×
×
Red Internacional

Brasil.Movilizaciones contra la reforma administrativa de Bolsonaro y Mourão

Este 18 de agosto se está convocando un Día Nacional de Movilización por las centrales sindicales, con un paro nacional de los servicios públicos, contra la Reforma Administrativa de Bolsonaro. Trabajadores, estudiantes, movimientos sociales vienen demostrando su descontento con el gobierno en manifestaciones desde mayo de este año.

Martes 17 de agosto | 11:48

El 18 de agosto se está convocando un Día Nacional de Movilización por las centrales sindicales, con un paro nacional de los servicios públicos, contra la Reforma Administrativa de Bolsonaro. Trabajadores, estudiantes, movimientos sociales vienen demostrando su descontento con el gobierno en manifestaciones desde mayo de este año. La dirigente del Movimiento Revolucionario de los Trabajadores, Diana Assunção, dijo que "Se necesita urgentemente un plan nacional de lucha, a través de asambleas organizadas en cada lugar de trabajo y estudio, por una Huelga General, para unir a los trabajadores, la juventud y los sectores oprimidos contra Bolsonaro, Mourão, los militares y los ataques, exigiendo de las burocracias sindicales, estudiantiles y de movimientos sociales".

En el terreno nacional, vemos que se aprueban ataques brutales contra la clase trabajadora, los pobres, los sectores oprimidos y el futuro de la juventud. La privatización de Correios y la MP 1045 son aprobadas por el Congreso y proceden a la aprobación presidencial. Recientemente, se escandalizó la línea de los huesos, en la que la gente comía carne cruda en la propia línea de carnicería, como consecuencia de la profunda crisis económica atravesada por la pandemia que estamos atravesando. Ya hay 570 millones de muertes por covid en el país, el desempleo afecta a casi 15 millones de brasileños y los altos precios de los alimentos relegan a los pobres a niveles brutales de inseguridad alimentaria y hambre.

Tras la aprobación de la reforma administrativa en la CCJ (Comisión de Constitución y Justicia) en mayo de 2021, empresarios como Flávio Rocha de la red Riachuelo reunidos en el grupo "Unidos pelo Brasil" vieron la oportunidad de aumentar la presión para una reforma aún más dura contra los trabajadores. Por otro lado, las instituciones del mercado financiero chantajean con la amenaza de “abuso de confianza” y un dólar al alza si no se aprueba la reforma. Y Arthur Lira (PP), presidente de la Cámara de Diputados y representante del Centro más vinculado a Bolsonaro, ya ha anunciado su voluntad de tramitar la reforma administrativa en la Cámara hasta finales de agosto.

La reforma administrativa es un mecanismo para avanzar en la privatización de los servicios públicos y garantizar compromisos de pago de la deuda pública criminal a través de ataques a los trabajadores como el fin de la estabilidad y otros derechos laborales, nuevas reglas de contratación precaria, evaluación de desempeño y el aumento de la subcontratación. Es una continuación del proyecto lanzado por el golpe institucional de 2016 para liberar a los capitalistas de la crisis que crearon, para que nosotras, trabajadores, jóvenes, mujeres, negros, LGBTQIA +, podamos pagarlo, después de haber aprobado la Reforma de la Seguridad Social. , Reforma Laboral, Ley de Subcontratación Irrestricta y CE sobre Techo de Gasto.

Por eso, es urgente y necesario organizar a la clase trabajadora para derrotar este conjunto de ataques. Hemos venido demostrando nuestro descontento con el gobierno en las calles, pero Bolsonaro, Mourão, los militares, el Congreso reaccionario y el Poder Judicial se unen para atacarnos, a pesar de las diferencias entre ellos, las disputas entre ellos, como el aumento de la tono golpista de Bolsonaro y los militares. Lo que pasa es un desfile de militares y ataques, que solo la fuerza de la clase trabajadora unida con la juventud y los sectores oprimidos puede detener y derrotar, con un serio plan de lucha construido sobre las bases, en los lugares de trabajo y estudio, con asambleas con derecho a voz y voto, para imponer una Huelga General.

Frente al vaciamiento de los actos, incluso asumido por las direcciones de izquierda, como señaló un dirigente del Frente Pueblo Sin Miedo, diciendo que los actos "perdieron tracción" , la realidad muestra que la política de las direcciones burocráticas de sindicatos y estudiantes entidades, como la CUT, la CTB y la Unión Nacional de Estudiantes (UNE), liderada por el PT y el PCdoB, es que el gobierno de Bolsonaro está desgastado, pero que no apunta una salida para la propia clase trabajadora. No podemos dejar que nuestro descontento se canalice hacia una salida electoral de la candidatura de Lula en 2022, que no dará una solución real a la crisis que vivimos.

Es necesario enfrentar los ataques a través de los métodos de la clase obrera que dañan a los patrones para poner fin a esta crisis que se está cargando a nuestras espaldas. Y para ello, es necesario exigir a las direcciones, que convocan actos aislados, que no unifican a trabajadores, estudiantes y sectores oprimidos, la construcción de un plan de lucha real, que fortalezca las luchas en curso, como la huelga de más de un mes de 700 trabajadores de la construcción civil MRV en Campinas, que luchan por el PLR y por mejores condiciones laborales. Basta del aislamiento de esta lucha y la división entre trabajadores, jóvenes y movimientos sociales.

La estrategia de las grandes centrales sindicales ha sido exactamente la contraria a esta, y han estado trabajando para descomprimir de manera controlada el descontento social con la situación del país, al mismo tiempo que firman conjuntamente la solicitud de súper juicio político de Bolsonaro. Es una acción consciente para contener la voluntad de lucha que se ha expresado en las manifestaciones callejeras y aislar los paros y huelgas que se vienen dando a nivel nacional.

Para enfrentar la Reforma Administrativa se necesita una alianza entre los trabajadores del servicio público y el conjunto de la clase trabajadora y la población, defendiendo un programa que responda a sus intereses, como la defensa del empleo digno para todos, asistencia de emergencia de al menos un mínimo de salario, la derogación de la Ley de Tope de Gasto y la Ley de Outsourcing Irrestricto, así como las reformas laborales y previsionales. Por tanto, el 18 de agosto debería formar parte de un plan de lucha que uniría a las filas de nuestra clase en su conjunto.

En este sentido como dijo Diana Assunção, hacemos un llamado a los movimientos sociales y organizaciones de izquierda, como PSOL y PSTU, y sus parlamentarios, a luchar por una orientación política alternativa para derrotar la reforma administrativa y el conjunto de ataques. La demanda a las grandes centrales sindicales de un plan concreto de luchas para preparar una huelga general sería mucho más poderosa si desde los sindicatos liderados por CSP-Conlutas e Intersindicais, si la izquierda construyera un Comité de Huelga General para dirigirse a los trabajadores de la base de los sindicatos de las grandes centrales con esta exigencia.

Este artículo fue publicado en Esquerda Diario.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias