×
×
Red Internacional

Durante la dictadura actuó entre los SWAT que montaron un centro clandestino de detención en el predio del Hospital Posadas. En 2017 fue beneficiado por la Corte Suprema de Justicia con la aplicación del 2x1, lo que despertó una movilización contra la impunidad histórica.

Laura M. BogadoComisión Directiva de Cicop - Seccional Hospital posadas

Viernes 24 de diciembre de 2021 | 14:22

El 22 de diciembre falleció Luis Muiña, integrante del grupo parapolicial conocido como SWAT, que actuó en el Centro de Detención Clandestino que funcionaba en el Hospital Posadas, en la actual escuela de enfermería.

El genocida se encontraba detenido en la Unidad 34 de Campo de Mayo y en las últimas semanas había sido trasladado al hospital Héroes de Malvinas, en Merlo
Es quien en mayo de 2017, había sido beneficiado con el 2×1 por la Corte Suprema de Justicia, un indulto encubierto que podía sentar un precedente nefasto de impunidad.

Pero despertó enormes movilizaciones masivas, de trabajadores, organismos de derechos humanos y sectores populares, llevando a que el Congreso tuviera que votar contra el fallo de la Corte, y el genocida volviera a ser detenido. Sumado a esto, el 1 de noviembre del 2017 se hallan de manera fortuita los restos óseos del Dr. Jorge Mario Roitman, médico del hospital, enterrados a escasos 30 metros del Chalet en que funcionó el Centro Clandestino de Detención. Es así que a partir de la enorme movilización contra el 2x1 y este hallazgo, se logró finalmente la condena a cadena perpetua para Muiña meses después, en el juicio de "Hospital Posadas II".

Masiva marcha en reclamo contra el 2x1

Te puede interesar: Derechos Humanos. Neuquén: perpetua para diez genocidas en el juicio Escuelita VII

Breve historia

En el primer tramo del juicio del Hospital Posadas, realizado en 2011, se había condenado a Reynaldo Bignone, quien dirigió la ocupación militar del Hospital Posadas el 28 de marzo, a 15 años de prisión. A Hipólito Mariani, brigadier de la Fuerza aérea que comandaba el área del Posadas, condenado a 8 años de prisión. Y Luis Muiña, integrante del grupo SWAT, condenado a 13 años de prisión, por secuestros y tortura. El debate fue postergado dos veces y en el transcurso murió uno de los represores imputados, Juan Máximo Copteleza. Otro de ellos, Agatino Di Benedetto, quien fuera interventor del Hospital, fue apartado de la causa por insano.

Asimismo, Argentino Ríos, civil perteneciente al llamado SWAT, fue imputado y se inició el debate de la causa con él como acusado, pero luego fue apartado de juicio.​
Tampoco estuvieron en el banquillo Ricardo Antonio Nicastro, José Faraci, Oscar Raúl Tévez, José Meza, Carlos Domingo Ricci, Adolfo José Marcolini y Julio Ricardo Estévez, porque murieron antes de ser citados por la Justicia.

La tradición que querían borrar del Hospital Posadas, es la de los trabajadores de la salud luchando junto a la comunidad por una sociedad radicalmente distinta, fogueando una tradición combativa en los ’70, cuya unidad atemorizaba en un hospital que era parte de la Coordinadora de Oeste, que nucleaba a distintos sectores de trabajadores en medio de la insurgencia obrera que existía.

Pero no lo lograron. Por eso hoy, los y las trabajadoras reincorporadas, llevan en su experiencia, la enorme potencialidad de la unidad con los pacientes que en pequeño pudimos lograr en medio de la devastadora gestión macrista con los y las vecinas del barrio Carlos Gardel, que también llevan en su ADN años de lucha contra las políticas de ajuste y la represión.

La lucha contra la impunidad de ayer y de hoy continúa

Por eso, como plantean familiares y ex detenidos, el genocida se lleva a la tumba el destino de nuestros compañeros y trabajadores que aún se encuentran desaparecidos y así en su silencio, renuevan su intención de cometer estos crímenes.
Por eso seguimos exigiéndole al estado que abra los archivos de la dictadura que todos los gobiernos dejan intactos. Esta tarea es vital para saber cuál fue el destino de todos nuestros compañeros y los más de 400 bebés apropiados por los genocidas. Por nuestros 30.000 compañeros detenidos- desaparecidos, no perdonamos, no olvidamos ni nos reconciliamos!!

Te puede interesar: IMPUNIDAD. En catorce años hubo solo 250 sentencias contra genocidas y el 70 % no está firme




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias