×
×
Red Internacional

Luego de una semana de paro y con la reincorporación de la mayoría de los despedidos, los trabajadores decidieron en asamblea finalizar la medida de fuerza. Anunciaron que continuarán la pelea por la reinstalación de todos y por el pase a planta.

Noelia BastíasEstudiante de Emergencias Sanitarias (UNAJ)

Miércoles 12 de enero | 20:31

El 31 de diciembre pasado el municipio Pejotista de Mussi despidió a cerca de 200 trabajadores municipales, al mismo tiempo que lanzó un brutal tarifazo que va del 48% al 168% en los impuestos, atacando los ingresos de todas las familias de Berazategui. Los trabajadores recolectores y los despedidos del nuevo sindicato de municipales (UPMB), junto a vecinos y organizaciones solidarias, sostuvieron un paro y acampe en Rocha y 19. Realizaron movilizaciones y distintas acciones acompañados por el Polo Obrero, el Teresa Vive, el PTS y La Red de Trabajadores Precarizadxs y la Secretaría de Unidad Obrero Estudiantil de la UNQ, entre otros.

Durante esos días recibieron amedrentamientos de la policía bonaerense de Axel Kicillof, presionando para que saquen los camiones, y ataques del intendente Mussi, quien en un video en sus redes mintió públicamente sobre el número de despidos, ocultando que mantienen a miles de trabajadores con contratos precarios hace más de diez años. Desconoció, además, los fueros gremiales de los miembros del sindicato UPMB, creado el pasado diciembre y cuyos miembros están entre los despedidos y realizó acusaciones persecutorias contra la izquierda y las organizaciones que se solidarizaron, junto a otras mentiras y ataques a los trabajadores en su justa lucha.

En simultáneo, el intendente peronista mandó a sectores del Movimiento Evita a realizar las tareas de los trabajadores que se encontraban de paro, como una forma de amedrentar la lucha y presionarlos a que abandonen su reclamo. Esto lo hizo con el consentimiento del Gobernador Kicillof y en el marco de las medidas de ajuste que viene implementando en la provincia. Este tipo de accionar no solo pretendió coaccionar a los trabajadores sino que profundiza la precarización laboral del sector, tercerizando las labores de Higiene, como denunciaron los trabajadores.

A esto se suma la denuncia ambiental que realizaron no solo los despedidos sino también los vecinos, ya que al operar con móviles no autorizados por el CEAMSE estos sectores del Movimiento Evita, bajo órdenes del intendente, descartaron la basura recolectada en zonas no habilitadas para tal fin. Esto se tradujo en un basural a cielo abierto en el barrio El pato, contaminando el ambiente y afectando la salud de los vecinos.

Los sindicatos dirigidos por Baez -UOEM- y por Carril -STM Berazategui- actúan en total complicidad con Mussi, no solo avalando los despidos el pasado diciembre sino que permiten que existan en el municipio estafas laborales como los contratos precarios bajo los que se encuentran trabajadores hace más de diez años y la precarización laboral que se vive en diferentes sectores.

A pesar de los reiterados ataques y de la complicidad de estos sindicatos con Mussi, los trabajadores mantuvieron la medida y realizaron movilizaciones durante la semana, logrando la reinstalación de casi todos de los despedidos.

Esta lucha fue una marcada de cancha al Intendente y sus secuaces. Donde los trabajadores le demostraron que a sus intentos de despidos y ataques a la organización, le van a responder con medias de fuerza y lucha por sus derechos. Y se da en el marco de acuerdo con el FMI, que implica recorte del estado, ajuste y ataque a los trabajadores

Es muy importante que, aunque el paro se haya levantado, los trabajadores recolectores siguán organizados. Porque la pelea por sus demandas, las condiciones laborales, el bajo salario, la precarización laboral y la tercerización, siguen. Y que unan sus peleas a la del vecino, que también sufre la prepotencia de Mussi, vive en barrios sin agua, con tarifazos altísimos; y por eso durante el acampe, donde se acumuló una gran cantidad de basura, los vecinos de los barrios apoyaban a los trabajadores. Hay que fortalecer esta unidad. Así como también seguir apoyando la pelea de los despedidos que siguen peleando la reincorporación.

Del sindicato UPMB movilizaron el lunes al Ministerio de Trabajo de Quilmes y este miércoles al de La Plata, para continuar la pelea por la reincorporación apelando a los fueros gremiales que tienen.

Cuando más nervioso se puso el Intendente Mussi, fue cuando el conflicto se nacionalizo saliendo en los medios. Por eso hacer medidas contundentes, realizar reuniones abierta de solidaridad para convocar a coordinar con otros trabajadores en lucha, son medidas fundamentales para visibilizar la lucha de los despedidos del UPMB.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias