divisas. Es una constante de la derecha liberal criolla. Otra de sus constantes es militar por regímenes autoritarios y represivos en nombre de la libertad de los capitalistas para explotar impunemente a los trabajadores y expoliar las riquezas nacionales. En este sentido, son por regla general, además negacionistas y hasta defensores del genocidio.

Patricia Bullrich, ¿PRObolsonarismo?

Horacio Rodríguez Larreta representa a un ala de Cambiemos que cogobierna con Alberto Fernández, y por esta razón es defendido por el Poder Ejecutivo Nacional y hasta por Axel Kicillof, a pesar de los crímenes sociales en la villa 31 de los referentes barriales como Ramona Medina.

Mientras al jefe de Gobierno porteño se le viene encima la crisis del Covid-19, dentro de Cambiemos Patricia Bullrich Luro Pueyrredón, azuza el fin de la cuarentena boicoteando a Larreta, junto a Miguel Pichetto. La exministra de Seguridad, con el apoyo abierto de Mauricio Macri, está a la cabeza del PRO y se muestran cada vez más como un ala dura y filo bolsonarista de la derecha criolla. En campaña contra la cuarentena atacó al infectólogo Pedro Cahn de la Fundación Huésped tildandolo de “terrorista” por sus advertencias sobre la apertura de la cuarentena: "Un especialista no puede decir una cosa así. No importa que sepa más porque la frase que dice es de generación de miedo, es casi terrorista". El mote de terroristas lo utilizaron bajo su gobierno contra los mapuches que defienden sus derechos ancestrales en propiedad usurpada por Benetton donde la Gendarmería hizo desaparecer a Santiago Maldonado bajo ordenes directas de la entonces Ministra de Seguridad. El mismo argumento se utilizó en el asesinato de Rafael Nahuel en manos de Prefectura.

La señora Bullrich Luro Pueyrredón, también encabezó el pedido de que no se permitiera la prisión domiciliaria de los detenidos en las cárceles con riesgo de contraer Covid-19. Recordemos que como ministra fue impulsora de la doctrina Chocobar que habilitaba a la policía a matar por la espalda a presuntos delincuentes. No hace falta decir que se opone a la prohibición de despidos y al impuesto a las grandes fortunas.

Bolsonarismo a la criolla

La derecha argentina, tanto su ala institucional ligada a Cambiemos como los resabios de lúmpenes, libertontos, oscurantistas y fascistas, tienen por meta imponer el fin de la cuarentena, no porque se preocupen por la marcha hacia un régimen policial, que defienden como modelo, o por la salud del pueblo. Sino que lo hacen porque reclaman que se les dé libertad a los patrones de explotar a los trabajadores, que se vuelquen los recursos públicos para salvarlos y que se utilice el descalabro de la pandemia para imponer la reforma laboral y liquidar el empleo público y los planes sociales. Su modelo ideal es el del bolsonarismo, una conjunción de evangélicos oscurantistas, policías de gatillo fácil, militares que reivindican el genocidio y neoliberales que buscan destruir toda conquista de los trabajadores y el pueblo pobre.

Son sectores que hoy se muestran como marginales, y en el caso de Bullrich Luro Pueyrredón más “medidos”, pero que especulan que un recrudecimiento de la crisis y la desesperación de la pequeña burguesía arruinada le dará base social para capitalizar el descontento contra el gobierno de Alberto Fernández. El problema es que la política del peronismo de ceder ante los embates de banqueros, terratenientes y grandes patrones, mina las posibilidades de combatir con éxito la pandemias del coronavirus y por eso descarga la crisis contra el pueblo pobre y trabajador.

Muchos jóvenes precarizados y trabajadores informales sin ingresos o con tan solo los 10 mil pesos de la IFE, pueden ver en este negacionismo una salida a su situación desesperada. Algo que la política del gobierno de Fernández no puede contener porque para volcar recursos para defender al pueblo trabajador debería afectar los intereses de los empresarios cobrando impuesto a las grandes fortunas, desconociendo soberanamente la deuda externa y nacionalizando la banca. Este último es el programa del Frente de Izquierda.

La movilización contra las rebajas de los salarios, las suspensiones y los despidos y por una IFE de 30 mil pesos para todo trabajador sin ingresos, que convoca la red de precarizadxs para este 29 de mayo -aniversario de la gesta obrera y popular del Cordobazo-, y la autoorganización buscando la unidad con el resto de los trabajadores de la industria y los servicios y los desocupados, es la que puede frenar el embate de los capitalistas y barrer de las calles al bolsonarismo criollo.







Temas relacionados

Javier Milei   /    Alberto Fernández   /    Patricia Bullrich   /    Mauricio Macri   /    Horacio Rodriguez Larreta   /    Axel Kicillof    /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO