×
×
Red Internacional

Este lunes, casi a las 2 de la tarde, tres presuntos culpables balacearon a Abraham Mendoza.

Martes 20 de julio | Edición del día

Fotografía vía redes

Este lunes, casi a las 2 de la tarde, tres presuntos culpables balacearon a Abraham Mendoza. Los trabajadores de la comunicación, a pesar de la pandemia, se encuentran bajo constantes amenazas, no solo de muerte, sino también laborales.

El pasado lunes 19 de julio tres personas armadas asesinaron a Abraham Mendoza Mendoza, trabajador de la comunicación de distintos medios de Michoacán. A las 13:50 horas, cuando Abraham salía del gimnasio, recibe disparos en el estacionamiento de las instalaciones, ubicado en la avenida Madero Poniente. Las autoridades detuvieron a tres sospechosos que portaban armas de fuego, los pusieron bajo la disposición de la Unidad Especializada en la Investigación del Homicidio Doloso.

Abram Mendoza Mendoza trabajaba en un espacio radiofónico de la estación EXA 91.5, además de participar en una organización dedicada a la difusión artística llamada Artists Rights Foundation. Abraham Mendoza comenzaba a emprender un proyecto de marketing político, aparte de gestión y difusión cultural.

Aunque se abrió una carpeta para investigar el asesinato y enjuiciar a los sospechosos, lo cierto es que estas medidas no son suficientes para acabar con estos crímenes. Ser periodista en este sistema es algo difícil, pues siempre existen riesgos brutales de represión. Muchas de las muertes son extrajudiciales, donde el propio estado es quien busca limpiar sus actos desapareciendo, amenazando o simplemente asesinando a los trabajadores de la comunicación de las formas más crueles.

En lo que va del año, contando a Abraham Mendoza, México reporta seis periodistas muertos. Dos de ellos, el caso de Gustavo Sánchez Cabrera y Enrique García García, ambos asesinados casi al mismo tiempo el mes pasado. El primero ya tenía amenazas de muerte.

Según distintos medios, México es uno de los países más violentos contra los trabajadores de la comunicación, pues si se compara con países que viven en guerra, este resulta más inseguro y violento. El ataque al periodismo es evidente, pues son los actos corruptos de los altos empresarios y funcionarios los que buscan tapar la verdad a toda costa.

Los asesinatos y muertes son el peor de los casos en cuanto a la represión de periodistas, pues ya se vio que las autoridades del gobierno buscan desmantelar los derechos laborales de los trabajadores de la comunicación como es el caso de NOTIMEX, donde los despidos en masa y los golpes al sindicato son otro ejemplo de ataque.

Todas las personas tenemos derecho al acceso a la información de calidad y a la libertad de expresión. Callar con pistola en mano la voz de los que se dedican a informar, solo demuestra que la clase privilegiada puede jugar con las vidas de los trabajadores.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias