Política

¿SI ESTO NO ES AJUSTE QUÉ ES?

Mientras hace lo contrario, Fernández dice que no ajustará a "los más humildes"

A tono con la carta que enviaron senadores del Frente de Todos al FMI, recordó lo dicho en campaña sobre la ilegalidad de la deuda macrista que se dispone a pagar de todos modos.

Lunes 16 de noviembre | 15:09

Foto: Télam

El presidente Alberto Fernández aseguró este lunes que "el ajuste esta vez no lo van a pagar los más humildes", al encabezar un anuncio de inversión de 187 millones de dólares de frigoríficos exportadores de carnes.

Fernández habló por videoconferencia mientras cumple un aislamiento preventivo por haber estado en contacto estrecho con Gustavo Beliz, quien dio positivo por coronavirus. Entre otros temas, se refirió a la carta que publicó la bancada oficialista del Senado este domingo, solicitando al Fondo Monetario Internacional (FMI) que “se abstenga de condicionar” la economía argentina. "Nos permite ver lo que le dije al Fondo en la campaña, cuando me visitaron, y les recordé cómo vulneraron los estatutos para financiar la especulación y la salida de capitales", dijo el mandatario, tras considerar que "el endeudamiento ha determinado un daño enorme para la economía".

Te puede interesar: Carta del Frente de Todos al FMI: la deuda es ilegal… pero igual se debe pagar

El que parece haber olvidado lo dicho en campaña sobre el carácter fraudulento de la deuda, es él mismo. En lo que va del año pagó más de U$S 5.000 millones de deuda. Ahora se apresta a negociar un acuerdo de facilidades extendidas para pagar la gran estafa macrista, que los senadores del Frente de Todos denuncian detalladamente en su carta. ¿Recordar lo dicho en campaña para qué? Al fin de cuentas, no proponen desconocer soberanamente esa deuda que el mismo Gobierno califica de ilegal, sino renegociar los plazos de pago en el marco de un acuerdo que supone un mayor sometimiento a los designios del Fondo.

Con respecto al ajuste, sostuvo que evitar que lo paguen los sectores más empobrecidos sigue siendo su “compromiso". Como ejemplo de esto, hizo mención al Presupuesto que acaba de hacer pasar por el Congreso. “Si se compara el Presupuesto 2019, hoy vigente, con el proyecto Presupuesto 2021 -que recibiría sanción definitiva mañana en Diputados- "el único ajuste está en intereses de la deuda", dijo. "En el Presupuesto crece la inversión en infraestructura, en salud, en educación y en ciencia y tecnología", continuó.

En una columna publicada en este sitio, la economista Lucía Ortega desmiente los argumentos vertidos por el periodista Zaiat en Página/12 para negar la existencia de un ajuste. “Zaiat realiza el mismo artilugio contable del Gobierno: contrasta las partidas contra el año 2019 (omite que existe el año 2020) y no analiza su evolución real, sino que las muestra como proporción del PBI. El hecho de que para el año que viene el nivel de actividad será mucho más bajo que el del 2019 (que es lo que aparece en el denominador) hace parecer que las partidas presupuestarias son más elevadas, pero cualquier regla de tres simple matemática permite ver esa maniobra”, sostiene la periodista.

Leé también: FMI al rescate: el infierno está encantador

“En primer lugar, lo que nos interesa ver cuando hablamos de ‘ajuste’ desde nuestra óptica es si los sectores populares y los trabajadores verán recortadas las partidas sociales el año que viene en relación con la situación actual. Y aquí no hay forma de tapar el sol con las manos: el Presupuesto implica un recorte de 9,5 % del gasto primario en términos reales contra el 2020”, continúa Ortega.

Contrario a lo que sostiene el presidente y el periodismo que le es afín, el total de gastos sin contar los intereses de deuda pasará de $6,6 billones a $7,7 billones, lo que significa un incremento de 16,7 % en términos nominales. Sin embargo, descontando la inflación de 29 % que proyecta el propio Guzmán, representa un recorte real de casi 10 puntos (-9,5%).

El ajuste existe y está siendo pagado con hambre por los sectores más empobrecidos del país. Es lo que sucede con la quita del IFE. Martín Guzmán dice que “no es momento” de destinar 90 millones de pesos más, para entregar este subsidio a 9 millones de familias por cuarta vez en más de 7 meses. Sin embargo, como demuestra su voluntad de negociación con el Fondo y con los lobos de Wall Street, a quienes les cedió U$S 17.000 adicionales entre su primera oferta de abril y la última de agosto, siempre es momento para pagar deuda fraudulenta.

El Presupuesto además prevé una reducción real del 36 % en la Tarjeta Alimentar, una rebaja del 7 % de las AUH y un recorte de 9,4 % en salud. Mientras, la pobreza afecta a casi una de cada dos personas, el desempleo escaló y los ingresos se derrumbaron contra la inflación.

El anuncio del cambio de la fórmula jubilatoria, el mismo día que llegó la misión del FMI al país para comenzar las conversaciones sobre el nuevo acuerdo de facilidades extendidas, es otro ejemplo. Quienes viven de una jubilación ya vienen pagando el ajuste de Fernández: bajo su gestión, perdieron entre $ 4.000 y $ 126.000. La suspensión de la movilidad previsional y su reemplazo por aumentos discrecionales por decreto implicaron un robo a los jubilados. Ahora el Gobierno buscará cambiar la ley de actualización de haberes de acuerdo a las exigencias del FMI de quitar el componente inflacionario.







Temas relacionados

Presupuesto 2021   /    Ingreso Familiar de Emergencia (IFE)   /    Presupuesto 2019   /    Reforma jubilatoria   /    Alberto Fernández   /    Deuda externa   /    Ajuste   /    FMI   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO