×
×
Red Internacional

Trabajadores denuncian que el vaciamiento del hospital Sícoli puede dejar a miles de lavallinas y lavallinos sin atención pública. Insólitamente el único hospital del departamento es considerado por el Ministerio de Salud como un Centro de Salud con guardia de 24 horas.

Foto: Prensa Gobierno de Mendoza

El Hospital Sícoli está en emergencia. Hace años lo denunciamos pero cada día lo vacían más y la situación se agrava. Cuando vi la denuncia por las redes me compuniqué con una trabajadora del hospital que me contó cosas realmente alarmantes. Las y los trabajadores evidencian que la atención en el hospital se ve resentida por la falta de especialistas producto del vaciamiento que sostenidamente se viene haciendo desde el Ministerio de Salud.

La situación se agrava cada vez más, ahora se llevaron el único ecógrafo que había. Miles de lavallinos y lavallinas están hoy prácticamente sin atención médica debido a la precarización laboral y el desfinanciamiento de la salud pública en Mendoza.

“Nosotros nos empezamos a reunir porque ya empezamos a ver cosas que ya no nos gustaban. Nos empezamos a quedar sin médicos, todos empezaron a renunciar. Han renunciado un montón de médicos”, relata la trabajadora del hospital en su mensaje.

En ese marco, cuenta que empezaron a sentir el rumor de que se llevarían el ecógrafo del hospital. Un aparato carísimo, que nuevo sale aproximadamente dos millones de pesos y que se suma a la falta de insumos y equipamiento que ya viene sufriendo la institución desde hace años.

Te puede interesar: Mendoza: "Hay residentes que trabajan hasta 100 horas semanales por un sueldo que no llega a la Canasta Básica"

Lavalle es un departamento que tiene largas distancias entre sus distritos y el acceso hasta la ciudad es complejo. Esto implica que ante urgencias, los servicios de emergencia de la ciudad raramente lleguen a tiempo por lo que el hospital cumple una función muy importante para una comunidad muy golpeada por las carencias de las que el Estado no se hace cargo.

La trabajadora explica que un Ecografista “por venir hasta Lavalle, que la distancia ya es bastante complicada, tienen que hacer unas 12 horas más o menos, mínimo porque te exigen ese horario. Y por lo que les pagan, no les conviene”.

Al mismo tiempo, agrega: “no se paga mucho diferencial de zona porque si bien está alejado Lavalle y se tendría que pagar zona, creo que el diferencial por otros hospitales del centro, por la zona, es algo de 3000 pesos. Imaginate, no llenás ni un tanque combustible”.

Pero la situación no queda ahí. El Hospital Sícoli, está considerado por el Ministerio de Salud prácticamente como un centro de salud. “El hospital, para el Ministerio, está puesto como Centro Asistencial de Salud y Guardia 24 horas. Ósea, que no está ni siquiera, considerado por parte del Ministerio como un hospital”. Por ese motivo, los sueldos son peores, asegura.

La pandemia fue dura y fueron los trabajadores y las trabajadoras las que pusieron el cuerpo a pesar de la falta de todo. Las dificultades han ido creciendo y el vaciamiento del hospital no frena. Esto es lo que hace el ajuste, condenar a toda una comunidad, y especialmente a quienes se atienden en el hospital público, a una vida sin salud.

La profesional fue muy clara: “Nos están vaciando, ya se han llevado un montón de otras cosas y no vuelven. Nosotros sabemos que lo que se llevan del hospital, no vuelve. Y eso era algo nuestro, era algo del hospital, que es muy caro”.

“Teníamos una cama que era para personas obesas. En la pandemia se la llevaron porque se la prestó el hospital a otro hospital. No volvió más. Teníamos una grúa para levantar las personas obesas de las camas también, se prestó al hospital Carrillo y no volvió más”.

A pesar del temor a las represalias, de las negativas de los directivos para que las y los trabajadores se movilizaran, lo hicieron igual. Si algo han demostrado siempre los profesionales de la salud, es que miedo a poner el cuerpo nunca tienen y que son los únicos, junto al pueblo, a los que les interesa defender la salud pública.

Pero “es grave la situación” sostiene la profesional. Sus palabras muestran lo que veníamos diciendo, los trabajadores son los únicos comprometidos con la salud del pueblo. Ella dice: “Yo no estoy pidiendo un sueldo altísimo. Estoy pidiendo que en el lugar donde vivo, aunque sea haya una guardia y un pediatra. Porque si le pasa algo a algún pariente mío, a un sobrino, yo voy a caer al hospital, como vamos a caer todos y quisiéramos tener a alguien que nos atiende. No puede ser que una guardia, no haya un pediatra”.

También podes leer: Crónica de cómo se construyó una jornada histórica en el Hospital Posadas

Además, advierte algo que ninguna autoridad dice: “Más con las condiciones que estamos viviendo que ahora está una virosis que es de la gripe A, que no lo dice el gobierno. Pero están todos los niños enfermos, entonces bueno, es una situación que van a ser casi dos meses que no hay internación pediátrica. Ósea, que todo niño que llega, se tiene que derivar” afirma. Desde el Ministerio de Salud “no hemos tenido ninguna respuesta”. La única solución, fue que el día después de la manifestación “se llevaron el ecógrafo”.

Una vez más, vemos que al Gobierno provincial, a los legisladores y legisladoras, que votan sus presupuestos recortando la salud y la educación, poco le importan los padecimientos de los trabajadores y los sectores más postergados. Ni si quiera, se les ocurre tener un mínimo gesto con los trabajadores de la salud que enfrentaron la pandemia a pesar de la precarización laboral y el ajuste en la salud que viene siendo política de Estado.

La situación de la salud en Lavalle no es nueva, pero se agrava cada día más. Mientras los legisladores nacionales y provinciales cobran dietas millonarias, las y los trabajadores de la salud tienen sueldos de hambre y en los hospitales faltan insumos básicos para garantizar la atención del pueblo trabajador que asiste a los hospitales y centros de salud. El presupuesto provincial debería contemplar un aumento para la salud y la educación que garantice el acceso de todos y todas, pero tanto el Frente de Todos como Cambia Mendoza son cómplices, unos de otros, en los ajustes de los gobiernos nacional y provincial.

Ante esta situación tan grave, ¿qué hace el intendente Righi? El departamento se queda poco a poco sin su hospital y los trabajadores junto a la comunidad exigen respuestas.

Para que dejen de vaciar el único hospital que tiene la comunidad, hay que llenar de solidaridad y fuerza la lucha de los trabajadores. Este próximo jueves a las 10:00 en la explanada del Sicoli, volverán a manifestarse.

¡Basta de ajuste! Más presupuesto para salud y equipamiento integral para el hospital Sícoli.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias