×
×
Red Internacional

Cristina fue secuestrada en septiembre de 1976 cuando tenía 22 años, trasladada a la Comisaría 6ª de la Ciudad de Buenos Aires y luego a Puente 12. Su testimonio fue clave en la condena a Miguel Etchecolatz, y luchó sin descanso por el juicio y castigo a los genocidas.

Martes 8 de febrero | 09:32

La triste noticia del fallecimiento de Cristina Comandé se conoció ayer. Sus compañeras y compañeros de la Comisión Vesubio y Puente 12 la recordaron: “Se nos fue una compañera que luchó por un mundo de justicia y fue perseguida, secuestrada, llevada a la tortura y el horror. Aportó datos claves para identificar el lugar donde estuvo secuestrada, los represores que allí ejercieron la crueldad sin límites, y los/as compañeros/as con quienes compartió el cautiverio”, publicaron en un mensaje para despedirla.

Cristina comenzó muy joven su militancia en la Juventud Guevarista, tenía apenas 20 años, mientras era estudiante de Letras de la Universidad de Buenos Aires. Todavía vivía con sus padres y sus dos hermanos, hasta que el 16 de septiembre de 1976 luego de festejar el cumpleaños de su madre, una patota de la Policía Federal se la llevó secuestrada de la casa familiar.

Fue llevada a la Comisaría 6ª, del barrio porteño de San Cristóbal, donde fue torturada y luego la trasladaron a Puente 12. Fue liberada tres meses después, el 30 de diciembre de 1976.

Cristina luchó por el juicio y castigo para los responsables del genocidio, declaró en un juicio por la Verdad, y dio su testimonio ante el Equipo Argentino de Antropología Forense. A partir del comienzo de los juicios a los genocidas, aportó datos clave a la investigación sobre los crímenes del Primer Cuerpo del Ejército.

Cristina llegó a declarar ante el Tribunal Oral Federal 6 de la Ciudad de Buenos Aires, donde se desarrolló el primer juicio de lesa humanidad por los crímenes de Puente 12, conocido como Cuatrerismo-Brigada Güemes y Protobanco. Allí se condenó a Miguel Osvaldo Etchecolatz y a Federico Minicucci a prisión perpetua, y a otros tres ex policías con penas menores.

Cuando declaró el 17 de noviembre de 2017 ante el TOF 6, aportó datos clave sobre su detención y lo que ocurría en el centro clandestino: “Fueron 105 días siniestros, 105 días terribles que marcaron mi vida para siempre. Durante el tiempo que estuve nunca menstrué, por ejemplo. Cuando llegué a mi casa del brazo de mi mamá, fuimos a ver a mi papá a la cama porque había entrado en una depresión. No iba a trabajar. Mi hermano más chico tenía 10 años, y cada tanto volvía de la escuela diciendo que alguien me había visto y que yo estaba bien, porque creía que así aliviaba a mis viejos. Mi hermano mayor, Luis, tenia 18 años y fue el que asumió el lugar de mi padre. Hizo la denuncia en la Comisaría 6ª con mi madre. Fueron el mismo día del secuestro. Les preguntaron: ¿ustedes son los de la calle Moreno? Una pregunta por la que sospechamos que habían dado zona liberada. A esa misma hora yo estaba siendo torturada en ese mismo lugar. Hoy tengo 62 años. Tengo un compañero excepcional, dos hijos que son mi amor, dos nueras a las que quiero como hijas y tres nietos con los que soy feliz sólo al verlos. Pero para cada fin de año, cuando se acerca la fecha de mi liberación, siento que me faltan mis compañeros, que me faltan a mí y a toda la sociedad. Acá se cometió un genocidio. Mataron. Violaron. Torturaron. Robaron niños. Hicieron barbaridades a mansalva. Destruyeron el destino de familias enteras. Yo le pido al tribunal, a ustedes, señores jueces: memoria, verdad y justicia.”

Al momento de su declaración, Cristina no dejó pasar que en la sala no estaban los imputados: “Primero quiero dejar planteada mi queja porque no están aquí sentados los imputados: me gustaría que escuchen el testimonio de sus víctimas".

Puente 12 funcionó entre 1974 y abril de 1977, lo que muestra que durante el gobierno de Isabel Perón se persiguió, torturó y asesinó. Era un centro clandestino manejado por la Policía bonaerense y el Ejército, con participación de Fuerzas conjuntas, según el testimonio de las víctimas.

De los responsables que llegaron vivos al juicio nueve fueron imputados, entre ellos Echectolatz como jefe de la Policía bonaerense, el ex jefe del área militar 112 de La Tablada Federico Antonio Minicucci y el teniente coronel Hugo Idelbrando Pascarli. El resto eran policías bonaerenses.

Cristina relató el momento de su secuestro, donde la subieron a un auto y que tras un corto recorrido la subieron por una escalera estrecha hasta un altillo, con las manos esposadas. Allí le mostraron a un compañero, José Martín Mendoza, un trabajador del Subte que fue secuestrado el mismo día y cuyos restos fueron identificados en 2016 por el Equipo Argentino de Antropología Forense en el cementerio de Lomas del Mirador.

Te puede interesar: https://www.laizquierdadiario.com/spip.php?page=voice&id_article=43651

Cristina estuvo secuestrada por 105 días, hasta que el 30 de diciembre de 1976 la subieron a un auto y la dejaron a dos cuadras de su casa. Desde ese momento luchó por el juicio y castigo para los genocidas y para que las y los 30.000 nunca se olviden.

Desde La Izquierda Diario abrazamos a sus compañeras y compañeros de militancia, sus familiares y amigos.

Cristina Comandé, Presente!


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias