Política

INTERNACIONAL

Macri recibió con honores a Peña Nieto, responsable del asesinato de docentes y estudiantes en México

Organismos de DDHH, organizaciones sociales y partidos de izquierda repudiaron la visita del presidente de ese país, responsable de la brutal represión y los asesinatos a docentes en ese país.

Sábado 30 de julio de 2016 | Edición del día

Fotos * Enfoque Rojo

Sobre Peña Nieto recae el repudio internacional porque, durante su gobierno, 43 estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos en Ayotzinapa, Guerrero, desaparecieron la nefasta noche del 26 de septiembre en un operativo donde participó el Ejército mexicano, la Policía Federal y el narcotráfico.

El 19 de junio de este año, tras la brutal represión en Nochixtlán, Oaxaca, en donde la Policía Federal abrió fuego contra trabajadores que se oponen a la imposición de la Reforma Educativa, se asesinaron a 11 compañeros y compañeras.

Su legado está marcado por la denuncia de organismos de Derechos Humanos de la asociación del Estado mexicano con el narco y porque, durante su mandato, murieron 65 mil personas, desaparecieron miles y la tortura rutinaria se generalizó entre los cuerpos de seguridad.

Te puede interesar: Peña Nieto reafirma que no hay marcha atrás con la reforma educativa

Mil veces asesino

El presidente de México arribó a Casa Rosada este viernes 29 alrededor de las 11:30 horas, después de haber depositado un arreglo floral en la Plaza San Martín. Allí mantuvo una reunión privada con Mauricio Macri y después almorzaron en la sede presidencial. Afuera, organizaciones de Derechos Humanos, residentes mexicanos en Argentina y la izquierda, gritaban lo que en los medios de comunicación y redes sociales se repetía una y otra vez: Fuera Peña Nieto, asesino de maestros estudiantes. La repercusión mediática del repudio a la visita recorrió el mundo, desde las grandes cadenas informativas como CNN y EFE o El País de España, hasta importantes medios mexicanos como el semanario Proceso que retomó una nota publicada ayer en La Izquierda Diario titulada “Llega a Argentina Peña Nieto, el asesino de docentes y estudiantes mexicanos”.

La cena de gala que brindó Macri al presidente de México y su esposa en el Centro Cultural Néstor Kirchner, contrasta con el repudio desplegado a nivel nacional e internacional. Los hermana no solo un intento de acercar el Mercosur a la Alianza del Pacífico, si no el gobernar para los grandes empresarios. En un momento de duros ataques contra los trabajadores argentinos, tarifazos y ajuste, los une también el desprecio absoluto por la educación pública y el intento, mucho más avanzado en México que en Argentina de avanzar sobre los derechos de los trabajadores de la educación. Estos son los amigos y nuevos aliados del presidente Macri.

¿Cuál es la reforma educativa que quieren implementar en México?

En el 2013 se aprobó la Reforma Educativa realizada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de la cual el país azteca es miembro. Fue impulsada y aprobada por los partidos del llamado “Pacto por México” que integra al partido gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), al ultra derechista Partido Acción Nacional (PAN) y al centroizquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Esta reforma fue aprobada a espaldas de los 1 millón 300 mil profesores mexicanos que se organizan en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) cuya principal oposición interna es la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Con su aprobación se abrieron diversos debates desde los medios masivos de educación en México hasta los claustros de educación y pedagogía han explicado que la Reforma Educativa tiene como único objetivo atacar los derechos laborales de los docentes.

Esta reforma se basa en un sistema educativo similar a empresas privadas donde los profesores rinden una evaluación estandarizada que no toma en cuenta el contexto cultural y social de la comunidad educativa; lógicamente los sectores marginados y pobres obtienen resultados negativos y son castigados punitivamente con la pérdida del trabajo, como ya ocurrió con más de 3000 docentes en la capital mexicana.

Legaliza las cuotas para diversas actividades escolares y permite la entrada de empresas privadas a los centros escolares abriendo el camino de la privatización. Desaparecen las escuelas Normales, dejando a la deriva la formación didáctica, dejando sin formación y profesión a miles de hijos de campesinos, indígenas y obreros que se forman como docentes.

En Argentina, el macrismo es aún todo lo neoliberal que la relación de fuerzas le permite ser. Pero si pudiera haría lo que hace su par mexicano Peña Nieto. Aquí, la educación pública es un derecho conquistado por todos los trabajadores.

El concepto de meritocracia y las evaluaciones a los estudiantes y a docentes, la formación de ranking de escuelas (según la calificación lograda) y el constante ataque a los docentes cada vez que peleamos en defensa de la escuela, son los pilares fundamentales que el Banco Mundial y el FMI recomiendan para la educación en América Latina. En la Ciudad de Buenos Aires donde el PRO gobierna hace ya varios años estas políticas se fueron implementando de a poco como el cierre de grados, la implementación de la Nueva Escuela Secundaria, la creación del Instituto Evaluador y el problema creciente de vacantes, donde más de 11 mil chicos se quedaron sin escuela. Este modelo es el que quieren implementar a nivel nacional.

Estas políticas pueden ser implementadas gracias a las leyes neoliberales heredadas del menemismo, que durante 12 años de gobierno kirchnerista “nacional y popular” no fueron tocadas en su esencialidad como es el financiamiento descentralizado por provincias y la centralización de lo pedagógico. Los discursos de “los docentes son vagos y tienen cuatro meses de vacaciones” abonan a esta política de degaste, para aplicar el ajuste.

Cabe recordar que el presidente del PRI Peña Nieto también fue bautizado como “el mejor amigo de Cristina de Kirchner” en relación a las negociaciones del petróleo, siendo clave en el acuerdo de Repsol-YPF.

El inesperado “amigo” cobró notoriedad en Buenos Aires y en Madrid en el año 2013 porque posee el 9,49% de las acciones de Repsol y ostentaba un lugar en su consejo directivo. Por eso, Emilio Loyoza, CEO de Pemex, presionó para que el gobierno argentino y la petrolera española acordaran una indemnización de cinco millones de dólares por el 51% de las acciones expropiadas.

Paradójicamente, los grandes beneficiados fueron mexicanos: Pemex, interesado en explotar el yacimiento de Vaca Muerta, y Carlos Slim, propietario del 8,4% de las acciones de YPF y de fluidos vínculos con los Kirchner.

Te puede interesar: La “revolución educativa” de Mauricio Macri

Ayer, mientras se producían movilizaciones y escraches de repudio a la visita del presidente mexicano a la Argentina, Macri lo recibía con todos los honores, bromeaba y firmaba una multiplicidad de convenios de colaboración entre ambos gobiernos.

Mientras en las calles sonaba el repudio, en la Casa Rosada se recibía con toda la pompa al represor Peña Nieto.

Te puede interesar: Movilización a la Cancillería en repudio a la visita de Peña Nieto







Temas relacionados

México   /    Mauricio Macri   /    Enrique Peña Nieto   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Internacional   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO