×
×
Red Internacional

La Encuesta Nacional 2022 a trabajadores de infancias arrojó que las condiciones laborales son alarmantes: precariedad en los modos de contratación, sueldos que no alcanzan a cubrir la canasta básica arrojan a los trabajadores al pluriempleo. Consecuencias y una salida pensada por y para nosotros.

Analía VasquezTrabajadora municipal Gral. San Martín

Victor GonzálezTrabajador de Programa Adolescencia - Promoción Social GCBA

Miércoles 27 de abril | 18:28

Mucho se ha hablado de los y las trabajadores esenciales en estos últimos años; trabajadores de la salud, educación, de reparto, de las comunicaciones, entre otros, nos une una misma realidad: muchos y muchas laburantes nos enfrentamos a trabajar en dos, tres o más jornadas en distintos lugares.

Más del 65% nos cuenta esa realidad en la encuesta. No es un dato abstracto, es una realidad concreta con consecuencias psíquicas y físicas. A la doble o triple jornada laboral debemos sumarle, el tiempo que cronometramos para llegar de un transporte a otro, cuanto tiempo estamos arriba de un tren o colectivo hacinados para llegar, alarmas programadas para no perder segundos, como preparamos la mochila o bolso, para ir de un lugar a otro como si cada dia fuese una mudanza, más la vianda, porque reducimos gastos llevando nuestra comida, entre mil cosas más; un rompecabezas que lleva a exprimir los tiempos a costa de nuestra salud.

Ese tiempo que dedicamos a producir más y más para llegar a fin de mes, es tiempo que resignamos al disfrute, al estudio, entretenimiento, a compartirlo con nuestras familias, y más.

Te puede interesar: ¿Qué es el tiempo libre para el marxismo?

Es importante decir que el pluriempleo y la sobrecarga laboral es producto del ataque a los derechos y las condiciones laborales, derechos que las patronales en complicidad con las burocracias sindicales y el aval de los gobiernos de turno pretenden seguir avanzando con planes de mayor flexibilización.

El reciente acuerdo y pago al FMI, del gobierno de Alberto Fernández con el aval de la oposición, es un ejemplo más de profundizar un plan de precarización que viene de décadas de reforma neoliberal en Argentina, a medida del coloniaje con el imperialismo.

El Capitalismo consume el cuerpo. Tic Tac efímero…

Los y las trabajadoras de dispositivos y programas que abordamos situaciones con niños, niñas y adolescentes, a nivel nacional, no estamos ajenos a este sometimiento a nuestros cuerpos. Cada día son mayores los riesgos en la salud de quienes asisten, acompañan, intervienen con las poblaciones más vulnerables, y no es solo esa realidad lo angustiante y estresante para los trabajadores de las infancias; si a ello le sumamos el pluriempleo es un factor de riesgo para nuestra salud, con consecuencias enormes.

Por ponerle un nombre, en 2019 la Organización Mundial de la Salud denominó como Síndrome de Burnout o “de estar quemado” a una enfermedad asociada al empleo, principalmente a trabajadores de la educación, salud y quienes cumplen con tareas “sociales” con niños, niñas y jóvenes.

Sus consecuencias en los trabajadores se expresan en un agotamiento emocional, sensación de estar sobrepasado, despersonalización y endurecimiento emocional.

“Estar quemado” es una realidad que se expresa en la Encuesta Nacional realizada, con incontables intervenciones en nuestros lugares de trabajo, con realidades extremas de vulneración de derechos, sin recursos, con salarios que no alcanzan a cubrir necesidades, “arroja” a los y las trabajadores a jornadas laborales interminables, a la tiranía del tiempo, un reloj cual espada de Damocles sobre nuestras cabezas.

”AHORA” tiro yo, porque me toca

El capitalismo a nivel mundial ha estado orientado históricamente en imponer condiciones que favorezcan un aumento de la explotación, con la complicidad de los gobiernos, las grandes empresas y la colaboración de las burocracias sindicales. Actualmente, nuestro país tiene una de las jornadas laborales legales más largas del mundo: 48 horas semanales.

El Frente de Izquierda Unidad propone trabajar 6 horas diarias con cinco días laborales a la semana, es decir treinta horas semanales, sin reducción salarial y con un salario mínimo igual a la canasta familiar.

Te puede interesar: Trabajadores pobres y precarios: ¿y si se reduce la jornada laboral para trabajar todes?

Párrafo aparte merecen las conducciones burocráticas de los sindicatos, que lejos de ponerse a la cabeza de las demandas de los trabajadores, son cómplices de los ajustes, de la desmovilización de los trabajadores y la fragmentación; nuestra exigencia por un sindicato que esté a la altura de las peleas por los derechos de los trabajadores no está escindida de que además de batalla cuando avanzan sobre los derechos de las familias con las que trabajamos cotidianamente como lo fue en estas semanas cuando el Gobierno Nacional recorta la provisión de leche con el 51.4% de pobreza infantil. Los sindicatos, silencio cómplice.

Te puede interesar: El Gobierno Nacional recorta la provisión de leche con el 51.4% de pobreza infantil

Los y las trabajadores tenemos en nuestras manos las herramienta necesarias para llevar adelante este proceso, ya que el capitalismo, y los estados han demostrado que su intención es solamente administrar la miseria social, y no dar una salida de fondo al ajuste que pretenden arrojar sobre nuestras espaldas y profundizar las condiciones miserables de vida de miles de familias vulnerando aún más sus derechos.

Con la reducción de la jornada laboral, se impone el reparto de las horas de trabajo, entre trabajadores ocupados y desocupados, generando nuevos puestos de trabajo para terminar con la desocupación, garantizando trabajo genuino a quienes no tienen hoy día más alternativa que recurrir a los planes sociales para sobrevivir.

Estas semanas acudimos a un aluvión de discursos de derecha ante el acampe de los movimientos sociales, tanto del Gob. de Alberto Fernández como de la oposición, anudandose en una misma agenda de derecha que pedía represión para las miles de familias que reclamaban en la 9 de Julio.

Te puede interesar: Infancias en el acampe: ¿Es un lugar la calle para dormir, pero no para protestar?

Las jornadas laborales eternas impuestas con el pluriempleo por la realidad de ajuste, nos intenta someter individualmente a salidas del “sálvese quien pueda”; el sistema nos somete socialmente a naturalizar la explotación, el cansancio producido por el tener más de un laburo.

Ante la salida individual, este 1ero de Mayo te invitamos a conocer las realidades de cientos de trabajadores de las infancias, de otras esferas laborales, de las familias que pelean por un techo digno para sus hijos e hijas, de estudiantes secundarios, universitarios.

Te invitamos a debatir, pensar juntos una salida a medida de nuestras necesidades, a participar de las asambleas que se estarán realizando en todo el país, encontrarnos para pensar una salida a la crisis que intentan hacernos pagar los y las trabajadores, a organizarse para enfrentarla.

Te puede interesar: Hacia el 1° de Mayo: asambleas abiertas del PTS y actos del Frente de Izquierda en todo el país




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias