×
×
Red Internacional

Alemania.Más de un millón de berlineses a favor de la expropiación de las empresas inmobiliarias

El Domingo los ciudadanos de Berlín votaron a favor de la expropiación de las grandes empresas inmobiliarias. Con una mayoría del 56,4%, votaron a favor de devolver unos 240.000 departamentos a la propiedad pública. Hay que celebrar este resultado. Pero los accionistas de la inmobiliaria Vonovia también tenían motivos para celebrar. ¿Cómo encaja todo esto?

Lunes 27 de septiembre | 20:02

Siguió siendo cautivador hasta bien entrada la noche. Después de horas de discusión sobre las proyecciones para las elecciones al parlamento federal alemán y regional en Berlín, por fin estaban disponibles las primeras proyecciones del referéndum "Expropiar Deutsche Wohnen und Co." (DWE). Más de un millón de los 2,6 millones de votantes estaban a favor de expropiar a los grandes propietarios. Se trata de una votación histórica que muestra claramente cómo las consignas radicales pueden llegar a amplias masas.

La crisis del mercado de la vivienda capitalista, que empuja a la gente a la falta de vivienda y al desplazamiento, hace que las demandas anticapitalistas de expropiación sean repentinamente capaces de obtener un apoyo mayoritario. El resultado es una victoria para el movimiento de los inquilinos, que lleva años organizándose contra el Senado de Berlín, que defiende a los agentes inmobiliarios y desaloja a las personas que no llegan a cubrir el costo de las viviendas con violencia policial.

Los votos a favor de la expropiación son, significativamente, más votos que los obtenidos por el SPD (Partido Socialdemócrata Alemán), los Verdes y Die Linke juntos, lo que nos muestra que la demanda de expropiación tiene una amplia base más allá de los partidos gobernantes y que el próximo gobierno de Berlín estará bajo mucha presión política si va en contra de la decisión de la mayoría.

Sin embargo, el resultado positivo del referéndum no significa en absoluto que los próximos partidos del Gobierno local vayan a aplicar las exigencias votadas. Ya en vísperas de las elecciones, los dos partidos ahora más fuertes, el SPD y Los Verdes, han expresado su oposición o sus críticas a la cuestión de la expropiación.

La propia Franziska Giffey, probablemente la futura alcaldesa, declaró tras las elecciones: "Sigo creyendo que las expropiaciones no ayudan a crear ni un solo piso nuevo ni a resolver la gran cuestión de la vivienda asequible." Así que Giffey no ejecutará las expropiaciones. Sin embargo, dijo después que el SPD respetará el resultado del referéndum, lo que demuestra la presión política del movimiento de inquilinos y del DWE sobre los partidos gobernantes.

Cuando se le preguntó qué significaba esto, anunció revisiones legales y consultas de constitucionalidad, lo que indica que, en primer lugar, está utilizando tácticas dilatorias para ganar tiempo para sí misma y para las empresas, y, en segundo lugar, quiere utilizar cualquier salida legal y engaño contra el referéndum. Ya vimos cómo reaccionó el Tribunal Constitucional contra la medida que imponía la limitación de los aumentos de alquileres en Berlín, y cómo el SPD se alegró por dentro.

Pero lo que el SPD puede hacer en su lugar, lo demostró anteayer, cuando volvió a comprar unos 14750 pisos a las inmobiliarias Vonovia y Deutsche Wohnen, de modo que las empresas ganaron unos 2000 euros por metro cuadrado más de lo que habían pagado originalmente al Senado en el curso de las privatizaciones de los años 2000.

Por ello, también es comprensible que la cotización de Vonovia, el gigante inmobiliario afectado por una posible expropiación, subiera cuatro puntos porcentuales tras conocerse los resultados de las elecciones a la Cámara de Representantes, a pesar del resultado del referéndum. Obviamente, los accionistas son conscientes de que el próximo gobierno de Franziska Giffey no hará cumplir la voluntad del pueblo, sea cual sea la constelación gubernamental que surja.

Sin embargo, será importante la decisión del partido reformista DIE LINKE: si acepta participar en el Gobierno y apaciguar así a una parte del movimiento, aunque de hecho el gobierno no tenga perspectivas de aplicar las expropiaciones. O si se mantiene su apoyo a la iniciativa, lo que sólo puede significar que debe rechazar una coalición de gobierno con el SPD y los Verdes, y en su lugar apoyar activamente el movimiento desde la oposición.

Los últimos años del movimiento de inquilinos han demostrado claramente que los berlineses no pueden confiar en los partidos del Senado local y sólo pueden confiar en el poder de la movilización independiente.

Así que para mantener la perspectiva de una expropiación seria, la presión de la calle no debe ceder. Los partidos ya han demostrado claramente que no quieren tomarse en serio la votación. Más de un tercio de los berlineses, personas sin pasaporte alemán, no pudieron votar en el referéndum. Aunque son ellos los que sienten con especial intensidad la presión del mercado inmobiliario, no pudieron emitir su voto.

En la calle, sin embargo, pueden luchar juntos - independientemente de si tienen o no pasaporte alemán - por la expropiación sin indemnización, por no dar a Deutsche Wohnen y compañía ni un céntimo y por utilizar el dinero en su lugar para mejorar la educación y la integración de las empresas subcontratadas de los hospitales.

El próximo gobierno de Berlín se enfrentará a una amplia oposición social que votó a favor de la expropiación. Ahora es importante que el movimiento de inquilinos no se adapte al gobierno, sino que envíe una señal clara, ya durante las primeras negociaciones de la coalición, de que el referéndum y la necesidad de expropiación no deben obviarse y que está dispuesto a utilizar todos los medios - desde movilizaciones y huelgas consecuentes hasta huelgas de alquiler- para luchar por la expropiación.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias