Cultura

MUNDO SINDICAL

Murió Raimundo Ongaro

Falleció en el día de ayer a los 92 años. Fundó la CGT de los Argentinos en 1968. Desde los años 90 fue criticado por los sectores combativos del gremio.

Martes 2 de agosto de 2016 | Edición del día

Raimundo Ongaro falleció ayer cuando contaba 92 años de vida. Fue una de las figuras emblemáticas del sindicalismo argentino desde los años 60 y, hasta cierto punto su trayectoria ejemplificó parte del desarrollo de esos sectores en las décadas recientes.

Ongaro se convirtió en una de las figuras centrales del movimiento sindical argentino ya antes del Cordobazo. En 1968, quedó a la frente de la conducción sindical de las CGT de los Argentinos, fundada precisamente como ruptura de la central sindical ante las presiones del gobierno de Onganía y el creciente descontento social.

La CGT de los Argentinos fue una central sindical que agrupó a sectores más díscolos de la burocracia sindical en relación al gobierno de Onganía. Como organización sería alentada por el mismo Perón desde el exilio como una forma de limitar el poder del sector liderado por Augusto Timoteo Vandor, cacique de la UOM y la CGT negociadora.

Si bien concitó una importante expectativa de sectores combativos y de izquierda, la CGT de los Argentinos funcionaría esencialmente como un medio de canalizar el descontento político y social creciente pero en función de las maniobras del Perón para intentar retornar a la Argentina. Cuando éste le retiró su apoyo a Ongaro, las organizaciones sindicales agrupadas volvieron a encolumnarse con Vandor.

En los años siguientes, con el inicio del tercer gobierno peronista y del ascenso revolucionario que marcaba a la Argentina desde el Cordobazo, Ongaro sería sindicado como un “infiltrado” por la derecha peronista y se desataría una persecución en su contra que terminaría con su detención en mayo de 1975, después de la intervención del sindicato. Su hijo Alfredo Máximo sería asesinado a balazos por la Triple A en la misma fecha. Posteriormente lograría partir al exilio, para retornar en 1984.

Ese año, junto a con Néstor Pitrola se presentó nuevamente como candidato a secretario general del sindicato Gráfico, donde se impuso.

Posteriormente, estuvo entre los dirigentes sindicales que dieron su apoyo explícito a Carlos Menem en las elecciones presidenciales de 1989. Poco tiempo después, se pronunciaría a favor de los indultos a los genocidas que integraron la cúpula de las FF.AA en la dictadura militar.

Su continuidad como dirigente gremial de Gráficos se mantuvo hasta el pasado 15 de abril, pero desde hace décadas es fuertemente cuestionado por los sectores combativos y de izquierda dentro del gremio.

Uno de los hechos más recientes fue la previa de la elección del pasado 15 de abril. Al conocerse los padrones de votación, los trabajadores de Madygraf y Wordcolor, ambas empresas bajo gestión de los trabajadores por vaciamiento patronal, no aparecían en los mismos.

Fue la movilización y el reclamo de los trabajadores lo que logró cambiar esa situación e imponer la participación aunque, posteriormente, criticarían una serie importante de irregularidades en la misma elección.

Ongaro será velado hoy martes en la sede de la Federación Gráfica.







Temas relacionados

Gráficos   /    Historia   /    Cultura   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO