Medios de comunicación

MEDIOS Y RELATOS

Memoria selectiva: Página/12 se “olvidó” de Kosteki y Santillán

Quince años después de la Masacre de Avellaneda el diario “progre” prácticamente se desentendió del aniversario. Un guiño al duhaldo-kirchnerismo en plena campaña.

Daniel Satur

@saturnetroc

Martes 27 de junio de 2017 | 14:23

Este lunes se cumplieron quince años de uno de los asesinatos políticos más resonantes de la historia argentina. El 26 de junio de 2002 Maximiliano Kosteki y Darío Santillán eran ultimados a balazos por efectivos de la Policía Bonaerense, quienes cumplían órdenes de sus jefes políticos, tanto del gobierno provincial como de la presidencia interina de Eduardo Duhalde.

A esta altura es redundante decir que el caso fue emblemático y que se transformó, producto del repudio social a la represión estatal, en la piedra de toque que obligó a Duhalde a adelantar las elecciones para mayo de 2003 (tenía mandato hasta diciembre de ese año).

En aquel momento, el diario Página/12 fue una de las pocas empresas periodísticas que determinaron desde el minuto cero las responsabilidades políticas que rodeaban al crimen de Maxi y Darío. Mientras Clarín y otros medios le hacían el aguante a Duhalde y su gabinete, el matutino que en los 90 se había transformado en una resonante voz “progresista” realizó una amplia cobertura del caso y dio espacio a la denuncia de las organizaciones de desocupados que habían sufrido la represión para que relataran la verdad de los hechos.

Prioridades

Los aniversarios “redondos” a veces son una buena excusa para demostrar preferencias y prioridades. Conmemorar el centenario de una revolución, festejar los cincuenta años de edad, celebrar los 25 años de existencia de una organización. En el caso de sucesos que marcaron la historia, como la Masacre de Avellaneda, la actitud pública frente al quince aniversario puede mostrar qué valoración se tiene de los hechos en sí mismos, como de las víctimas y de los victimarios.

Quien haya ingresado este lunes 26 de junio al sitio web de Página/12 y haya buscado palabras clave como “Kosteki”, “Santillán”, “Puente Pueyrredón”, “Duhalde” o “Avellaneda”, se enfrentó sin dudas a una demostración palmaria de esas preferencias y prioridades. En medio de una maraña de artículos dedicados a exaltar la figura de Cristina Fernández de Kirchner y otros candidatos de Unidad Ciudadana y a meterse de lleno en la “interna” peronista con Randazzo y otros exkirchneristas, encontrar una mínima referencia tanto a los hechos ocurridos aquel otro 26 de junio como a los quince años de impunidad de los responsables políticos de la masacre resultó una empresa infructuosa.

Es más, Página/12 ni siquiera publicó una foto del acto que este mismo lunes se realizó en el Puente Pueyrredón, como parte de las actividades de homenaje a Maxi y Darío y de denuncia a los culpables.

Leé también Maxi y Darío: el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia volvió a denunciar a los culpables

Tal vez para explicar semejante “olvido” alcance con decir que el empresario peronista Víctor Santa María (dueño del diario) optó por no revolver las cloacas de su partido y para ello decidió ni hablar, en medio de una nueva campaña electoral, de las culpas políticas de Eduardo Duhalde, Aníbal Fernández, Felipe Solá, Alfredo Atanasof, Juan José Álvarez y otros dirigentes.

Pero tal vez no alcance. Porque además de una opción editorial para evitar debates indeseados, haber borrado de la agenda periodística uno de los crímenes emblemáticos de la historia política reciente argentina significa darle un sentido cínico y canallesco a la memoria colectiva, un término del que Página/12 hizo alarde muchas veces y que más de un lector fiel creyó con honestidad.

A este cronista le consta que hay periodistas de ese diario que, lejos de haberse olvidado de Kosteki y Santillán, siguen hablando de esa masacre y de la impunidad de sus responsables políticos. Queda a salvo de esta crítica, por tanto, el staff de empleadas y empleados de Página/12. Acá de lo que se habla es de la nefasta decisión empresaria de borrar simbólicamente uno de los hechos que (alcanza con ir al archivo del mismo diario) fueron extensamente abordados en otras coyunturas.

La paradoja es que ayer, hasta el mismísimo Clarín habló del aniversario de los asesinatos de Kosteki y Santillán. El mismo diario que bancó a Duhalde y su troupe en aquel entonces este lunes pareció más memorioso que Página.

Lecturas

Una lectura más compleja del asunto, que escape al mero “olvido” periodístico, deberá hablar de la decisión de la gerencia de Página/12 de no recordar la Masacre de Avellaneda para no mencionar a Aníbal Fernández (secretario general de la Presidencia hace quince años y actual incondicional de CFK), a Felipe Solá (gobernador bonaerense en 2002 y hoy candidato a diputado por el massismo), a Juan José Álvarez (exsecretario de Seguridad y siempre listo operador peronista todo terreno), a Alfredo Atanasof (jefe de Gabinete de Duhalde y cuyo hijo Gonzalo está íntimamente ligado al kirchnerismo en La Plata) y a varios peronistas más.

“Es que entre peronistas no siempre conviene pisarnos los prontuarios”, habría comentado Santa María entre algunos allegados. “Hoy la cosa pasa por debilitar a Randazzo ¿Para qué nos vamos a meter en temas que no benefician a ninguno?”, habría agregado el empresario, sindicalista y jefe del PJ porteño intentado explicar el “olvido” del quince aniversario de la Masacre de Avellaneda en su diario “progre”.

Mientras la gerencia de Página/12 se devana los sesos buscando cómo alimentar la campaña de Unidad Ciudadana, miles de personas ayer recordaron a Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. Y también denunciaron a sus verdugos, muchos de los cuáles hoy se pasean por los medios pidiendo el voto popular, hablando contra el ajuste y vendiéndose como una alternativa al macrismo.

Hace un mes, Martín Granovsky escribía en Página/12, en un artículo alusivo a los hechos de 2002, que en ese diario “la intuición y el razonamiento funcionan con mayor intensidad cuando están en juego la vida y la muerte, cuando el responsable de la muerte es el Estado y cuando en el fondo de las cosas manda la injusticia social”. Curioso. Un mes después ese mismo diario le hacía el ole a la memoria.

Quizás este “olvido” de Página/12 no sea otra cosa que la demostración de los límites del “progresismo” burgués a la hora de priorizar los intereses estratégicos de la clase a la que, por naturaleza, pertenece.







Temas relacionados

Víctor Santa María   /    Masacre de Avellaneda   /    Aníbal Fernández   /    Eduardo Duhalde   /    Página|12   /    Peronismo   /    Kirchnerismo   /    Puente Pueyrredón   /    Darío Santillán   /    Maximiliano Kosteki   /    Medios de comunicación   /    Libertades Democráticas

Comentarios

DEJAR COMENTARIO