Política

POLÍTICA

Merlo: el kirchnerista Menéndez coquetea con Macri

Menendez se acerca a Macri y utiliza la represión para defenderlo. El papa sigue de cerca la relación de un sector del peronismo con el macrismo.

Matías Pore

@pore_69

Roberto Torres

Estudiante ISFD N°29 de Merlo

Sábado 12 de marzo de 2016 | Edición del día

En Merlo los saltimbanquis son bien conocidos. El caso más resonante fue el de Othacehe yendo con el Frente Renovador, y luego volviendo con el FPV en medio de la campaña electoral.

Otro caso se pudo ver en Merlo esta semana. El nuevo intendente de la localidad bonaerense, Gustavo Menéndez, participó de un acto con Macri en una escuela primaria de su distrito. Ya se venía dando este acercamiento, incluso la semana pasada hubo un gesto aún mayor cuando intendentes de diferentes fuerzas políticas, firmaron el denominado “Pacto de Padua” con el visto bueno del Papa, que se podía entender en el marco de la buena relación entre Bergoglio y Maria Eugenia Vidal (según dichos de Franco Macri en el programa de Fantino).

La escalada en el acercamiento, se vió reflejada en la foto de Macri con Menendez en un acto donde el presidente entregó 30 netbooks y un servidor pedagógico, luego de los despidos de trabajadores en el Programa Conectar Igualdad.

La respuesta de Menendez y Macri a las problemáticas educativas son simbólicas, hasta parecen un chiste. Entregan 30 netbooks cuando los docentes denuncian que las escuelas se caen a pedazos y los maestros cobran cada vez peor.

Peronismo New Age

Los antecedentes de Menéndez, demuestran que no tiene ningún problema en saltar de una fuerza a la otra, imitando las maniobras de su antecesor. Fue candidato del Frente Renovador y, antes de convertirse en un ferviente kichnnerista, coqueteó con el PRO. En ese entonces era avalado nada más y nada menos que por su gran amigo Ramiro Tagliaferro, esposo de la gobernadora Vidal y actual intendente de Morón.

Hoy el intendente de Merlo que se jacta de ser parte de la oposición constructiva. La buena relación y las coincidencias que tiene con el macrismo, muestran que llamarse oposición le queda bastante grande.

Por un lado, estuvo en primera fila junto con otros intendentes reclamando que se apruebe el presupuesto de Vidal, que casualmente le brindaría la segunda partida más importante al municipio de Merlo. En ese marco fue artífice del Pacto de Padua junto con Bergoglio para sellar acuerdos entre intendentes peronistas y el gobierno. Si a esto le sumamos que se haya hecho eco de la campaña macrista de desprestigio a los estatales, justificando los despidos en el municipio al decir que se trataba de “ñoquis”, tenemos un cuadro bastante claro.

Y como si esto no fuera poco, en el marco de la crisis habitacional que se padece hoy en la zona, actuó en conjunto con el gobierno provincial (que tenía como experiencia el desalojo del Parque Indoamericano) y le brindó como respuesta a las familias que pelean por su legítimo derecho a la vivienda digna, un duro desalojo con represión y detenidos.

Como broche de oro, mientras se realizaba el acto del pasado jueves, afuera de la escuela manifestantes que realizaron un escrache fueron reprimidos por la policía. El grito que más se repitió entre los vecinos fue el de; “Menéndez prometió que cuando se fuera Othacehe esto no iba a pasar más”.

Para terminar, otro hecho que demuestra lo efímero de las convicciones de los actores de la escena local es que el intendente actual recicló en sus filas a gran parte del aparato de Othacehe y que, no tiene ningún problema en levantar las políticas de ajuste y represión codo a codo con el macrismo.

Menéndez planteó en su campaña "El Cambio va a ser grande en Merlo", dejando vislumbrar su simpatía por la formación política impulsada por el PRO. Durante la misms se valió del apoyo de kirchenristas, sabatelistas, y de varias corrientes peronistas que confiaban sería un aire para la localidad luego de años del despotismo de Othahece y que son (o fueron?) parte de la Agrupación Grande Merlo. Quienes tenían confianza que sería algo distinto, deberían preguntarse si aún creen que el "cambio" real viene de la mano del PRO.

Los últimos hechos y alineamientos demuestran que ninguna renovación ni política a favor de los trabajadores y sectores populares se puede esperar en Merlo de la mano de esta vieja figura salida del riñón del "Vasco", que de nuevo no tiene nada, lo cual empieza a quedar cada vez más claro.

La alternativa es fortalecer una fuerza política de los trabajadores las mujeres y la juventud. Que sea independiente del macrismo y peronismo que se muestran cada vez más parecidos. A eso se juega el FIT con Nicolas del Caño y Myriam Bregman, empezando por este 24/3 ser miles en las calles contra el ajuste, la represión y la entrega a las fondos buitres que quiere celebrar Obama con su visita a argentina.







Temas relacionados

Merlo   /    Mauricio Macri   /    Peronismo   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO