Cultura

Entretenimiento

MasterChef Celebrity 2: entretenimiento para todos los gustos

Finalmente, la segunda temporada del esperado reality donde cocinan los famosos, tuvo su noche debut superando los 19 puntos de rating en el canal de las tres pelotas. Todo indica que, si se repite la fórmula ganadora, nuevamente será un éxito sostenido

Mariela Pozzi

Trabajadora telefónica // Agrupación Violeta

Martes 23 de febrero | 18:49

Por segunda vez, un programa de comida salva el rating de la televisión de aire. Se trata de MasterChef Celebrity 2, emitido por Telefé y producido por Boxfish. Luego de haber coronado en la primera emisión a la empresaria Claudia Villafañe, el programa se reinstala en las noches de la tv argentina pisando fuerte. Se emite de lunes a jueves de 22:30 a 24 y los domingos a las 22.

En esta nueva edición, presentada por un gesticulador Santiago del Moro y que nuevamente cuenta con Donato de Santis, Damián Betular y Germán Martitegui como jurados (¿mantendrán los roles estipulados para cada uno?), mantuvo una gran incógnita alrededor de sus 16 participantes, que fueron anunciados a cuentagotas y que luego de develado el misterio mostró un variopinto interesante.

Los hay de todo tipo y profesión, edad y ámbito cultural. Hay desde un ex basquetbolista, futbolistas, pasando por un reconocido actor, actrices de tradición, actrices mediáticas, cantantes populares de distintos arraigos musicales, humoristas y hasta una periodista que sorprende que se muestre en esa faceta. Para toda la familia y todos los gustos.

Entre los participantes del reality de los famosos estarán Andrea Rincón, Alex Caniggia, la empresaria Flavia Palmiero, Juanse, cantante de Los Ratones Paranoicos, Cae, Cande Vetrano, el actor Daniel Aráoz, el futbolista Fernando Carlos, la periodista María O’Donnell, el técnico de fútbol Mariano Dalla Libera, el ex basquetbolista Loco Montenegro, Dani "La Chepi", el ex “Casi Angeles” Gastón Dalmau, la conductora/modelo y vedette Sol Pérez, la multifacética Claudia Fontán, las humoristas Georgina Barbarossa y Carmen Barbieri, que en esta emisión no pudo estar por tener coronavirus y fue reemplazada por su hijo, Fede Bal, que a la vez es el host del programa digital Masterchef a la carta, que en la edición anterior era conducido por Flor Vigna.

Lo cierto es que habrá que ver si la fórmula ganadora del éxito de la primera edición tendrá los mismos resultados. El año pasado, debido al encierro generalizado producto de la pandemia del coronavirus, tuvieron una gran aceptación los programas de cocina. El formato internacional, probado en muchos otros países, tuvo en su anterior edición una alta audiencia debido a la vertiginosa competencia entre los participantes y los desafíos culinarios de cada envío. También hay quien lo mira para recibir algún consejo gastronómico a la hora de poner en práctica recetas o corregir pasos que se repiten y no son aconsejables en las cocciones o mezclas.

Pero no todo es color de rosas en el programa más mirado de la tv. En más de una oportunidad la mira estuvo puesta en torno a si los participantes recibían ayuda a la hora de cocinar. Hasta se dejó entrever que Claudia Villafañe tuvo una ayudita extra para ganar la competencia. Los realizadores tuvieron que salir a dar explicaciones: que había productores gastronómicos, que ayudaban a elegir los productos del mercado, que limpiaban la mesa de trabajo, etc. Entonces, quedó legalizado lo que en la prolija edición final del programa no se ve, hay asistencia técnica a los participantes.

La nueva edición, luego de presentar a sus 16 participantes, arrancó con un desafío por grupos. El equipo rojo (que tenía por capitana a Sol Perez) ganó presentando un menú de cuatro pasos, integrado también por Gastón Dalmau, Dani La Chepi y Georgina Barbarossa. El postre que hizo la vedette y modelo fue elogiado por el pastelero Betular y el tano De Santis se chupó los dedos. Quedó así como una de las favoritas.

Por su parte, quien dio el titular para los programas de chimentos, fue Alex Caniggia. Al ser consultado por Del Moro si le dedicaba su preparación a alguien, el influencer, que se autodenomina"cheto" y hace ostentación de su fortuna sin trabajar, contestó rápidamente "a un enemigo, mi padre", aludiendo a las disputas abiertas en la familia Caniggia/Nannis.

Veremos cómo funciona la química entre los participantes, si el público no se cansa de este formato y si, al levantarse el ASPO, el éxito de los programas de cocina siguen en su apogeo. La mesa está servida.







Temas relacionados

#coronavirus   /    Pandemia   /    Telefe   /    Televisión   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO