Internacional

POR GEORGE FLOYD Y ADAMA TRAORÉ

Masiva manifestación en París contra el racismo y la violencia policial

Miles de personas volvieron a salir a las calles de París y otras ciudades de Francia este sábado para manifestarse contra la violencia y racismo policial.

Diego Sacchi

@sac_diego

Sábado 13 de junio | 18:14

Las protestas retomaron fuerza luego del asesinato de George Floyd, durante su detención por un policía blanco a finales de mayo en Estados Unidos, junto al reclamo por justicia para Adama Traoré, un joven de los barrios periféricos de París asesinado por la policía en 2016.

“Mi hermano murió de la misma manera que George Floyd” dijo Assa Traoré, hermana de Adama, al comienzo de la manifestación parisina, que congregó a decenas de miles de personas en la céntrica plaza de la República.

Assa Traoré, figura emblemática de la lucha antirracista en Francia, recordó que esta lucha se mantuvo gracias a organizaciones como el Comité antirracista - Adama Traoré que denuncian la inacción de la Justicia, la violencia policial, social y racial. Ella enfatizó que el hecho de que el Gobierno francés finalmente reconoció la existencia del racismo en la policía, después de años de negación sistemática, constituye una victoria parcial producto de la movilización masiva. Si los políticos se ven obligados a admitir hoy que hay "policías racistas", es un verdadero punto de apoyo revelar que el problema no se limita a unas pocas "manzanas podridas" y que se trata de un racismo estructural del estado francés.

Además agregó que “sin justicia no hay paz”, el lema del movimiento estadounidense Black lives matter que se ha extendido por todo el mundo.

En París se dio la manifestación más importante, y también la más tensa. La policía lanzó gas lacrimógeno para intentar dispersar a los manifestantes. El objetivo de la represión fue impedir el recorrido de la marcha desde la plaza de la República hasta Opéra, punto final de la manifestación.

La prefectura de policía justificó el accionar represivo en que la manifestación no estaba autorizada —oficialmente, por la crisis de coronavirus estaba prohibida cualquier congregación de más de diez personas, aunque el Consejo de Estado anuló esa prohibición generalizada justo en la tarde del sábado— y solo permitió una protesta “estática”, generando que un gran número de gente se encontrara con poco espacio porque los agentes bloquearon la mayor parte de las salidas de la plaza.

El otro momento tenso se vivió cuando la organización ultraderechista Generación Identitaria desplegó sobre el techo de una de las casas que dan a la plaza una gran pancarta reclamando “justicia para las víctimas del racismo anti-blanco”.

La provocación duró poco. Un joven trepó los techos hasta llegar a la bandera y quitarla. Esa acción era festejada por toda la plaza que acompañó la acción mientras exclamaban “gracias”.

La manifestación también reunió a estudiantes y trabajadores de diferentes compañías, como Anasse Kazib, activista de los trabajadores ferroviarios en Sud Rail y miembro del NPA y de Révolution Permanente. Anasse aseguró a Revolution Permanente que para el movimiento obrero "es necesario crear uniones con los barrios de la clase trabajadora, el movimiento feministas, ecologistas, para atacar juntas en el mismo clavo: la burguesía y el gobierno "

Esta segunda manifestación contra la violencia policial dejó clara la profundidad del movimiento, allanando el camino para una movilización histórica en Francia contra el racismo estatal y la violencia policial. Un nuevo problema para el Gobierno, que conecta las confrontaciones con movimientos que, a su manera, también han sido históricos.







Temas relacionados

Adama Traore   /    Racismo institucional   /    Protestas   /    #BlackLivesMatter   /    Manifestaciones   /    París   /    Black Lives Matter   /    Brutalidad policial   /    Racismo   /    Policía   /    Francia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO