×
×
Red Internacional

Convocaron familiares y amigos de Mario Ponce y se concentraron en las puertas de la planta exigiendo justicia ya. Denuncian a la empresa por el crimen laboral, y también a los delegados y al sindicato que están lejos de defender a los trabajadores. Acompañaron la jornada vecinos del barrio y organizaciones. Estuvo presente Natalia Hernández, concejal por el PTS/FITu en La Matanza.

Escuchá esta nota
Martes 9 de agosto | 00:55

Con mucha bronca y dolor, llegaron los familiares y vecinos de Mario Ponce, trabajador fallecido producto de un crimen laboral en la planta de IPESA San Justo: “La empresa ni nos llamó para decirnos nada. No fue un accidente”, “les importa acumular dólares a costa de nuestra vida” comentaron los familiares cuando llegaron desde La Matanza con sus remeras blancas y un mismo grito de Justicia por Mario.

Te puede interesar: Otro crimen laboral. Fábrica de silobolsas Ipesa: enorme ganancias para ellos, muertes obreras para nosotros

Amigos del barrio, de la fábrica, familiares se concentraron en la esquina denunciando a la empresa que no se hace cargo y ni siquiera se comunicó con ellos. Una máquina con más de 50 años de antigüedad y sin los sensores de seguridad para evitar cualquier accidente: en esas condiciones laborales hace la empresa trabajar. “Yo trabajo hace 10 años en fábrica, hoy en día la máquina se traba en un segundo se tiene que parar, está máquina no se paro, ellos andan en coches de alta gama y no son capaz de poner un sensor en la máquina" denunció el sobrino de Mario.

Acompañaron la jornada organizaciones que se hicieron presentes brindando su apoyo, vecinos del barrio que se iban acercando desde las esquinas, trabajadores jaboneros, de la salud del Hospital Posadas, precarizados de aplicaciones, estudiantes del terciario 45 de Morón y de la UNLaM. Estuvo presente Jose “Esqui” Esquivel, trabajador de IPESA despedido que se encuentra peleando su reincorporación, el Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CEPRODH) y también Natalia Hernández, concejal del PTS-FITu en La Matanza, quien puso su banca a disposición de la familia de Mario.

Denunciaron también al intendente de 3 de febrero, Valenzuela, que a horas del crimen laboral de Mario, hicieron campaña en la planta de Ciudadela como “fábrica modelo”. Un desprecio y cinismo sin límites.

Te puede interesar: "No les importa un carajo". Crimen laboral: "Ipesa haciendo campaña con Valenzuela, mientras se había muerto un compañero"

Tanto las banderas, como las pintadas y los carteles llenaron la esquina con un mismo grito: “Basta de muertes obreras”, “IPESA asesina” y “delegados vende vidas obreras”. Al grito de “Mario Ponce Presente!”, familiares y amigos también plantearon que seguirán esta pelea, hasta lograr justicia y para que no haya una muerte obrera más en manos de empresarios a quienes sus vidas no les importan nada.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias