×
×
Red Internacional

A días del inicio del Jury contra los jueces que absolvieron a los femicidas de Lucía Pérez, nos acercamos a la muestra “El Cuarto de Lucía” en La Plata. Su mamá Marta y su papá Guillermo hablan de la lucha de una familia que busca justicia de manera incansable.

Julia PeñalbaTrabajadora judicial

Domingo 21 de noviembre | 12:15

El cuarto de Lucía es una muestra itinerante con objetos reales que visitó varias ciudades, actualmente se encuentra en La Plata, en el Museo de la Memoria de la CPM (calle 9 entre las avenidas 51 y 53 ). Reconstruye la habitación de Lucía Pérez, tal y cómo lo dejó la última vez que salió de su casa, para ya no volver.

La vida de una joven que vibraba con las letras de los redondos, "llena de sueños y proyectos", así la describen quienes más la conocieron. Sus ojos de fondo, los rostros de tantas otras por quienes pedimos justicia, y el grito por Ni Una Menos que escapa por los parlantes completan el escenario. En un rincón, el afiche con la letra de una canción que Lucía escribió “…me boxeo con la vida otra vez…”

¿Por qué el caso de Lucía es emblemático?

Los padres de Lucía, Marta y Guillermo se encuentran presentes en la muestra de manera casi permanente, contando quién era Lucía y qué mensaje quieren dejar. Sus pecheras con la frase estampada “Lucía, por vos juramos vencer”, lo dice todo. Una joven adolescente que observa la muestra con sus docentes se le acerca a Marta: "¿Sos su mamá?", pregunta tímidamente. Y antes de que le responda la abraza con fuerza.

Marta habla de cifras. Nos cuenta que ya hubo 262 femicidios en lo que va del año. Esa cifra la obtienen del trabajo que realizan desde el Observatorio Lucía Pérez, ya que no se cuenta con cifras oficiales al respecto. En el observatorio también figuran los datos de funcionarios denunciados, muchos de ellos aún en sus puestos, según nos comenta el mismo papá de Lucía.

Marta es clara cuando afirma que el cuarto de Lucía es el cuarto de todas, y que parte de la idea de la muestra es tomar conciencia de que esta lucha es colectiva, que es de conjunto, y que lo vivido por su hija debe ser un emblema de lucha, para que ninguna mujer más deba pasar por esto.

Por eso deciden organizarse, no sólo contra los femicidas de su hija, sino también contra un Poder Judicial misógino y lleno de privilegios para unos pocos. Guillermo es contundente al mostrar todo el recorrido que transitaron, lleno de obstáculos y de incertidumbre, sin más recursos que el dolor y la bronca.

Desde las trabas en la investigación, hasta las dificultades económicas para acceder a abogados, los privilegios de los magistrados, los beneficios del poder y las promesas de los gobiernos de turno que nada hicieron para que el caso se esclarezca. “No puede ser que dependa de intereses políticos que un juez asuma o se vaya de su cargo”, afirma. En efecto, los privilegios de los magistrados, la forma anti democrática de elección y acceso a sus cargos, es uno de los engranajes en que se sostiene el Poder Judicial actualmente.

Sin embargo, Guillermo destaca también la solidaridad de toda la organización del movimiento de mujeres y la comunidad LGBTIQ+, y el apoyo sin el cual no hubiesen llegado a esta instancia.

Marta y Guillermo se muestran movilizados y conmovidos, ansiosos por lo que suceda el día 23, el que establecen como un momento histórico. “Que se destituyan estos dos jueces es importantísimo, es un mensaje para la sociedad”, expresa el papá de Lucía. Sería de los primeros casos en que un Juez en Argentina es destituido por falta de perspectiva de género, y por fallos misóginos, tal como el mismo Guillermo menciona. Recientemente,el juez Francisco Pisa fue destituido por un Jurado de Enjuiciamiento, debido a su actuación en el caso de Paola Tacacho, la docente salteña que fue asesinada en Tucumán por el hombre que la acosaba, un buen antecedente.

Lucía se convirtió en bandera, porque nos enojó, porque nos impulsó a salir a las calles, y porque hoy estamos viendo que toda esa bronca organizada puede más. Somos la ola imparable de la marea verde que conquistó el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Vamos por su efectiva implementación, por los derechos de todas las mujeres y diversidades, en nombre de Lucía y de todas las que ya no están.

El caso Lucia

En el año 2016 Lucía Pérez Montero tenía 16 años. El mediodía del 8 de octubre fue vista por última vez al salir de su casa: fue víctima de un brutal femicidio. Su caso impactó a toda la sociedad, en el marco del crecimiento del movimiento de mujeres y diversidades al grito de Ni Una Menos.

El 19 de octubre de 2016, ese movimiento se apropió de la gran herramienta de la clase trabajadora para defender y conquistar derechos, hicimos el primer paro en contra de la violencia patriarcal, y ganamos las calles con masivas movilizaciones por Lucía, y por tantas más, con repercusión internacional.

Dos años después, en el año 2018 se desarrolló el Juicio Oral a los tres acusados por el abuso sexual y posterior femicidio de Lucía: Juan Pablo Offidani, Matías Gabriel Farías y Alejandro Maciel. En ese entonces, el fallo del Tribunal Oral Criminal N° 1 de Mar del Plata, volvió a llenarnos de bronca, dolor e impotencia. Con terribles argumentos misóginos, centrados en la vida de Lucía, absolvieron a los tres imputados de los delitos de abuso sexual y femicidio, condenándolos solo por el delito de tenencia de estupefacientes para su venta. Nuevamente salimos a la calle, con mucha bronca sí, pero también con fuerza y convicción de lucha.

Tras dos años, el 12 de agosto de 2020 se anuló aquel despreciable fallo, encontrándose la familia a la espera de una nueva fecha de juicio..

Los tres jueces involucrados, Aldo Carnevale, Pablo Viñas y Facundo Gómez, fueron suspendidos de sus cargos. El próximo 23 de noviembre se llevará a cabo la audiencia preliminar del Jury de enjuiciamiento contra Viñas y Gómez Urso, mientras que Carnevale accedió a la jubilación, con autorización de la ex gobernadora María Eugenia Vidal. Una vez más, la campaña nacional Somos Lucía, sus familiares y todo el movimiento de mujeres y diversidades, se encontrará en las calles. Volveremos a mostrar nuestra fuerza ante este hecho catalogado por la misma familia de histórico.

Seguimos exigiendo un plan de Gobierno contundente y real para combatir la violencia machista, dejando de ser discursos o medidas aisladas que no modifican sustancialmente la situación alarmante. La realidad es que el gobierno no dispone del presupuesto necesario para medidas mínimas que prevengan los femicidios, mientras sí privilegia el pago de deuda a los organismos internacionales. Lo reservado para la deuda pública es 100 veces el presupuesto para todo el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad.

No queremos más ministerios de cartón, con discursos para la foto y medidas aisladas. ¡Seguimos exigiendo un plan integral para prevenir la violencia machista!

Te puede interesar: Discursos y hechos sobre las políticas públicas contra los femicidios

Este 23 de noviembre, volvemos a encontrarnos en calle 7 e/ 51 y 53 (Salón Dorado) desde las 9 hs. para acompañar a la familia, exigir bien fuerte la destitución de los jueces misóginos que absolvieron a sus femicidas, y un nuevo juicio urgente ¡Justicia por Lucía Pérez!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias