×
Red Internacional

En Pérez Millán, sede del frigorífico Arrebeef, los casos van en aumento exponiendo la salud de cientos de trabajadores. Mientras tanto, Borrel sigue incrementando sus ganancias.

Martes 11 de mayo | 15:10

No es la primera vez que el frigorífico ArreBeef se convierte en un lugar de contagios masivos. El año pasado, en la primera ola de la pandemia, 900 trabajadores debieron ser aislados, dando positivo de Covid 19 cientos de ellos por la alta exposición al virus que se vivía a diario en la planta, exponiendo no solo la salud y la vida de los obreros y obreras sino también de sus familias.

Hoy la situación se agrava nuevamente. Con la puesta en funciones del frigorífico, los casos comenzaron a aumentar exponencialmente, llegando en la actualidad a tener que aislar a más de 80 trabajadores por haberse expuesto a casos positivos dentro de la planta. Esto demuestra la sistemática falta de protocolos seguros dentro de los diferentes sectores que se encuentran en funciones dentro del frigorífico, sin controles ni testeos y sin un plan serio de seguridad e higiene que evite que ir a trabajar sea una sentencia para contraer coronavirus.

Te puede interesar: Acto en las puertas de ArreBeef

Desde el gobierno municipal de Ramallo declararon que “meses atrás se han realizado manifestaciones y eso puede impactar a la hora de contraer el virus”. Estas declaraciones intentan culpar de los contagios a los trabajadores y trabajadoras que se vieron obligados a pelear por mejores condiciones de trabajo y por salarios que no dejen a sus familias bajo la línea de pobreza, mientras que protegen al millonario Borrel que sigue aumentando sus ganancias mediante la exportación de carne a costa de la salud y la vida de los operarios. Sin embargo, todavía hay cientos de obreros que siguen sin ingresar a trabajar y muchos de ellos ya recibieron telegramas de despido, dejando sin sustento y sin obra social a sus familias en medio de la pandemia.

Te puede interesar: Trabajadores ocupados y desocupados se manifestaron por salario, IFE, vacunas y en apoyo a las luchas

Por otro lado, el gobierno de Ramallo tampoco dice que los habitantes de Pérez Millán solo cuentan con un pequeño centro de salud, totalmente insuficiente para la enorme cantidad de casos que surgen en el seno del frigorífico. Muchos trabajadores y familiares deben viajar a la ciudad de Ramallo o San Nicolás para ser atendidos. Además, ninguno de esos trabajadores se encuentran contemplados en el plan de vacunación, siendo que, como ya se desarrolló, se encuentran permanentemente expuestos a contraer el virus en la planta. Es necesario exigir ya un plan de vacunación masiva para todos los trabajadores y trabajadoras, la salud y la vida valen más que las ganancias de Borrel.

Como se ve en numerosas ciudades del país, la multiplicación de los contagios no sucede por falta de responsabilidad individual o por manifestarse, sino que el foco de contagio se encuentra en los lugares de trabajo como ArreBeef, que con el objetivo de incrementar cada vez más las ganancias del patrón pone como moneda de cambio la salud de los trabajadores y sus familias.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias