×
×
Red Internacional

Desde el Gobierno se promocionó un supuesto "destino social" de parte de lo recaudado por el dólar soja que beneficiará a las grandes agroexportadoras. El monto y el universo de beneficiarios quedará a criterio del superministro, aunque adelantan que será una cifra cercana a los 16 mil pesos, por pocos meses y atada a la especulación del agronegocio.

Escuchá esta nota
Miércoles 7 de septiembre | 11:38

Este martes se confirmó la medida oficial para "incentivar" la liquidación de exportaciones de soja mediante un tipo de cambio diferencial. El “dólar soja” implica una ganancia extra para las patronales agrarias que podría ascender hasta $ 200.000 millones, si liquidan los U$S 5.000 millones acordados con el Gobierno.

Como explicamos en esta nota, el pacto se da mientras se conocen bajas arbitrarias en planes sociales y se recortan fondos para salud, educación y vivienda. Más de $ 128 mil millones de un hachazo.

Pero hay otro hecho que no puede pasar desapercibido. Massa promociona, sin ponerse colorado, el "destino social" que tendría parte de lo recaudado. En el artículo 9 del decreto plantea la creación de un “Fondo de Incremento Exportador”, que incluye una “prestación monetaria extraordinaria no contributiva y de alcance nacional que asegure una adecuada alimentación para las personas en situación de extrema vulnerabilidad”.

Lo cierto es que mientras la ganancia empresaria está garantizada, podemos hacer cálculos concretos, nadie sabe de cuánto será el monto de este refuerzo “alimentario”, para cuántas personas, con qué criterio. El decreto “faculta al Ministerio de Economía a establecer la proporción de las sumas indicadas”. O sea que el superministro definirá quienes y cuánto recibirán, como amo y señor de la mesa de las familias indigentes. Como si fuera poco, deberán compartir ese Fondo con “pequeños y medianos productores de las economías regionales”, que también serán beneficiarios. O sea con los empresarios del citrus, la fruta o la ganadería que son parte del negocio agropecuario superexplotando a miles de trabajadores y trabajadoras rurales.

Las organizaciones sociales oficialistas festejaron el anuncio y dicen que el monto llegaría a 16.000 pesos. Un cuarto del pobre Salario Mínimo, Vital y Móvil, pero que además se devaluará con el aumento de los alimentos que traen aparejadas los acuerdos del gobierno con los “formadores de precios”. Hoy en la Argentina 2800 personas pasan a ser pobres por día. Cualquier “refuerzo” será recibido en esos hogares, obviamente, pero no quita que segurán en la pobreza e indigencia mientras otros amasan fortunas.

Vale insistir que ese monto no está confirmado, mucho menos el universo que alcanzará. No lo podrán recibir, por ejemplo, quienes perciben otros programas sociales. Como si estos le permitieran a alguien llegar a fin de mes. Si le agregamos que el beneficio será trimestral, está claro que estamos ante una actitud vergonzosa: el hambre de cientos de miles de personas queda atado a las especulaciones y pactos con el agronegocio, que ganará miles de millones con el “dólar soja”.

A pesar de todo esto desde Patria Grande destacaron la medida y suspendieron su alejamiento del bloque del Frente de Todos anunciado hace pocos días.

Como dijo Myriam Bregman esta semana en una entrevista radial, “el anuncio de Massa es la teoría del derrame de nuevo, es un Guzmán recargado”.

Hay que unir a la clase trabajadora ocupada, precaria y desocupada para pelear por un aumento de emergencia que permita que nadie gane menos de lo que cuesta la canasta básica (110 mil pesos), por trabajo con derechos para todos y todas, contra el hambre que golpea a millones. Para eso hay que atacar las ganancias de los grandes empresarios, no darles más beneficios.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias