Sociedad

TORMENTA DE NIEVE

Madrid colapsada por una nevada histórica: familias sin luz y trabajadores atrapados en carreteras

Una tormenta de nieve histórica ha colapsado la capital española. Los próximos días se esperan 12 grados bajo cero. ¿Cómo lo viven las familias sin luz y los trabajadores?

Sábado 9 de enero | 09:36

Foto: Inmediaciones de la Catedral de la Almudena , en Madrid, este sábado. EFE/ David Fernández

Desde la primera semana de enero se preveía para la noche de Reyes una nevada que sería histórica para Madrid. Y en efecto, así ha sido: en el momento en que se escribe esta nota, la capital está cubierta por un espesor de nieve de más de 30 cm, con una previsión de temperatura para la próxima semana de mínimos de -12 grados Celsius.

A pesar de la sal que se comenzó a echar en las calles a inicios de semana, el colapso ha sido casi inevitable para Madrid, que no está preparada para estos temporales. Se han cortado las carreteras donde permanecen cientos de coches y conductores atrapados, y se han cerrado colegios y universidades. El alcalde de la ciudad, Almeida, advirtió que Madrid estaba en alerta roja y los ciudadanos debían permanecer, para su seguridad, en sus casas, mientras llamaba al ejército a las calles para operaciones de emergencia.

Esto no impidió que los niños bajasen a jugar a la calle… ni que las empresas obligasen a los trabajadores a seguir en sus puestos. En efecto, miles camiones están atrapados en las carreteras, así como los autobuses de la EMT, cuyos conductores han permanecido durante toda la noche a la espera de las unidades bomberos para salir de los autobuses.

De igual manera, muchos usuarios de distintos establecimientos han descrito en las redes sociales que han tenido casi que huir de sus puestos de trabajo antes de que el colapso fuera absoluto y no pudieran siquiera volver a casa. Esto ocurría en mitad de una inmensa nevada, lo cual demuestra que lo único que temían los empresarios eran las pérdidas económicas, y por eso aguantaron hasta el final para dejar a los trabajadores ir a casa. Los accidentes laborales consecuentes también han sido noticia: un trabajador ha muerto fruto de alud y otro permanece gravemente herido.

La nevada tampoco ha venido bien para los planes de la Comunidad de Madrid para combatir la pandemia. La vacunación se ha paralizado y Ayuso no ha resuelto un protocolo especial para resolver esta situación. Por el contrario, ha permanecido en silencio y ha dado las gracias al Corte Inglés por ofrecer comida y ropa a los atrapados.

Sin embargo esto no es lo peor. Que colapse una ciudad tan poco preparada para estos temporales extremos como es Madrid no es noticia. Ya se preveía cortes de carreteras, transporte, etc. La tormenta se veía venir, y no se podía evitar.
Pero lo que sí se podía evitar era la subida de las tarifas de la luz en medio de una borrasca helada. Antes de las elecciones, los dirigentes de Unidas Podemos habían prometido controlar los precios de la energía, y en un pasado remoto hasta hablaban de nacionalizar las eléctricas. Ahora, en cambio, con auténtico cinismo el dirigente de IU criticaba esta subida sin hacer absolutamente nada a pesar de ser Ministro de Consumo.

La crudeza esta tormenta, que no afecta a todos por igual, se puede vivir en la barriada de la Cañada Real, la cual lleva más de tres meses sin suministro, dejando a más de 4.000 personajes, de las cuales 1.800 son menores, sufriendo el temporal sin focos de calor ni iluminación. La actuación criminal de la empresa Naturgy ha sido secundada por la Comunidad de Madrid, a la cual el Gobierno Central no ha forzado a dar energía. Que los gobiernos y la justicia están a favor de los intereses capitalistas es tristemente plasmado en la sentencia del Tribunal Supremo, que ratifica este crimen que condena a miles de personas a morir de frío.







Temas relacionados

nieve   /    Madrid   /    Sociedad   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO