×
×
Red Internacional

El viceministro de Ambiente nacional, Sergio Federovisky, justifica con argumentos falaces la nula preocupación del Gobierno nacional por combatir y prevenir los incendios. Un discurso que no alcanza para cubrir las políticas que priorizan los negocios privados por sobre la preservación de nuestros bienes naturales.

Martes 28 de diciembre de 2021 | 22:49

En el marco de la crisis hídrica la preocupación por los incendios se volvió real 2 meses antes en toda la zona coordillerana. Múltiples focos ígneos en Aluminé (Neuquén), en Lago Martín al sur de Bariloche lo que se quema es reserva intangible y amenaza la población de Villegas y el Manso, otros focos en ruta 22 en Río Negro y en el cerro Currumahuida en Lago Puelo a raíz de la caída de una antena.

Te puede interesar: Continúa fuera de control el incendio al sur de Bariloche

Sergio Federovisky, viceministro de ambiente, biólogo y periodista ambiental fue entrevistado por FM Alas en relación al incendio en Cerro Currumahuida. Habló de inversiones en concepto de maquinaria por 10 millones de dólares, que luego se corrigió y eran pesos.. En valores concretos "maquinaria" para la Comarca Andina serán algunos reservorios de agua, motobombas y motosierras, pero los combatientes están precarizados o directamente son voluntarios, las plantaciones de pinos conectan los parches de bosque nativo aumentando la severidad de los incendios y los aviones hidrantes no son hidrantes.

La asamblea de autoconvocadxs, el verano pasado, logró recaudar 4 millones para estos fines mediante donaciones, donde aportamos desde las bancas del FITu.
Por algo Cabandié suspendió la conferencia de prensa pactada en Lago Puelo para el viernes pasado: los números no mienten, no hay plata para combatir incendios y manejar nuestros bosques cuando se le pagan 1.900 millones de dólares al FMI. En el presupuesto 2022 se destina 40 veces menos fondos a la Ley de Bosques, $22 por hectárea.

Te puede interesar: La realidad y la danza de datos de Cabandié

Durante la entrevista, el viceministro defendió una modificación menemista (realizada en 1994) del artículo 124 de la constitución según la cual resulta que “corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio”. La legislación no sólo es una una forma de desligar de responsabilidad al gobierno nacional, sino que es un desastre desde el punto de vista ambiental.

Un bosque funciona como un ecosistema con muchas relaciones entre especies de flora y fauna aunque esté atravesado por una división política provincial. De un lado del límite la ley de bosques plantea su conservación y del otro su desmonte. Hay numerosos ejemplos, uno muy conocido es el del río Atuel, que en su pasar por Mendoza se utiliza para riego y al llegar a La Pampa está prácticamente seco. Respecto a las cuencas hidrocarburíferas o hídricas sucede lo mismo, lo que pasa en una provincia afecta de manera directa los bienes naturales de la lindante.

El viceministro utiliza esta excusa y la del cambio climático para no hablar de tres puntos con directa responsabilidad del gobierno nacional y sus políticas:

En principio no puede hablar del desfinanciamiento del sistema de prevención y lucha contra incendios forestales precarización de las condiciones laborales de brigadistas. Elogió el modelo chileno donde hay aviones, "hay privados que ayudan en el combate con incendios”. Sucede que los gobiernos provinciales alquilan aviones a privados fondos que no se invierten en prevención y van a parar a los bolsillos de los propietarios de los aviones. En el incendio de la Cuesta del Ternero, amigos de Lewis, Bullrich, etc. recibieron 400 millones por el alquiler de sus aviones para combatir el Incendio del 24/1/2021.

Segundo, fue (y sigue siendo) política de Estado fomentar las forestaciones con exóticas como los pinos que aceleran y aumentan de la severidad en los incendios. Sobre esto Federovisky dice sin problemas que “esas plantaciones las hicieron privados que tuvieron ganancias multimillonarias y las abandonaron cuando su precio cayó”. Le recordamos al viceministro que fue el propio Estado quien incentivo económicamente a privados para plantar pinos por décadas. También dice que, como los recursos son de cada provincia, es nuestra responsabilidad ver qué hacer con los pinos mientras que el estado puede enviar maquinaria si se presentan planes de manejo.

En sus declaraciones Cerruti tuvo que contradecirse a si misma unos meses antes y salir a bancar la megaminería hablando de la necesidad de hacer minería para una transición energética y sustentable. Cerruti no es bióloga, pero seguramente sabrá que no necesitamos extraer oro y plata para cambiar nuestra matriz energética. Así como no tiene nada de sustentable o relacionado al desarrollo volar la cordillera para que la Pan American Silver deje el 3% de lo que declaran del oro y plata que sacan, como dispone otra ley menemista. Dijo que el agua no se encontraría comprometida por la mega minería cuando las actividades mineras desde el comienzo (exploración y cateo) ya utilizan decenas de miles de litros de agua al Este y al Noroeste de Río Negro dejando a pobladores rurales y comunidades originarias sin agua para sus animales como denuncian varias comunidades en un amparo colectivo presentado en respuesta a que la Secretaría de Minería otorgó permisos de cateo en 7 áreas a la empresa Ivael Mining S.A.

La entrevista la dio por terminada sobre lo que no quiso siquiera ensayar una respuesta: es que en plena emergencia hídrica, a punto de comenzar la temporada de incendios en Patagonia, en Chubut se legisló para la Pan American Silver y en Río Negro se invierte en desalojar las comunidades Mapuche Tehuelche como Quemquemtrew. La ley de zonificación tuvo que ser derogada. Derrotada en las calles haciendo retroceder a Arcioni. Las comunidades dicen" "les cerramos las tranqueras a las mineras, agua para las huertas, agua para los barrios".




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias