Uruguay

PARO GENERAL

Más de 40 mil trabajadores se movilizaron en Montevideo

El pasado jueves 17 se llevó a cabo el paro general parcial convocado por el PIT-CNT. La medida, que se hizo efectiva de 9 a 13hs, constituye el cuarto paro general (tres parciales y uno de 24hs) desde que asumió Tabaré Vázquez el 1º de marzo pasado.

Sábado 19 de septiembre de 2015 | Edición del día

El pasado jueves 17 se llevó a cabo el paro general parcial convocado por el PIT-CNT. La medida, que se hizo efectiva de 9 a 13hs, constituye el cuarto paro general (tres parciales y uno de 24hs) desde que asumió Tabaré Vázquez el 1º de marzo pasado.

La jornada de movilización fue convocada con la consigna “Cuando a los trabajadores nos va bien, al país le va bien” por un Secretariado Ejecutivo fuertemente criticado por las masivas asambleas de base de los gremios de la educación.

A las 9.30 de la mañana comenzaron a llegar las coloridas columnas de los distintos sindicatos a la explanada de la Intendencia para luego partir hacia el Palacio Legislativo. Batucadas y cuerdas de tambores iban mezclando a trabajadores de la construcción y de la salud, mientras se hacía cada vez mayor la afluencia de gente. A su vez, se hacían presentes los trabajadores de las empresas estatales, de COFE (estatales), metalúrgicos, de la aguja, del cuero, y una destacada delegación de los trabajadores del supergas, entre otros gremios.

Las trabajadoras y trabajadores de FRIPUR que están luchando por mantener su fuente laboral se hicieron presentes junto a su sindicato, el SUNTMA. Las trabajadoras siguen reclamando por una solución rápida para su situación.
En un paro general donde todavía retumban los ecos de la gran lucha educativa, los gremios de la educación no se hicieron presentes en gran número. Es que la actuación del Secretariado del PIT-CNT y las direcciones de las federaciones, hizo que pesara el rechazo a éstas en las bases docentes.

Ya con la discusión presupuestal a pocos días de terminar, entran en negociación las rondas salariales privadas. Al presupuesto "austero" del gobierno para el sector estatal, se suman las intenciones de los empresarios y el mismo gobierno de "desindexar" los salarios, lo que en números reales significaría una rebaja salarial. La semana anterior había estado marcada por los nuevos roces internos en el bloque gobernante, esta vez generados entre Daniel Olesker (ex-Ministro y ahora en el Instituto Cuesta-Duarte del PIT-CNT) y los miembros del actual gabinete como María Julia Muñoz, quien acusó al ex-Ministro de "desleal". Olesker había levantado polvareda con su propuesta de "más impuestos para garantizar un buen presupuesto", proponiendo gravar más fuertemente a las franjas más altas del IRPF (impuesto al salario). Sin embargo, esta propuesta no sale de los márgenes del gobierno, ya que no busca implementar impuestos progresivos a las grandes extensiones de tierra, o a los grandes empresarios nacionales y extranjeros.
Ya en las afueras del Palacio Legislativo el primero en tomar la palabra fue Daniel Diverio, Secretario General del SUNCA (construcción). Con un discurso al que le intentó dar un tono más combativo, aunque desplegando su estrategia conciliadora, llamó a solidarizarse con FRIPUR y reclamó la aprobación de leyes obreras. Al igual que los otros dos oradores, se tomó un tiempo para defender y reivindicar la actuación del Secretariado, planteando que "está bien que cada sindicato tenga sus estrategias y sus tácticas para lograr los objetivos, pero no está bien poner de responsables a otros cuando no se logran los objetivos, eso no es de revolucionario. Hay que hacerse cargo, hay que hacer autocrítica". Sabio consejo, si no fuera que la actuación del PIT-CNT estuvo lejos de rodear de solidaridad el conflicto docente y llamar a un paro general de 48hs para que éste triunfe.
Recordemos que los docentes de enseñanza primaria, secundaria, técnica, y los trabajadores no docentes se lanzaron a la lucha el mes pasado por el 6% del PBI para la educación pública y un salario igual a 30 mil pesos al 1º de enero de 2016.

"Esta es la dirección más representativa"

Las perlitas las puso el último orador, Fernando Gambera. El Secretario de Relaciones Internacionales de la central obrera comenzó su alocución acaloradamente contra la derecha y los medios empresarios como El País. "Bo, diario El País, peleador, a ver si ponés una foto de esto, hermano (en alusión a la muchedumbre)", fueron algunas de las primeras expresiones del miembro de corriente sindical Articulación que se mostraba nervioso. A continuación lanzó "Esta es la dirección más representativa, déjense de decir boludeces", desafiando sin decirlo no solo a los diarios, sino a los sindicatos de la enseñanza que una y otra vez han repudiado la actitud boicoteadora del conflicto que mantuvo Fernando Pereira, Presidente del PIT-CNT, dirigente de la FUM (magisterio) y también integrante de Articulación. Acto seguido, el dirigente se dedicó a atacar al "divisionismo" y llamó a combatirlo, mostrando su costado macartista contra las voces disidentes. Un discurso que de conjunto se puede decir que utiliza la palabra "unidad" para dividir a maestras y docentes del resto del movimiento obrero. Es que ante la situación económica y las pautas del gobierno y empresarios, la dirección de la central no puede permitirse que (como ocurrió en la lucha educativa) los trabajadores rechacen en asambleas de base los acuerdos que firman los dirigentes.

En referencia a la esencialidad, se limitó a marcar la "grandeza" de un gobierno que "supo dar marcha atrás", lo que para el dirigente reafirma su autoridad (en alusión a las críticas de Lacalle Pou). Sin embargo se olvidó de señalar que la esencialidad fue quebrada por miles en las calles movilizados en defensa del derecho de huelga. En su discurso, más que hablarle a los trabajadores, parecía dialogar con el gobierno y la oposición.

Cuando parecía haberse escuchado todo y la gente se estaba yendo, Gambera tuvo tiempo para lanzar más conceptos. "El movimiento sindical nació para cuidar las instituciones y la democracia", o "dicen que gobiernan los sindicatos... que quede claro que los sindicatos nunca gobernamos, nunca quisimos ni querremos gobernar". Dos aseveraciones que pintan de cuerpo entero la estrategia de Articulación.

Pese a los dichos de la dirección burocrática, el paro expresó una acción obrera importante donde se pusieron como bandera los reclamos más sentidos de la clase trabajadora uruguaya que ya no puede seguir viviendo con los salarios de miseria, que ya no quiere que sigan cerrando las fábricas y dejando a miles sin trabajo, y que comienza lentamente a ver cómo la salida del gobierno frenteamplista empieza a mostrar su agotamiento como proyecto reformista.

Frente a la estrategia de falsa “unidad” de la dirección del PIT-CNT, se hace necesaria la pelea por unir las reivindicaciones de los trabajadores de la educación y las demandas de los obreros del sector privado de la economía, recuperando los sindicatos para estos reclamos y barriendo con estos dirigentes oficialistas.







Temas relacionados

Uruguay   /    Tabaré Vázquez   /    Frente Amplio   /    Montevideo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO