Mundo Obrero

OPINION

Mendoza: la Educación Superior en debate

Hace unos días, los y las docentes de Mendoza vimos una figurita que ya se ha repetido muchas veces: La Dirección General de Escuelas propuso un paquete de modificaciones, que en este caso contenía un examen de ingreso eliminatorio para los aspirantes a los Profesorados de los Institutos de Educación Superior (“IES”) de la Provincia.

Martes 12 de diciembre de 2017 | 09:33

Se produjo una fuerte oposición por parte de todos los afectados por esta medida. Posteriormente, la DGE dio marcha atrás, pero no volvió al punto de partida, sino que dejó planteado un examen de ingreso a modo de “diagnóstico” (innecesario ya que se realiza en el Nivel Secundario). Como parte del proceso, la DGE bajó estadísticas impactantes (pero descontextualizadas y dudosas) para socavar una vez más la imagen de los docentes frente a la sociedad.

Frente al rechazo generalizado de los IES, Gustavo Capone, Director de Educación Superior, salió a pedir disculpas y a minimizar la situación, un poco diciendo que no fue mala intención y un poco indicando que el proyecto estaba todavía en proceso de construcción y consulta. La cuestión es que esta metodología de “estamos probando, no la tenemos clara, somos nuevitos en esto” se ha llevado adelante tantas veces que ya no engaña a nadie.

Dando una mirada global, es claro que hay un plan sistemático y pensado al detalle de recorte de gastos y ajuste hacia la educación pública. Para evitar el costo político, las enseñanzas de Duran Barba son prolijamente aplicadas: se avanza dos pasos, se desacredita en los medios a quienes se oponen y finalmente se retrocede medio paso para mostrarse republicanos y abiertos al debate.

Te puede interesar:"Artistazo" en defensa de las escuelas artísticas vocacionales

Pasó con el Ítem Aula, que el gobierno asegura que le permitió “ahorrarse” mil millones de pesos (ahorro que, dicho sea de paso, no se ha visto volcado en ninguna mejora del sistema educativo) y ahora lo vemos con el examen de ingreso eliminatorio.

Realizar un examen de ingreso no tiene ningún objetivo pedagógico ni de mejoramiento de la calidad educativa. Simplemente busca ahorrarse sueldos docentes, ya que al reducir la matrícula pueden cerrarse comisiones o carreras enteras, con el consiguiente pase a disponibilidad o la baja de las horas de los docentes afectados, dejando a miles de jóvenes sin la única oportunidad de capacitación a la que pueden acceder.

Este permanente ataque a la educación, que es mucho más un gasto que una inversión para el gobierno, nos pone a los docentes y a toda la comunidad educativa, en una situación que amerita que tomemos nosotros el toro por las astas.

Tenemos que poner en debate el tipo de educación superior y secundaria que queremos y realmente necesitamos, no la que le cierra en números al gobierno te turno. Eso puede plantearse en congresos abiertos y plurales a través de los temas importantes de los que no nos ocupamos porque vivimos en lucha sindical constante, soportando precarización y sobrexplotación laboral, obligadxs a una sobrecarga de horas con la perspectiva constante de perder tal o cual paquete horario.

Las características territoriales de los IES, su enfoque social, la atención a la diversidad y la relación personalizada que se construye con los alumnos debería ser aprovechada y profundizada, no recortando matrícula ni bajando la oferta educativa, sino todo lo contrario.

También podes leer: Educación Superior: rechazo a la reforma educativa en Mendoza

El Nivel Superior está especialmente preparado para asegurar el derecho a la educación, fundamentalmente para nuestrxs estudiantes actuales y futuros en circunstancias de vulnerabilidad. Esto podría lograrse adecuando el ritmo de enseñanza al ritmo de aprendizaje de cada tipo de estudiante, permitiendo varios niveles de profundidad, sin descartar la posibilidad de articulación tanto con las Universidades como con los Centros de Capacitación para el Trabajo.

Es de público conocimiento la barrera que supone para cualquier egresado de la secundaria que vive en el interior de la provincia, los costos prohibitivos de llegar al Nivel Universitario, al igual que los tiempos necesarios que eliminan de hecho el derecho a la formación a quienes deben trabajar para mantener una familia.

Pensando en esto, los IES deberían ampliarse significativamente, ofreciendo opciones de educación a distancia, articulando con otras carreras de cualquier lugar del país, creando distintos niveles de acreditación que permitan a lxs alumnos acceder a equivalencias con la universidad, dando acceso a los materiales de estudio de manera gratuita y extendida de cualquier institución pública, aprovechando todas las opciones que nos permite la tecnología actual.

Las posibilidades técnicas y los recursos humanos existen y están disponibles, pero hace falta la decisión política de destinar a la educación el presupuesto y la atención necesaria. Esto solo lo lograremos con la participación, la lucha y la presencia en las calles de todos aquellos que estamos realmente interesados en la verdadera garantía de los derechos educativos.







Temas relacionados

Terciarios   /    Reforma educativa   /    Docentes   /    Mendoza   /    Educación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO