×
×
Red Internacional

El 2022 se va cerrando muy por debajo de las necesidades de los trabajadores frente a un ajuste en curso. La Comisión Interna y el STIA vienen dejando correr pérdidas de conquistas: ni una sola Asamblea convocada, 300 despidos de contratados, paritarias a la baja, acuerdos flexibilizadores en los puestos de trabajo que no respetan la voluntad de los trabajadores y un "bono" vergonzoso de fin de año, garantizado la mitad con vouchers de Carrefour. Crece la bronca. Asamblea para decidir todos y coordinar las luchas contra el ajuste, es el camino.

Lunes 21 de noviembre | 10:55

Recientemente el dato oficial que arrojó el INDEC de la inflación acumulada, se encamina a cerrar en un 100% anual. Las políticas que lanzó el Gobierno sobre los precios no le pone ningún límite a la codicia de los empresarios y eso afecta a los salarios del conjunto de los trabajadores, teniendo en cuenta que ha aumentado el nivel de empleo sin derechos y las centrales sindicales encolumnan su política de tregua a favor del plan de ajuste que viene aplicando el Gobierno para cumplir con lo pactado por el FMI. Mondelez forma parte del conglomerado de empresas que se la llevan en pala.

Al respecto hablamos con Javier “Poke” Hermosilla, Sole Schulz y Juan Centurión, de los turnos mañana, tarde y noche de Mondelez planta Pacheco y miembros de la Agrupación Bordó de la Alimentación, para que nos cuenten cómo está la situación actual en la fábrica al término de este año, y qué planteos vienen realizando para continuar defendiendo sus derechos.

¿Cómo queda la situación salarial de los trabajadores de Mondelez ya casi al cierre de este año?

“Durante este año, hubo 300 despidos de contratados, que sumando los últimos tres años ya llegan a los 1200. Las paritarias que cerró el Sindicato fueron una miseria, muy por debajo del 100% de inflación al que se está llegando, según mediciones oficiales y privadas. Cerraron un acuerdo malísimo y la última revisión es sólo del 12%. Llegamos a un 71% recién en febrero”, expresaba Javier “Poke” Hermosilla.

Te puede interesar: Golpe al salario: la inflación de octubre subió a 6,3% y acumula un 76,6% en el año

Con respecto al bono de fin de año, Juan Centurión agregó que “se acaba de cerrar un ’bono navideño’ de $55.000 con la firma del Sindicato y la Comisión Interna, donde la mitad es en efectivo y la otra parte se entrega en vouchers de Carrefour, y $5.000 para “gastar” en la Proveeduría de la propia empresa. La mayoría está endeudada porque la plata no alcanza y nos dan vouchers de supermercado. Antes el bono era todo en dinero, es decir, que un derecho conquistado ya lo volvimos a perder, les volvieron a entregar un derecho a la patronal. Además, el “bono” deja afuera a los compañeros contratados. Una vergüenza”.

Las horas extras son otro tema. Hermosilla cuenta que “se hacen para poder llegar a fin de mes, pero aún así, toda esa plata se la come el impuesto a las ganancias, del cual, la empresa es agente de retención. No se sabe si descuenta bien, y encima es el propio Gobierno el que se lleva nuestra plata. Trabajamos más y cada vez tenemos salarios más bajos. Todos los años se pierde cada vez más. Esta situación es insostenible, y no da para más”.

Sobre las condiciones laborales, ¿cómo siguió avanzando la empresa después de los 300 despidos de contratados y cuál es el rol que viene teniendo el Sindicato y la Comisión Interna ante el tema?

“Mirá, como ya denunciamos desde La Bordó, es parte de toda una cadena de ajustes desde el Gobierno que ajusta para pagarle al FMI, esta multinacional yanki que hace lo que quiere y que le permiten hacerlo con la complicidad del Sindicato de Daer y esta Comisión Interna que han firmado actas increíbles, de flexibilización, aún con el rechazo obrero”, continuó contando Javier Hermosilla, del turno mañana.

Mientras tanto, Centurión, quien pertenece al turno noche, nos decía: “Por ejemplo este año luego de los despidos a los contratados, donde muchos eran familiares de los trabajadores, comenzaron las apretadas para que gente con mucha antigüedad cambie de tareas, aún poniendo en riesgo su propia salud. Esto tuvo mucho rechazo y generó bronca entre los trabajadores, pero aún así firmaron el acta”.

Por su parte, Sole del turno tarde planteaba que “para las trabajadoras se hace sentir mucho más el tema de la inflación en los precios, y con estas paritarias que firmaron, nunca llegamos, porque muchas somos sostén de familia y nos afecta el doble o el triple. No paramos nunca, ni en la casa ni en la fábrica, donde aumentaron los ritmos de producción. Nos enfermamos más y encima el departamento médico no nos quiere justificar las tareas livianas. Cada vez nos quitan más derechos”.

“Jorge Penayo, en una nota del diario de su partido, la CCC-PCR (que hoy forman parte del Gobierno), dice que ellos no avalaron el aumento del ritmo de la producción; que no avalaron el no reconocimiento de los certificados de médico particular; que no avalaron el no reconocimiento de las compañeras de tareas livianas, cuestión que es mentira, porque está en las actas firmadas por ellos, contra la voluntad de los trabajadores que les plantearon en las asambleas de sector, claramente, que no había que cambiar derechos por plata.

Ellos salen a decir que la empresa tiene que cumplir la producción, por eso avalaron, diciendo que era un buen acuerdo que los trabajadores vayan a Envasamiento, y está en las actas donde están las firmas de Penayo y el Sindicato, que con el aval del Ministro de Trabajo de PBA, el ultra K, Walter Correa, pretenden legitimar el ataque de la patronal, violando los derechos de los trabajadores. Desde la Agrupación Bordó presentaremos una denuncia al Ministerio de Trabajo contra ese acta ilegal firmada a espaldas de los trabajadores”, agregó Hermosilla al respecto.

Te puede interesar: Daer y la Comisión Interna le firman la paz social a Mondelez Pacheco y avalan que viole derechos laborales

“Este arreglo que hicieron, de $30.000 en cuotas por tres meses ( $10.000 por mes), no representa ningún paliativo, porque en casi todos los casos se lo termina comiendo el impuesto a las ganancias, además de haber sido un acuerdo que tuvo rechazo obrero y a cambio de entregar un derecho ya conquistado”.

Se sale a sostener a un Gobierno, diciendo que son opositores pero son parte del Frente de Todos: no se puede estar de un lado y del otro del mostrador. Le cuentan una historia a sus simpatizantes, de su partido, pero que no es la verdadera realidad que estamos pasando dentro de la fábrica”, concluye Juan Centurión.

Frente a todo esto y la bronca que cuentan, que se empieza a notar cada vez más, ¿qué planteos vienen haciendo desde La Bordó?

“Una vez más, los trabajadores y las trabajadoras de Mondelez, tenemos que salir a decir: queremos asamblea para discutir la situación desesperante que estamos pasando dentro de la fábrica.

La Comisión Interna se viene negando sistemáticamente a hacer Asamblea, siguiendo la línea del Sindicato. Se han presentado más de 400 firmas a los representantes para que convoquen a Asambleas y no lo hicieron. Pero las vamos a seguir exigiendo. Que Penayo y compañía las convoquen ya.

Se tiene que poder expresar la bronca de los trabajadores y las trabajadoras y que todo sea decidido democráticamente acerca de cómo encarar y organizarnos para dar esta pelea contra el ajuste, para que se expresen todas las ideas e iniciativas de los compañeros y compañeras, y no continuar con la línea del Sindicato que es funcional a un Gobierno que permite que las empresas aumenten los precios, que no combate la inflación, que no quita el impuesto a las ganancias, en una empresa como Mondelez que se llena los bolsillos de a millones y millones en exportación de la producción, cuando los trabajadores somos cada vez más pobres. No ponerse a la altura de esta situación implica ser un eslabón más adentro de la fábrica, en la cadena de ajustes que aplica este Gobierno para cumplir con el plan trazado por el FMI”, manifestó Javier Hermosilla.

Siendo que el ajuste es a nivel nacional hacia todos los sectores de trabajadores, ¿de qué forma ven qué se puede avanzar en organizar una fuerza que les pare la mano a las patronales, a los planes del FMI?

“Desde la Agrupación Bordó de la Alimentación vemos la necesidad, además de continuar exigiendo Asambleas en las plantas, de que todas las peleas que se viene dando en distintos lugares, tanto a nivel regional como nacional, nos podamos coordinar en un gran Encuentro de trabajadores y trabajadoras, ocupados y desocupados”, nos contaba Centurión.

A su vez Hermosilla agregó, para finalizar: “tenemos que poner en pie una gran fuerza que se plantee la unidad de todas las luchas que están surgiendo. Partiendo del ejemplo de la gran pelea de los trabajadores del neumático y el SUTNA, la de los residentes y concurrentes de la Salud, que han obtenido una primer victoria aumentando su piso salarial en CABA y ganando fuerza para no dejar solos a los concurrentes que no cobran un sólo peso. Es un gran ejemplo, que de coordinarse todas nuestras fuerzas como clase trabajadora, podríamos imponerle a los sindicatos de la CGT y la CTA un gran paro nacional para elevar nuestras condiciones de vida”.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Mondelez-Pacheco-la-Comision-Interna-y-el-STIA-cierran-un-ano-con-entrega-de-conquistas