×
Red Internacional

Cine. Premios Oscar.Mank, la película con diez nominaciones y varios debates

La película de David Fincher sobre el guionista de "El ciudadano Kane" ha generado diversos debates

Violeta Bruck@Violeta_Bk

Viernes 23 de abril | 15:56

Mank narra la historia de Herman Mankiewicz, un guionista norteamericano que trabajó con Orson Wells en su clásico film El ciudadano Kane (Citizen Kane, 1941) que reaviva y promueve una antigua controversia sobre quien realizó los principales aportes detrás de esta obra.

Realizada por David Fincher, el director de Alien 3, Seven, El club de la pelea, Facebook, la red social, entre otras, está basada en un guión de su difunto padre Jack Fincher y producida por Netflix. Es el principal caballito de batalla de este gigante del streaming que participa con más de 35 nominaciones con producciones en diferentes rubros de los premios Oscar.

La crítica en su mayoría festejó la película, que tuvo amplia repercusión en los medios internacionales. Es que más allá de los gustos, se entiende también que el gasto en el marketing y estrategias de lanzamiento de Netflix para su preferida a los premios tuvo su efecto. Pero recorriendo otras voces y lecturas aparecen interesantes críticas y cuestionamientos.

La película se centra en la primer etapa del proceso de escritura del guión de Citizen Kane, con Gary Oldman interpretando a Herman Mankiewicz y Tom Burke a Orson Wells.
En 1940 Wells firma un contrato con RKO, que le permite libertad creativa y control de la película. Como estaba a su vez con otros proyectos, se contacta con Mankiewicz para la escritura del guión. Mank se estaba recuperando de un accidente asi que se traslada a una casa de campo para escribir tranquilo. En la estadía se encuentra también su secretaria Rita Alexander y el socio de Welles, John Houseman. La historia que escribe se basa en la vida del magnate de la prensa William R. Hearst, a quien Mankiewicz conocía.
Así la película de Fincher intercala el desarrollo de la escritura del guión, donde hace hincapié en las supuestas presiones y arrogancia de Wells, con escenas de la historia del magnate Hearst y su emporio periodístico, su relación con el poder, los espectáculos y la política. Recrea el clima del Hollywood de los años 30 y el contexto en donde la depresión económica daba espacio al emerger de nuevos referentes de izquierda como el escritor socialista Upton Sinclair. Está filmada en blanco y negro y emula planos y ángulos de El ciudadano Kane.

La línea principal de la película es atribuir el guión de Citizen Kane a un solitario Herman Mankiewicz, como si Wells no hubiese trabajado en continua reelaboración y reescrituras de escenas, antes y después de esas semanas en la casa de campo.
La idea parte de unas tesis publicadas en el libro Raising Kane de1971 escrito por la crítica Paulina Kael. Un trabajo fuertemente discutido y rebatido en otras publicaciones por los críticos Peter Bogdanovich y Jonathan Rosenbaum, entre otros destacados e importantes ensayistas. En 1986 Robert Carringer publicó un análisis de los borradores del guión, accediendo a los archivos de RKO, dejando en claro que el proceso fue de total colaboración y más adelante en 1991 la cineasta e investigadora Laura Mulvey, en un estudio sobre la película refuerza esta idea.

La producción de Netflix trae al presente esta controversia que se expresa en renovadas críticas.
A propósito del tema el crítico David Walsh ha escrito “Pero todas estas dificultades simplemente apuntan más allá de sí mismas a problemas subyacentes más serios: la invención o falsificación de hechos y personalidades históricas…Los Finchers sitúan a su Herman Mankiewicz como un partidario y algo así como un mártir en la campaña cuasi-socialista de 1934 de Upton Sinclair para gobernador. Pero no hay indicios de que desempeñara ningún papel en esto…” y agrega “En cuanto a otra cuestión central en Mank, la autoría del guión de Citizen Kane, realmente no debería haber "controversia" en este punto. La erudición seria ha demostrado, una y otra vez, que Mankiewicz y Welles colaboraron, ya sea que estuvieran en el mismo lugar o no, en el guión”.

El historiador y crítico de cine Joseph McBride cita en su nota el trabajo de Carringer: “La principal contribución de Herman Mankiewicz al guión de Citizen Kane se realizó en las primeras etapas en Victorville. Allí se elaboraron la lógica de la trama y establecieron los contornos generales de la historia, los personajes principales y numerosas escenas y líneas que eventualmente aparecerían de una forma u otra en la película… El trabajo apenas había comenzado… En las siguientes ocho semanas que pasó a manos de Wells el borrador final se completó, el guión de Citizen Kane fue transformado, principalmente por él...”
Por su parte Jonathan Rosenbaum dijo a propósito del estreno “Herman Mankiewicz es, sin duda, víctima de un ladrón de créditos, pero el ladrón en cuestión no es Orson Welles sino el director David Fincher... Me cansé muy rápidamente de todas las frases ingeniosas, tanto de Herman como de Jack, y pensé: "¿Puede alguien, por una vez hablar de manera normal? ¿Es el cinismo la única especia que se nos permite degustar?”

Más allá de estos debates, lo cierto es que El ciudadano Kane es una de las películas más destacadas de la historia de cine. Su renovación formal, el uso del lenguaje cinematográfico de una forma novedosa, los ángulos, la profundidad de campo, los encuadres, son elementos estudiados en todas las escuelas de cine, son el trabajo de una transformación creativa de la historia y es el sello distintivo de Orson Wells, que se continúa a lo largo de toda su obra. Su camino chocó a cada paso con los grandes estudios y fue una figura perseguida, espiada por el FBI y expulsado de los Estados Unidos como parte de las listas negras del macartismo.

El éxito de Mank de Fincher expresado en su protagonismo de toda la temporada de premiaciones reaviva la controversia. Pero lo más importante de la historia entre Welles y Mankiewicz es la obra que crearon, un retrato de la burguesía norteamericana y los sectores de poder, sus secretos y decadencia, con una forma renovada en El ciudadano Kane , que el debate sirva para revisitar esta obra.

Trailer Mank:




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias