×
×
Red Internacional

Precarización.Maestras de Nivel Inicial en Córdoba: “Somos un número más y en reiteradas ocasiones nos dicen, si no te gusta, ahí está la puerta”

Milagros es profesora de educación inicial, cansada de la precarización laboral abrió una página de instagram @maestrasjardinerasunidas y nos compartió su testimonio y las denuncias que le llegaron. Empiezan a organizarse y proponen una reunión para la próxima semana.

Jueves 15 de julio | 18:21

"Mientras cursaba mi tercer año del Profesorado en el año 2018, el Gobierno Provincial abrió una nueva convocatoria para el Programa Primer Paso. Lo vi como una gran oportunidad para poder trabajar de lo que estaba estudiando, decidí presentar el formulario en un jardín maternal privado y tuve la suerte de salir sorteada. 20hs semanales por un sueldo de $5200", cuenta Milagros.

Continúa, "Luego de un año del PPP decidí dejar de trabajar para poder enfocarme en mi último año del profesorado. Y a fines del 2020 llegó el tan ansiado día, al fin, era Profesora de Educación Inicial; esa profesión tan anhelada por mí desde pequeña, recuerdo tardes enteras de mi infancia jugando a la maestra enseñándoles a peluches. Al fin había llegado el día en que un gran sueño de mi vida se hacía realidad.

Pero esas horas de encantamiento duraron poco, cuando tuve que enfrentarme a la realidad laboral docente. La salida laboral más “rápida” para las docentes de inicial es trabajar en jardines maternales privados, mandé mi currículum y fui a algunas entrevistas. Me resultó chocante que me ofrecieran $12.000 por trabajar 4 horas de lunes a viernes. Volvía de esas entrevistas con un sabor amargo, ¿Ese es el sueldo que debería cobrar una profesional de la educación? ¿Nuestra tarea de educadoras de la primera infancia es tan poco reconocida y valorada?

Una tarde escucho que el gobernador lanza una nueva edición del plan PPP, el mismo que yo había sido beneficiaria hace dos años. Pero me quedé realmente impactada cuando escuché que la remuneración por el PPP Aprendiz iba a ser de $15.000. O sea, ¡¿los jardines maternales pagan menos que lo que paga el PPP que ya es una miseria?!

En ese momento dije basta, esto no puede seguir así. Amar a la educación no solo es disfrutar y sentirse plena en la sala rodeada de niños/as, también es tener un sueldo digno y derechos laborales como obra social y aportes jubilatorios. Decidí abrir la cuenta de instagram en donde visibilice la situación laboral docente en los jardines maternales, y en menos de una semana he recibido muchos testimonios de compañeras contando las condiciones laborales en las que trabajan. Anhelamos y luchamos para que el Gobierno jerarquice a los jardines maternales, regulando también nuestras condiciones laborales. Necesitamos de un Estado que se haga presente en la educación de la primera infancia.

Ahora que empezamos a visibilizar nuestra situación es momento de unirnos entre todas, estamos organizando una reunión de meet para tomar acciones en conjunto y luchar por nuestros derechos laborales. (tel 3513544861 / Instagram: @maestrasjardinerasunidas)".

No es sólo Milagros

Rápidamente repercutió la bronca de las maestras, así lo expresó una de ellas “Yo estoy ganando $12.000, se me van $2000 en colectivo todos los meses y los días de paro no me pagan el taxi” Otra maestra agregó “A nosotros nos hacen trabajar feriados y encima no tenemos vacaciones ni de invierno ni verano”.

Agradeciendo la visibilización, una maestra escribió “Me parece muy bien que no se callen más...yo trabajé años y nunca avancé en nada. Decían que tenía obra social, seguro, y no fue así. Cuando tuve que operarme del brazo por la fuerza de levantar niños...me despidieron... ¡Mucha fuerza seños...a luchar!”

Otra denuncia hizo hincapié en el sistema burocrático que hay detrás de esta situación “La historia en los maternales siempre fue igual. Hace un tiempo empecé a verlos como una "mafia", porque necesitan docentes para mantener sus puertas abiertas, pero nos pagan menos que en cualquier otro sector. Y algunos ni en blanco te quieren tener. Es muy triste nuestra realidad, y más triste es todo el sistema burocrático que hay detrás de todo esto. Ya que tanto los de SADOP como el mismo ministerio deberían regularizar la situación de los maternales”.

“Nuestro trabajo también vale”

Así lo expresó una maestra, y agregó,“El maternal es sinónimo de desmerecer la profesión docente, estamos dentro de la institución 4 horas, y la tarea docente continúa en nuestros hogares, nos capacitamos, seguimos estudiando, nadie nos valora, ni nos ampara. Yo lo defiendo, pero que sea igualitario para las partes que intervienen en esa labor. Así como se unen las familias y directivos de estas instituciones para que se mantenga abierto en esta situación de pandemia, porque no hacer lo mismo por nosotras, por las docentes de nivel inicial que damos todo por esos seres más preciados que dejan en nuestras manos”.

Esta situación de las maestras no es nueva ni producto de la pandemia, así lo detallan varias maestras que hicieron llegar su voz: “6 años trabajé en un jardín en negro, sin aguinaldos ni vacaciones pagas, ni nada... hasta el año pasado... me cansé de tanta explotación por unos cuantos pesos".

En el interior de la provincia la situación es la misma: “En el interior no llegamos ni a 10 mil, haciendo 5 horas por días o a veces más. Nuestro título y capacitaciones valen mucho más que eso”.

Condiciones de trabajo precarias

Entre las denuncias se repite que la precarización no sólo se expresa en la miseria que les pagan, sino también en las condiciones de trabajo, “No es solo el bajo sueldo, muchas veces nos toca tener que hacer malabares en el maternal, además de estar a cargo de la sala, cambiar pañales, limpiar, abrir la puerta, cobrar cuotas, es mucho hacerlo todo al mismo tiempo”.

“Siempre se nos solicita trabajo extra, inclusive mayor al trabajo domiciliario que ya sabemos tiene la docencia. Como así también reiteradas veces se nos pide quedarnos más tiempo en el jardín o hacer horas extras que no son abonadas o son abonadas a un precio menor que la hora "acordada" Y como es de esperarse sin el aguinaldo que nos corresponde”.

“Juro que me sentí realmente una esclava”

Con esas palabras lo expresó una maestra y agregó “En mi primer trabajo como profesora titulada, la dueña de la institución me llevó a Entes Privados, a firmar la petición para adquirir el plan social para pibas y pibes que no tenían estudios y que no trabajaban. Yo fui sin entender mucho, me llevó bastante obligada, diciendo que si no recibía esa ayuda no me iba a poder pagar. Estando allá entendí todo, Entes Privados les avisaba y les "hacia la gamba " para que salgan los planes para todas las docentes TITULADAS menores de 25. Varias dueñas también les pedían planes para las más adultas y `sobre todo las embarazadas que son una cagada’ ".

Otras de las voces expresaron que han sido obligadas a mentir y ocultar la precarización en la que viven “En el jardín anterior, llegó el Ministerio de Trabajo y la directora nos hizo MENTIR (cabe aclarar que yo era la única que estaba en blanco, pero me hizo mentir en todos los datos que me solicitaban) y a mis compañeras las extorsionaba desde las puertas de cada sala para que la "ayudarán" a mentir. Algunas de mis compañeras que estaban en negro, no las dejó llegar al jardín. A otras les pedía que por favor dijeran que hacía una semana que estaban trabajando siendo que en realidad estaban hace 3 años o más.” Y finalizó remarcando “Tenemos que rebuscarnos y trabajar como niñeras, vender ropa, realizar algún trabajo extra ya que nuestro sueldo es bajísimo. Pero como te decía, no podemos hablar. Somos un número más y en reiteradas ocasiones nos dicen, si no te gusta, ahí está la puerta”.

El testimonio de Milagros y las decenas de denuncias que le llegaron expresa una precarización laboral “naturalizada” que empieza a estallar y visibilizarse, cansadas de que su trabajo no sea reconocido, que el Estado esté ausente sin regulaciones ni políticas ante una situación que no sólo es un problema laboral, sino también de miles de familias que no cuentan con pre-jardines públicos para sus niñes, donde sólo se cuenta con 470 casas cunas en toda la provincia, y sólo un poco más de 200 en toda la capital cordobesa. Y en estos casos, se repite la precarización de sus trabajadoras por parte del gobierno provincial.

“¡Apoyo a todas y la causa! Es muy muy injusto. Muy triste. Me da mucha impotencia.... Pensando en que otra cosa estudiar. otro trabajo.... ¿Quién vive con ese sueldo? Por más que tengas tres trabajos...(imposible)... Llegamos a cubrir lo básico para vivir. Yo trabajo en una sala cuna y amo el espacio en donde estoy.... Pero también es en negro... con el mismo sueldo del que todas están hablando...exigiéndonos, quienes son "supervisores" de las salas cunas, un montoooooón de cosas. ¿Y nosotras qué? Se burlan de nosotras. No valemos nada para el estado y la sociedad”, así lo denunció una de las tantas maestras que sumó su apoyo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias