Cultura

CINE // ENTREVISTA

Natural Arpajou: "Vivimos en un sistema capitalista que nos mata, a veces literalmente y a veces de a poco"

Conversamos con la directora y guionista Natural Arpajou.

Jueves 8 de agosto | Edición del día

Natural Arpajou es directora y guionista. Ganadora de cuatro premios en el Festival Internacional de Mar del Plata con los cortometrajes “Ana y Mateo”, “Lo que haría”, “Espacio personal” y “Princesas”, avanza en la preparación de su segundo largometraje “Libre” con la participación de alumnos de su Taller de cine de la Villa 21.

Contame, sos directora, montajista ¿pero te decís guionista?

Yo estudié dirección, montaje y guión. Me considero directora y guionista. Además soy directora de casting, coach de actores, profesora de las dos materias y script doctor. No soy montajista, pero mi último corto Chúlina lo edité con el co-director Nahuel Srnec.

Trabajaste en Encuentro y te fuiste, ¿cómo fue esa experiencia?

A mí, Encuentro y Paka-Paka me formaron. Me dieron una posibilidad de trabajar que no sé si hubiera tenido si no se armaban esos canales, porque se abrieron muchísimas productoras que hacían contenidos para los dos canales y nosotros éramos de los primeros. Yo comencé a trabajar en Boga Bogagna productora de Bruno Stagnaro. Empecé sacando fotocopias y haciendo café. A los tres meses era productora de campo y a los seis ya me desempeñaba como productora directamente. Después guioné y dirigí ahí pero muy poco. Luego, como yo ya tenía experiencia en los dos canales (Paka-Paka y Encuentro) me llamaban de muchísimas productoras. Dirigí, guioné, hice casting, produje… aprendí muchísimo y como los canales tenían una orientación federal conocí todo el país, porque íbamos a grabar ahí. Lugares recontra escondidos, comunidades indígenas, escuelas donde había cinco alumnos. Fue una etapa maravillosa, yo sentía que hacíamos arte que hacía bien a los otros (a los que participaban y a los espectadores). Y obvio, a nosotros. Con el nuevo gobierno se paró la producción y yo pasé de poder elegir trabajos y laburar de lunes a sábado a no tener ninguno… mucho dolor.

Realizaste talleres en Cuba y Francia, ¿qué te brindó esa estancia para el desarrollo de tus films?

Los talleres ayudan mucho, te abren la cabeza. Pero va más allá del taller o los tutores en sí. Conocés colegas, países y yo creo que el cine se nutre de eso también, de las experiencias vividas. Yo no hubiera conocido Europa o Cuba de no ser por ganar para ir a esos talleres. Creo que eso es lo mágico del cine que te da la posibilidad de viajar, de conocer, de nutrirte el corazón de gente, el paladar de sabores, los ojos de paisajes y a la vez eso te hace hacer mejor cine.

En el corto Princesas está bien marcada la diferencia de las dos clases, los dueños del capital y los y las trabajadoras ¿Cómo pensaste ese proyecto?

Fui a Paraguay a dar clases y me hospedaban en un súper hotel, me quedé un mes, y veía cómo la servidumbre me trataba… yo odiaba que fueran serviles. Con el tiempo, y a pedido mío se fueron aflojando y no corrían a levantarme la cuchara si se me caía, me hacían chistes… También vi cómo se manejaban los patrones, como si fueran personas superiores. Imaginé a una de esas empleadas enamorada de uno de los dueños. Y a la vez unos alumnos me comentaban que eso pasaba mucho en los campos, los patrones preñaban a las empleadas y no se hacían cargo. No solo eso, sino que a ellas ni se les planteaba la posibilidad de reclamar algo, la brecha de diferencia de clases se los impedía…. Bueno de ahí salió.

Aparece en “Yo niña” la crítica a la sociedad y sus instituciones ¿Cuál es tu punto de vista?

Yo creo que el mundo está mal armado… y a mí nadie me preguntó ni a ninguno de nosotros. Vivimos en un sistema capitalista que nos mata, a veces literalmente y a veces de a poco, cuando no podemos trabajar o viajar o ir a ver a nuestros seres queridos, ahí nos están robando un poco de vida ¿Cómo estar de acuerdo? Y eso que no soy de las menos privilegiadas de la sociedad.

La iglesia directamente me parece horrorosa… no la fe, la fe la comprendo perfectamente. Pero la iglesia en general me da miedo. Salvo algunos casos especiales como algunos curas villeros que son lo más…

Después, ¡Qué sé yo! Habría que ver con cada institución.

Y la sociedad… ¡Que lío! Creo que la gente es muy rara… y la sociedad está hecha de gente… si todos fuéramos copados el mundo no sería la porquería que hoy es…No digo que yo sea copada, digo que los humanos…mmmm no la hacemos muy bien que digamos.

El tema de la identidad está presente en tu obra, ¿cómo lo abordás?

Creo que saber de dónde venimos es un derecho ¡Es tan raro! Cuando no sabés, caminás como rengo… yo no voy a saber nunca a ciencia cierta muchas cosas, por ejemplo la fecha o el lugar en que nací. Por eso la película, para decirme bueno, acá está, ésta es tu historia, no porque sea así, sino porque la inventaste para contártela antes de ir a dormir.

Para tu próxima película “Libre” expresaste que “el sistema capitalista hace daño”. ¿Cómo aparece esta idea reflejada en tu producción?

Justo lo decía antes. El capitalismo se basa en que un grupo de personas tengan menos que otras. Cuando ese capitalismo es salvaje, los que tienen menos directamente tienen hambre y sus vidas quedan medio en la nada. Es nefasto.

Pero el capitalismo también es la moda, la heterogeneidad de los cuerpos. Tener que ser de tal modo para ser linda, tener tal cosa para ser valioso. ¿Entonces? ¿Qué pasa con el que no tiene un cuerpo o una mente como todos? ¿Qué pasa con el que no tiene plata para comprar los lentes caros o ir al boliche de moda? Esa gente, o baja la cabeza y no aspira a eso o se resiente y el que se resiente sale a buscarlo como sea ¿Por qué el pobre no va a tener las zapatillas que la misma sociedad le dice que tiene que tener para ser cool? Ahí se arma la colisión, el desastre.

En la película Libre, supongo que eso se ve tanto en el planteo de la realización, como en el guión. Desde la realización, estamos formando el equipo con gente de la industria y con gente de mi taller de cine de la villa 21. Por ejemplo co-dirigimos con Nahuel Srnec que es director y DF y guionamos con Alan que es ex alumno del taller y además actúa. El 95% del elenco es de la villa, el 5% actores consagrados.

Creo que de esa manera se hace el cambio, tratando día a día de hacer algo que nos iguale.

Aunque no se logre del todo, con un alumno de la villa que viva del cine, con una persona que se nutra al ver la peli, me doy por satisfecha.







Temas relacionados

Cine   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO