Mundo Obrero

NEOLIBERALISMO

Menem y los 90 desde la mirada de los trabajadores de Coca Cola

La experiencia de los obreros de una de las multinacionales más poderosas en una reflexión a partir de los homenajes al expresidente durante los últimos días.

Miércoles 17 de febrero | 16:59

Publicamos una reflexión de integrantes de la Agrupación Marrón de Coca-Cola que fue enviada a nuestra redacción y difundida en sus redes sociales.

A propósito de la muerte de Carlos Saúl Menem

A los 90 años murió el expresidente y actual Senador por el Frente de Todos, Carlos Saúl Menem.

Son innumerables las palabras de afecto de políticos del PJ y de la oposición burguesa, quienes como si no hubiera grieta, coinciden en homenajear políticamente a quien fuera uno de los presidentes más nefastos de la historia argentina.

En sus dos gobiernos (1989 y 1995) los capitalistas pudieron avanzar en la quita de conquistas a la clase obrera y el pueblo.

Por un lado, de un plumazo atentó contra la gran conquista de la movilización popular por Memoria, Verdad y Justicia dando el indulto a los integrantes de las juntas militares, responsables de la masacre de una generación de obreros concientes.

Su plan económico estuvo sostenido en una falsa paridad monetaria (convertibilidad) que solo fue posible privatizando los servicios, atacando la salud pública, la educación y a los trabajadores en general. Todo con el apoyo de la podrida burocracia sindical de la CGT que ya en esos años empezaba a convertirse en empresaria.

Quienes trabajamos en Coca Cola desde los 90 y pertenecemos a la Agrupación Marrón sufrimos en carne propia las consecuencias de los años de Menemismo dentro de la planta de Pompeya. Con el Menemismo los trabajadores de Coca Cola vimos como cerraron muchas plantas de fabricación de gaseosas como la planta 4 de San Justo, la planta 5 de Monte Grande, la planta 3 de Pompeya y por último la planta de Loma Hermosa. Todas fueron convertidas en depósitos.

Esto dejó un tendal de trabajadores despedidos donde solo en Monte Grande reincorporaron a 60 de 300 compañeros. Los compañeros reincorporados de Monte Grande se le plantaron a la patronal que había militarizado la fábrica, y pese a la política del sindicato Sutiaga que no hacía nada, lograron recuperar los puestos de trabajo, entre ellos nuestro compañero fundador de La Marrón Ursulino Brest (Lorito) que se jubiló en Alcorta hace unos años atrás.

Vimos como los empresarios que despedían a nuestros compañeros se enriquecían, ya que cada peso lo convertían en dólares y se lo fugaban al exterior, haciendo un negocio mega millonario que le permitió a FEMSA expandirse por casi toda América Latina.
Además, en la medida que crecía fuertemente la desocupación en el país, las empresas como Coca Cola aprovecharon para imponer convenios a la baja. Si no firmabas las nuevas condiciones, te despedían y no había nadie que te defienda porque el sindicato no solo que estaba borrado de la planta, sino que era cómplice de todo este proceso poniendo su firma a convenios flexibilizadores y productivistas, totalmente favorables a la empresa.

De un plumazo nos impusieron el turno americano, que son jornadas rotativas de 12 horas. Nos quitaron el plus de alta tecnología y el pago por título, nos cambiaron las categorías, nos quitaron las horas extras y con ello, los francos compensatorios; los feriados dejaron de ser optativos, obligaron a trabajar los fines de semana como si fueran días normales, nos quitaron el pago de la antigüedad, nos quitaron el pago por título, el pago por trabajo nocturno y también el pago de los días por ausentismo justificado.

Se implementará el negocio de la tercerización fomentando la división y precarizacion entre los trabajadores de los sectores de limpieza y comedor, que antes pertenecían al plantel de Coca Cola; tercerizaron el taller y entregaron a cada operador una caja de herramientas para realizar mantenimiento implementando la polifuncionalidad. Tercerizaron el taller de autoelevadores.

Varias de estas conquistas las pudimos recuperar una década después producto de la lucha que dimos muchos compañeros. Gracias a las denuncias y lucha llevada adelante por nuestro compañero Alejandro Victoria (Lumumba), en 2005 conseguimos la efectivización de 142 compañeros contratados. Y a partir del año 2006 conquistamos la representación sindical de base que había estado prohibida durante más de 15 años.

Pero también durante el gobierno de Menem nos elevaron la edad jubilatoria de 60 a 65 años y nos obligaron a elegir una AFJP que hacía negocios con nuestros aportes. La edad jubilatoria a los 65 se mantiene así desde el Menemismo hasta la actualidad.
¿Quién no tuvo un familiar o un vecino que no haya perdido el trabajo durante los años de Menemismo? Solo en la Zona Sur cerraron la fábrica Bieckert, Coca Cola, Palmolive, Algodonera Temperley, entre otras.

Quienes nos organizamos en La Marrón no sentimos la mínima pena por la muerte biológica de Carlos Menem.
Un político que debió estar preso si no fuera por el manto de impunidad que reina en nuestro país.

Agrupación Marrón de Coca Cola

Redes de La Marrón:

Facebook

Instagram

Twitter

Youtube

Comisión de Mujeres:

Facebook

Instagram







Temas relacionados

Coca Cola Femsa   /    Trabajadores Coca Cola   /    Carlos Menem   /    Coca-Cola   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO