×
×
Red Internacional

ATTA y Findación Huésped llevaron adelante entre mayo y septiembre de 2019 un estudio en la población trans, el estudio revela que el 66% de los participantes dijo haber vivido situaciones de discriminación y/o violencia con su identidad de género en los servicios de salud.

Lunes 28 de marzo de 2022 | 21:24

El estudio se realizó a través de una encuesta online, a casi 500 personas trans, el equipo de investigación social encontró que 7 de cada 10 masculinidades trans e identidades no binaries evitaron realizar consultas sobre salud sexual por temor a la discriminación.

Salud, vivienda y educación: siguen siendo nuestras prioridades

Respecto al acceso a la salud, el estudio revela que el 66% de los participantes reportó haber vivido situaciones de discriminación o un trato negativo relacionados con su identidad de género en los servicios de salud. Además, a pesar de que más de la mitad de las personas encuestadas declararon que tenían una cobertura de salud prepaga u obra social, la mayoría optan por la atención en servicios públicos. Esto se debe, posiblemente, a la presencia de mayor disponibilidad de servicios inclusivos dentro del sistema público.

Además de los números el estudio reveló la falta de capacitación, “es necesario formar a profesionales de la salud para que puedan brindar una atención ajustada a las necesidades de la población de masculinidades trans e identidades no binaries”, dijo Inés Aristegui, coordinadora de Investigación Social y Participación Comunitaria de Fundación Huésped. Hay que tener encuenta que uno de los pilares de la Ley de Identidad sancionada en el 2012 es el acceso a la salud integral.

Con relación al abandono del hogar, el 53,5% de los participantes indicó que abandonó su hogar en la adolescencia. El motivo principal estuvo relacionado con su identidad de género: 48,5% por experiencias de discriminación debido a su identidad y 35,6% por cómo se sentían con su identidad. Así mismo, el 33,7% refirió haber abandonado la escolaridad en la adolescencia por motivos asociados a experiencias de discriminación debido a su identidad de género (16,4%) y a cómo se sentían con su identidad (15,7%).

“Sobre este punto se destaca que 8 de cada 10 participantes mencionó haber sufrido bullyng. Por esto insistimos en la necesidad de la implementación efectiva de la educación sexual integral (ESI). Es importante trabajar por y con las infancias y adolescencias trans, colaborando desde el inicio en la reducción del estigma y discriminación.” Agregó Ivan Puhlmann integrante de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA).

Datos y opinión

Marina Elichiry, médica recibida en la Universidad Nacional de Buenos Aires, activista lesbiana, feminista y antirracista, explicó a La Izquierda Diario que la interrupción de la hormonización puede acarrear consecuencias físicas y psíquicas. En cuanto a lo físico, las complicaciones dependen del esquema de tratamiento, el tiempo de uso de hormonas y si la persona pasó por una gonadectomía o no.

“El primer efecto de la interrupción de la hormonización es que algunos efectos se pueden revertir; por ejemplo, en hombres trans puede haber sangrado vaginal o menstruación, disminución del vello facial y corporal y, en mujeres trans y otras feminidades trans, pueden reaparecer erecciones no deseadas, entre otros elementos. Todo esto lleva a una aparición de sufrimiento psíquico, asociado a características corporales no buscadas. Por otro lado, en aquellas personas que realizaron una gonadectomía -es decir, la extirpación de ovarios o testículos-, el mantenimiento de la hormonización es imprescindible para evitar daños a la salud, como la pérdida de densidad de los huesos. Además, hay que tener en cuenta que las personas más afectadas por estos riesgos son las más pobres y las que no tienen empleo formal, características que lamentablemente son frecuentes en la población trans, debido a las múltiples exclusiones que padecen", explica.

Si no hay acceso a la salud pública, las personas trans se exponen nuevamente a tratamientos inseguros como inyecciones de aceite industriales o siliconas líquidas, que producen altos riesgos inmediatos (de muerte por embolias) y, a largo plazo, por inflamación crónica, infecciones y migración de los aceites; así como al uso de hormonas anticonceptivas para feminizar el cuerpo, a veces en altas dosis. Todos estos, tratamientos que aumentan muchísimo el riesgo de tener coágulos en las venas, trombosis en los pulmones, aumentan el riesgo cardiovascular, etcétera.

Es importante remarcar que muchas personas trans deciden no hacerse intervenciones quirúrgicas ni acceder a tratamientos hormonales. Sin embargo, también se ven privadas del acceso a una salud integral, gratuita y de calidad. Es fundamental abordar el respeto a la diversidad sexual y también corporal.

Es decir, que si no se garantizan los tratamientos hormonales y quirúrgicos en el sistema público, éstos son realizados de manera insegura y se sigue perpetuando la injusticia a la cual son sometidas las personas trans en el ámbito de salud, la educación y el trabajo. Estas injusticias requieren no sólo acceso universal a la salud sino también a trabajo, por eso también resulta fundamental el cupo laboral trans”, dijo.

El acceso al reconocimiento y desarrollo de la identidad de género es un derecho humano que está previsto en la Ley de Identidad, así como en los Principios de Yogyakarta, por lo cual estas intervenciones deberían estar cubiertas totalmente por todos los subsistemas de salud.

La salud no es un negocio

Los números si bien se hicieron sobre un porcentaje chico de la población reflejan que la falta de acceso a la salud, pero también la no aplicación de la educación sexual integral para la inclusión tiene consecuencias negativas muy concretas en la vida de las personas.

El año arrancó con malas noticias, el Gobierno recortó $ 225 mil millones en Salud, Educación y partidas sociales. Y vino de realizar un recorte de más del 10% en el presupuesto de salud en 2021, y se proponía en el presupuesto que presentaron en diciembre, un recorte del 20,8 %. Queda muy claro cuál es la verdadera prioridad. que tienen desde el gobierno hoy en día, no están en los derechos de las personas LGTBI en particular, y de trabajadores en general, no fueron prioridad; lo que si fue prioridad para el Frente de Todos y la oposición, es el pacto de coloniaje con el Fondo Monetario Internacional, donde se decide pagar una deuda a costa nuestra.

Por todo esto se hace necesario seguir en las calles, organizarnos en cada lugar de trabajo y estudio para luchar para que se implementen nuestros derechos que conquistamos también luchando. Porque nuestra vida vale más que las ganancias de las corporaciones de la salud y que el capital financiero internacional.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias