Política

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

Manzur pide a Macri una prisión, familiares de Ariano y Emanuel piden justicia

Tras la muerte de dos jóvenes en un destacamento policial se destapó nuevamente el hacinamiento en cárceles y comisarías. Una salida represiva. Familiares desnudan un régimen perverso y corrupto

Juan Lobo

@CanisLupus1917

Miércoles 25 de noviembre de 2015 | Edición del día

Fotografía: APA

Regino Amado, flamante ministro de Gobierno de Juan Manzur, realizó declaraciones donde afirma que pedirá al recién electo presidente, Mauricio Macri, fondos para la construcción de un nuevo penal en el Este tucumano: “El crecimiento demográfico nos obliga a sacar a la cárcel del ámbito municipal por todos los riesgos que representa tener una penitenciaria dentro de la ciudad.”

Tras la muerte de Ariano Biza y Emanuel Gallardo, en junio de este año, tras un incendio donde la guardia se negó a rescatarlos, volvió a poner en el tapete el hacinamiento en cárceles y comisarias. La justicia presentó un habeas corpus ese mismo día para conocer las condiciones de detención, saber cuántos detenidos había en las comisarías y que se presente un plan para que los privados de su libertad sean alojados en lugares con condiciones acordes. El ejecutivo no cumplió ninguno de los puntos y sólo atinó a comenzar a construir una nueva alcaidía en el ya existente penal de Villa Urquiza, donde alojaría a los detenidos en las comisarías. Ahora nada de esto alcanzaría, ya que según el Ministro “estamos trasladando a todos los presos que había en las comisarías tal como lo ordenó la Justicia pero, a su vez, no podemos dejar de hacer procedimientos y detenciones. Esto provoca que los calabozos de las comisarías vuelvan a llenarse. Por eso, pediremos que se licite la construcción de una nueva cárcel”.

Las Comisarías se mantienen repletas para seguir recaudando dinero de los familiares merced a las detenciones arbitrarias y las razias que nuevamente comenzaron a realizarse en barrios de la periferia, con el amparo de las inconstitucionales contravenciones y el habitual armado de causas para extorsionar a las familias de los detenidos. De políticas estructurales para combatir la pobreza, la falta de trabajo y perspectivas de la juventud pobre, ni una palabra.

Familiares de víctimas de Brigada Norte desnudan el relato del Estado

Facundo y Noemí -familiares de Emanuel y Ariano- realizaron declaraciones en una radio local, donde muestran nuevamente la aberrante situación de los detenidos, en manos de una policía corrupta y represora.

Facundo señaló que “tras casi 5 meses de esta masacre que pasó en Brigada Norte, hasta ahora seguimos con lo mismo: sin tener ningún imputado, estamos como en el comienzo, sólo que tuvimos un par de avances, tardos, pero empezó la reconstrucción del hecho.” El joven se refirió al comienzo de las pericias en el destacamento policial, a cargo de Gendarmería. Y desmintió las nefastas declaraciones de un abogado que defiende a la Policía, quién manifestó que fueron los mismos presos quienes se negaron a ser auxiliados por la fuerza policial.

Denunció que la celda donde estaban hacinados los 18 jóvenes -la escena del crimen- fue remodelada, pintada y que hasta les cambiaron las puertas, seguramente para disimular las condiciones de los detenidos y encubrir la responsabilidad de la Policía y el Estado. También destacó que en la Comisaría 1ra se vivió una situación similar, tras golpizas y malos tratos repetidos y ante la amenaza de una nueva irrupción de la Infantería (que tiene el rol de apalear a los detenidos), tuvo lugar un nuevo incendio que bien podría haber terminado en otra tragedia. "¿Hasta cuándo vamos a seguir con esto? Este gobierno no se hace cargo y no encontramos ningún responsable" Otra grave irregularidad es que trascendió que el candado que los policías supuestamente no podían abrir, porque se había roto por lo cual era un importante elemento de prueba desapareció... "Si ellos no tienen nada que ocultar, ¿por qué modifican la escena del crimen? Se perjudican a ellos mismos."

A su turno, Noemí -madre de Emanuel- se preocupó por "antes que nada, dejar bien en claro que la impunidad con que se maneja la Policía, acá en Tucumán, es responsabilidad absoluta del Gobierno, no solamente recae en el Poder Judicial. En Tucumán se ha convertido en algo sistemático la tortura, las muertes en cárceles y comisarías. El gatillo fácil para ellos es algo diario, porque a diario están matando a los chicos. Los jóvenes son víctimas y mayormente cuando son pobres, discriminados por usar gorra, por el apellido, por portación de rostro."

Para Noemí, Ariano y Emanuel fueron asesinados en Brigada Norte cuando los podrían haber salvado, "no los quisieron salvar directamente". Denunció que a Emanuel incluso quisieron sacarlo a robar para la fuerza policial. "Todo está denunciado, la fiscalía tiene conocimiento”. Denunció la corrupción y coimas que cobra la policía para que el preso acceda a un celular o a tomar una gaseosa. Estas coimas y procedimiento corrupto tuvo lugar en la misma detención de Emanuel, donde "por no tener $20.000 para pagarle a un Comisario le hicieron una causa donde va detenido mi hijo y donde la Fiscal Reuter en vez de detener a los policías -tenía las pruebas en la mano del cohecho, fotocopias de los billetes que fueron entregados a los uniformados- detiene a Emanuel y sus hermanos, sabiendo que era una causa armada. Diciendo yo que mi hijo corría riesgo, ya que había denunciado a los Comisarios, ella me aseguró que iba a resguardar la vida de mi hijo y lo mandó a la Brigada Norte. No lo resguardó, sin juzgarlo lo condenó, lo condenó a muerte.”

Noemí comento que tras los 5 meses de que ocurrió la masacre la causa tuvo un avance, un pequeño avance, pero las familias de Ariano y Emanuel fueron víctimas de hostigamiento, ataques y persecución a los hermanos. La motorizada llegó a fracturarle la pierna del hermano de Emanuel, tras el comienzo de las movilizaciones al palacio de Tribunales, entre una larga serie de ataques que llegan hasta estos días… "Presentamos habeas corpus porque los chicos no pueden circular con libertad, no pueden trabajar con libertad, porque están permanentemente amenazados por la Policía. Todos sabemos que la Policía es una gran familia. Pero también sabemos que la Policía de Tucumán está entrelazada con el delito, entonces partamos de ahí. Son rápidos para hacer una detención arbitraria, una contravención que si no tenés para "ponerte" lo que ellos quieren, el dinero, te hacen una causa. Y la Fiscalía trabaja la causa como la Policía la manda. El Poder Judicial no quiere admitir que la Policía es corrupta, porque le conviene o porque todo es un solo aparato de corrupción. El Gobierno hace cuánto que sabe de la situación de los detenidos y no hizo nada”

"El 29 se cumplen 5 meses de la muerte de los chicos, vamos a hacer una marcha el día lunes 30 en avenida Sarmiento, frente a Tribunales donde vamos a pedir la imputación de los policías que estuvieron ese día en la Brigada. Queremos saber qué grado de responsabilidad le corresponde al personal policial que ha estado ese día." Facundo también invitó a participar de la movilización: "los invitamos a todos los que están escuchando, sobre todo a los jóvenes para decir: ni un pibe menos, basta de gatillo fácil, la vida de un pibe pobre vale igual que la vida de un pibe rico.”







Temas relacionados

Brigada Norte   /    Cárceles   /    Violencia policial   /    Libertades Democráticas   /    Tucumán   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO