Cultura

TRIBUNA ABIERTA // EL ARTE CALLEJERO NO ES UN DELITO

Mendoza: Se realizó una varieté pidiendo justicia por Matías Galindez

Fue en el marco del pedido de justicia por Matías Galindez, artista callejero uruguayo asesinado en Brasil.

Martes 2 de mayo de 2017 | 11:59

El 8 de abril, Matías Galindez, malabarista, artista callejero y viajero uruguayo de 29 años conversaba con un amigo sobre lo que es ser artista callejero. Ambos se encontraban en una estación de servicio en Ji-Paraná, Rondonia, Brasil, cuando Thiago Fernandes sacó un arma y disparó 10 veces a quema ropa contra Matías, huyendo en un auto. Matías, fue socorrido por los bomberos y llevado al hospital en donde murió.

A Matías lo asesinaron violenta e impunemente por defender lo que eligió ser, un artista, que entendía el arte como herramienta de transformación, como un derecho en los seres humano, y que debe ser accesible para todos.

Su asesinato es reflejo de la intolerancia y la violencia irracional en la que estamos sumergidos en esta sociedad, todos sabemos que el rol del artista, del payaso, del cirquero es transmitir sano entretenimiento y se hace a través de un estilo de vida que molesta a muchos, valorando la libertad y cuestionando valores que este sistema capitalista nos impone día a día, y por millones de años los artistas resisten.

El dia 30 de abril en la Plaza Independencia de la Ciudad de Mendoza se realizó un Festival Varieté Solidario, para pedir justicia por Matias y hacer eco de sus palabras en apoyo al arte callejero.
Participaron alrededor de 50 artistas mendocinos. En un festival al aire libre, con entrada la gorra, y donde los fondos recaudados serán enviados a la familia de Matias Galindez.

La jornada consistió en juegos circenses, varieté de circo, show de fuego y cerró la murga Saltó la patada.

El arte callejero es una acción de liberación. Es una forma de hacer y comprender el arte, un filtro para interpretar e intervenir la realidad. El arte callejero es por definición una expresión necesariamente urbana, que florece, irradia y se esparce en todo el mundo.

Documento escrito y leído por los Artistas Callejeros Unidos de Mendoza

“En el día de hoy nosotros los ARTISTAS CALLEJEROS nos sumamos a este reclamo. Cuesta creer en pleno siglo XXI que a pesar de nuestra innegable presencia en las calles, en las plazas, en los parques de todo el mundo nuestra elección de vida todavía no se sea considerada como tal. Se nos siguen marginando, prohibiendo, reprimiendo.

Como artistas callejeros, como viajeros, como ciudadanos del mundo que somos exigimos que se respete un estilo de vida que no solo trasciende frontera sino que es patrimonio cultural de los pueblos. Siempre hemos existido. Nuestra presencia en las calles del mundo es tan antigua como la humanidad. Seguimos luchando día a día por reivindicar nuestro rol en la sociedad. Así como también nos resistimos a formar parte de este sistema capitalista/patriarcal de odio, violencia y sometimiento que adoctrina día a día a través de los medios de desinformación.

Los artistas callejeros resistimos desde el semáforo, desde un ruedo en la plaza, desde un espacio ocupado, con humor y alegría. Creemos en la autogestión y nos organizamos colectiva y cooperativamente. Somos firmes convencidos, así como lo creía y vivía Matías, que una sociedad tolerante, inclusiva, amorosa y libre de prejuicios es posible.

A Matías se lo llevó esa intolerancia encubierta de civilidad. Vivimos en un mundo absurdo en que es más difícil conseguir un permiso para ejercer el arte en la vía pública que comprar un arma y de sentirse con la autoridad de disparar a cualquiera que piense y viva diferente. A Matías se lo llevó el odio: el odio a la libertad de poder elegir un modo de vida alternativo, autónomo, que se nutre de sueños, de pasiones, de desafíos. La vida de los artistas callejeros es una lucha constante. Es la paradoja de saber lo que generamos: la sorpresa de un niño, la sonrisa de un anciano y ese odio que se engendra en la ignorancia de quienes nos tildan de vagos por tener una idea diferente de lo que es el buen vivir.

La muerte de Matías no quedará impune y quién apagó su vida pague por sus acciones ante las leyes humanas, pues sabemos que la sabiduría del universo le devolverá sus acciones.”

A continuación, compartimos un poema recitado en el festival.

Soy artista callejero

Estoy al aire libre
me pongo a jugar y juego
como cuando era un niño.

El cielo está celeste
Veo a las personas que me miran
Y que me sonríen.

Es mi momento
y viajo, buscando la felicidad
y en el camino encuentro sueños y realidades..
Encuentro gente, amistad y cultura.
Y camino por valles, montañas y desiertos
y rio y lloro..

Estoy contento
Y sigo por el mismo camino
Buscando la felicidad.
Vuelvo a casa,
me abrazo con mi familia y con mi perro
feliz de verlos.

El cielo está celeste
Veo a las personas que me miran
Y que me sonríen

Es mi momento
saludo “buenos días”
me pongo a jugar y juego
como cuando era un niño

y veo todo a mí alrededor
y siento dolor
y siento frio y siento hambre
me pongo a jugar y juego
soy artista callejero
soy felicidad, amor, dolor y bronca.

Soy felicidad y soy diez tiros de un cobarde.
Soy amor y soy sangre derramada
Soy dolor y soy una madre llorando, porque a su hijo le han arrancado la vida injustamente.

Y soy bronca y soy gente de todo el mundo pidiendo justicia.

Soy Matías Galindez
Y soy artista callejero.







Temas relacionados

Arte de protesta   /    Arte Popular    /    Arte independiente   /    Mendoza   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO