×
×
Red Internacional

En medio de uno de los fríos más atroces de los últimos años, docentes, auxiliares, padres y alumnos de mas de veinte escuelas movilizaron al Consejo Escolar. Ante la falta de respuestas concretas convocan a una asamblea en la entrada del municipio para el lunes próximo.

Miércoles 1ro de junio | 17:15

Más de veinte escuelas de Quilmes, como tantas otras en territorio bonaerense, padecen el nulo funcionamiento de los servicios de calefacción, por responsabilidad de los gobiernos provincial y municipales. Por eso, a partir de una iniciativa votada en una asamblea realizada en el Normal, docentes, auxiliares, padres y alumnos de esa escuela, de las Secundarias 1, 3, 5, 18, 35, 42 y 57, las primarias 1, 12,13, 16 y 23, la EMBA y varios jardines, marcharon al Consejo Escolar de la ciudad para reclamar una solución urgente a este problema.

En el caso del Normal, lugar donde se originó la movida, las clases están suspendidas. No funciona ninguna de las calderas de los tres pisos. El frío se hace insoportable. Como el problema es recurrente, tanto en la gestión del Barba Gutiérrez como en la de Martiniano Molina se produjeron conflictos por el mismo tema que llevaron a soluciones parciales que nunca resolvieron el problema de fondo.

La actual gestión de Mayra Mendoza, con funcionarios ligados a la conducción Celeste del SUTEBA en el Consejo Escolar, implementó en el establecimiento el muy promocionado "Plan Escuelas Seguras". Pero a pesar de los reiterados pedidos de la comunidad educativa, el emprendimiento no incluyó el arreglo del sistema de calefacción de la escuela y hasta ahora solo se limitó al cambio de los tubos de luz de las aulas y algunos arreglos menores, existiendo un sin número de falencias que se encuentran detalladas en un petitorio que fue hoy fue entregado a las autoridades del Consejo.

Esta situación llevó a la realización de varias asambleas, la última de ellas realizada el lunes pasado. Allí se votó esta movilización y el llamado a concretarla con las otras escuelas con problemas similares. El boca a boca en las escuelas, muchas de ellas con la jornada reducida por la ola polar, la desidia gubernamental y la inacción cómplice de la conducción del SUTEBA frente a semejante problema, hicieron que la convocatoria fuera tomada como propia por múltiples establecimientos.

A las 10 de la mañana las comunidades educativas de más de veinte escuelas del distrito se hicieron presentes en la entrada del Consejo Escolar de Quilmes expresando una profunda indignación y reclamando ser atendidas por las autoridades. Luego de varios intercambios se terminó decidiendo que los representantes de las escuelas fueran ingresando en tandas para hablar con las autoridades del Consejo Escolar, mientras el resto esperaba solidariamente afuera, donde sonaba la batucada de los chicos de la Secundaria 3.

La respuesta de la presidenta del Consejo Susana Brardinelli y de algunos de los consejeros presentes fue prometer una visita a las escuelas para observar los problemas de cada una. También proponen coordinar con el Municipio las tareas que le corresponderían a cada una de esas instancias del Estado. Más allá de las promesas, los funcionarios se negaron a plasmar en acta escrita cualquiera de estos compromisos.

Por este motivo, cuando salió la primera tanda de escuelas, se informó lo ocurrido y se votó volver a reunirse en asamblea el lunes a las 12 para evaluar el cumplimiento de lo prometido en la entrada del Municipio y, eventualmente, pedir ser recibidos por las autoridades correspondientes. Se acordó también realizar asambleas con la comunidad educativa de cada escuela para fortalecer el reclamo.

“ANTE LA FALTA DE RESPUESTAS CONCRETAS DECIDIMOS MANTENER ESTA UNIDAD CON UNA ASAMBLEA”

Carlos Musante, delegado del turno tarde del Normal de Quilmes e integrante de la agrupación Marrón sostuvo: “Los docentes, los auxiliares y los chicos estamos sufriendo el frío polar con todo, en un momento en el que encima estamos en una nueva ola de casos de covid y otras enfermedades respiratorias. Esto pasa en el Normal, pero también en la Media 3, la Media 1, la Media 7 y varias otras escuelas de Quilmes. Por eso decidimos en asamblea esta movilización en común con otras escuelas, una unidad que hace que nuestro reclamo se haga fuerte y que, ante la falta de soluciones concretas, decidimos mantener con una asamblea de escuelas el lunes a la 12 en la entrada del Municipio al mismo tiempo que nos organizamos con los profes, los auxiliares, los padres y los chicos de cada establecimiento. Los que vienen haciendo mutis por el foro son los integrantes de la nueva conducción Celeste del SUTEBA, como el mismo Baradel en toda la Provincia. No es casual. Como son parte de esta gestión del Consejo Escolar y del gobierno están de los dos lados del mostrador. Por eso se limitan a mandar flyers para que apliquemos la resolución de reducir la jornada escolar. Es una postura vergonzosa. Tienen que llamar ya a asamblea y poner toda la fuerza del sindicato para discutir cómo afrontamos todos juntos esta situación y podamos enseñar y aprender en condiciones, después del desastre que dejaron Vidal y Molina”.

Musante continuó: “En este marco es inaceptable que el gobierno gaste tanta plata en anunciar un autodenominado Plan Escuelas Seguras, pero que este no incluya solucionar nada más y nada menos que el problema de la calefacción que afecta a tantas escuelas, además de que las refacciones son básicamente sobre cuestiones cosméticas de los edificios. Dicen que no tienen plata para más. En realidad plata hay. Lo que pasa es que en este “capitalismo eficiente”, como le gusta decir a la vicepresidenta, lo que se invierte en educación y salud es lo que sobra después de pagarle a los acreedores externos de la Nación y de la Provincia la estafa de la deuda externa. Es lo que sobra después que le entran millonadas a los patrones del campo. Ni el gobierno nacional, ni el provincial, ni el municipal quieren afectar los intereses de los poderosos. Por eso la lucha por edificios en condiciones y mayor presupuesto para educación está ligada inexorablemente al reclamo por el desconocimiento soberano de la deuda externa. Si seguimos pagando esa estafa no va a haber plata ni para educación, ni para salud. Todo lo opuesto de lo que serían las prioridades en un gobierno de los trabajadores y el pueblo pobre, donde todo el presupuesto iría a parar al sostenimiento de las necesidades populares y nada para los estafadores y los poderosos en general.”


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Masiva-movilizacion-en-Quilmes-por-escuelas-sin-calefaccion