Géneros y Sexualidades

OPINIÓN

Monseñor Aguer, ráfagas de reacción de la Santa inquisición

El arzobispo de La Plata escribió ayer martes una columna en el diario El Día de La Plata. Un verdadero “editorial” de la derecha católica en tiempos de Vidal y Macri.

María Díaz Reck

Docente y congresal de Suteba La Plata

Miércoles 24 de agosto de 2016 | Edición del día

Como es costumbre ya, el monseñor se despachó con una serie de declaraciones retrógradas y medievales. La fornicación es el título de su columna de opinión, y en sus primeros párrafos se puede leer que “este vicio se ha convertido en algo trivial, común, insustancial. Lo llamo vicio porque el diccionario define ’fornicario: que tiene el vicio de fornicar’. Él o ella en principio, aunque hoy día la ’igualdad de género’ permite otras combinaciones, antinaturales”.

El arzobispo, arrogándose criterios de “naturalidad” y “verdad” como parte de una casta privilegiada de políticos con sotana sostenidos por el Estado, dice que "la finalidad procreativa del acto sexual es frecuentemente bloqueada, de modo expreso, intencional, en las fornicaciones ocasionales, pero también en la convivencia marital. El negocio de los anticonceptivos ha ocultado la sabia disposición de la naturaleza, que ordena en la mujer los ritmos de fertilidad”.

Vocero de la Santa Inquisición

Como fiel ideólogo de la ultraderecha católica, Aguer vuelve a la carga contra los métodos anticonceptivos y contra la igualdad de género, que permite, según el, “combinaciones antinaturales”. En otros párrafos, también cuestiona la posibilidad de que parejas del mismo sexo adopten niños.

Como una ráfaga de reacción que proviene desde lo más alto de la catedral platense, Aguer arremete contra todos los derechos conquistados, que costaron y siguen costando años de lucha, como son las leyes de matrimonio igualitario y de identidad de género, así como el derecho de las mujeres a decidir cuándo y cómo queremos (o no) ser madres. Un derecho que todos los gobiernos constitucionales, en alianza con la cúpula de la Iglesia, se han negado a garantizar sistemáticamente. Por este motivo, más de trescientas mujeres, la mayoría de ellas jóvenes y pobres, que tampoco han accedido a la educación sexual integral ni a la anticoncepción gratuita, mueren cada año por abortos clandestinos.

Millones para la Iglesia católica

En su editorial, Aguer enumera todos los pecados que atentan a su juicio contra los - vetustos- valores de la jerarquía de la iglesia. Obviamente, dentro de esos pecados no se encuentran los millones que recibe la Iglesia Católica por parte del Estado nacional, gracias a las leyes de la dictadura que mantuvieron también los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, como todos los anteriores.

Tampoco se refiere (porque sería autoincriminarse por encubridor de delincuentes) a los cientos de denuncias que pesan sobre la Iglesia, de abusos sexuales perpetrados contra miles de niños, niñas y jóvenes. Y en particular a la denuncia que pesa sobre su arzobispado por parte de Julieta Añazco, quien denunció los abusos del "Padre Ricardo" (Héctor Ricardo Jiménez) y la complicidad del Obispado de La Plata.

Separación de la Iglesia del Estado: Que los curas vayan a trabajar

Mientras Aguer se despacha con su editorial “modelo siglo XIII”, miles de trabajadoras y trabajadores bancan con sus impuestos la vida misma del monseñor, esta institución y todos sus representantes.

La separación de la Iglesia y el Estado es una demanda urgente, no sólo por la intromisión de la Iglesia en debates como el de la educación sexual y el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, sino también para romper la profunda relación material que sostiene al clero a costa de los trabajadores y trabajadoras.

A pocos meses de un nuevo Encuentro Nacional de Mujeres, está a la orden del día la necesidad de poner en pie un gran movimiento de lucha, de cientos de miles que se organicen de manera independiente de los gobiernos de turno, la jerarquía de la Iglesia, los partidos patronales y las instituciones del Estado para terminar con esos privilegios y para avanzar en la conquista de todos los derechos.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO