×
×
Red Internacional

Demagogia derechista. Más facho no hay: Espert pidió fusilar y hacer “un queso gruyere” a quienes cometen delitos

El candidato derechista usa demagógicamente el asesinato del comerciante Roberto Sabo en Ramos Mejía. Volvió a decir que la edad de imputabilidad debería estar en 12 años. Mientras propone un ajuste brutal sobre la economía, habla como si estos hechos no se dieran en un contexto de profunda crisis social y deshumanizante.

Lunes 8 de noviembre de 2021 | 13:58

Más facho no se consigue. O hay que buscar bastante para encontrar algo parecido. José Luis Espert, el candidato derechista de Avanza Libertad, sigue haciendo campaña de manera demagógica, apelando al tema de la llamada inseguridad. En ese caso, lo hace utilizando el terrible asesinato de un comerciante en Ramos Mejía, Buenos Aires.

En declaraciones en Radio Rivadavia, afirmó que había que fusilar a quienes cometen delitos. “Para que empiecen a tener miedo, tiene que haber algunos que terminen bien agujereados”, dijo despreciativamente. “Transformemos en un queso gruyere a un par de estos delincuentes como los de ayer. Apoyemos a la policía a que haga eso y esto va a empezar a mejorar un poco”, agregó.

Espert es el mismo candidato que defiende un ajuste brutal sobre la economía que solo puede traer más pobreza, más desocupación y más crisis social. Propone despedir libremente, quitar el derecho a huelga y garantizar que las empresas suban los precios sin ningún tipo de control, todas medidas que van a hundir aún más a las grandes mayorías populares. En un escenario de mayor crisis ¿Cómo no va a crecer el pequeño delito?

Pero, además, Espert es un defensor abierto de las fuerzas represivas del Estado, las mismas que son parte de muchos delitos, a todo nivel. En la entrevista dijo que “la Policía cobra miserias, viven en letrinas laburando" y que "ni siquiera pueden utilizar la Taser. Nunca nos van a dar la seguridad que nos merecemos”.

Esta demagogia incluye falsificaciones como que la Policía no reprime porque está atada a una “doctrina abolicionista”. Pero no hay mentira más grande: la Bonaerense es la Policía del gatillo fácil, de las torturas en las cárceles, de la represión a las familias pobres que reclaman derechos básicos como la vivienda. Es, también, la Policía llena de sectores mafiosos que participan de todo tipo de delitos. ¿O no sabe Espert que está lleno de policías y comisarios procesados o acusados por participar en negocios como las redes de trata, el narcotráfico o los desarmaderos?

Te puede interesar: Poliladron bonaerense: la “seguridad” de la derecha y las inseguridades progresistas

Espert busca un voto derechista y reaccionario. En el debate de candidatos a diputados en la Provincia de Buenos Aires había dicho que había que bajar la imputabilidad a los 12 años. Ahora lo repitió: “Desde el Congreso tenemos que promover leyes que bajen la edad de imputabilidad a los 12 o 14 años”.

Recordando el famoso “meta bala” del peronista Carlos Ruckauf, Espert quiere hacer creer que el problema es la “falta de represión”. Pero, si solo se toma en cuenta a la Bonaerense, esa fuerza casi duplicó sus efectivos desde el año 2011. Además, hoy es abiertamente avalada por el ministro Sergio Berni y por el gobernador Kicillof, que se la pasan anunciando la entrega de patrulleros y más recursos.

Lo que también creció y sigue creciendo es la crisis social. Creció la pobreza, la desocupación. Creció la inflación y los salarios están estancados o perdiendo cada vez más. Creció la precarización laboral y los salarios miserables para la juventud. Sobre eso, Espert no dice nada, como si el pequeño delito pudiera separarse de las condiciones sociales en que viven o sobreviven millones.

Lo que hay que hacer no es fusilar gente. Hay que terminar de raíz con la decadencia social a la que empuja la brutalidad del sistema capitalista. Hay que terminar con la miseria de millones, atacando los intereses de los grandes empresarios, los ganadores de toda crisis.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias