Géneros y Sexualidades

1° DE MAYO

Macarena, despedida de Ferrobaires: “Las mujeres protagonizamos una lucha impresionante”

Macarena Guzmán quedó sin su trabajo por un decreto de la gobernadora Vidal. Es una de las protagonistas de la lucha contra los despidos. Participa de los pañuelazos por el derecho al aborto. Este 1° de Mayo concurrirá al acto del Frente de Izquierda en Plaza de Mayo.

Rosa D'Alesio

@rosaquiara

Sábado 28 de abril | Edición del día

Es jueves por la tarde y Macarena, junto a sus compañeros despedidos, recorre las aulas de la facultad de Sociales de la UBA para contar que Vidal los dejó sin trabajo, y pedir colaboración para el fondo de lucha.

Después participa de un pañuelazo impulsado por las estudiantes de esa facultad. Luego, antes de volver a su casa, nos espera en un bar para contarnos sobre la lucha que están llevando adelante.

Tiene 24 años y desde los 18 años trabaja en el ferrocarril, perdió parte de su audición, al igual que muchos de sus compañeros. Se describe como la generación de Ni Una Menos, pero aclara que es feminista socialista revolucionaria y por eso opina que la lucha por los derechos de las mujeres no es contra los varones, sino contra un sistema de opresión y explotación.

Por estas ideas se pelea con sus compañeros de trabajo, para que valoren la lucha de las mujeres y se unan a ellas, así como discute contra las feministas que opinan que los hombres son los enemigos.

Cuando dice que lo biológico no la une a mujeres como la gobernadora Vidal, sabe bien porque lo dice. Ella, como cientos de mujeres y hombres que trabajan en el ferrocarril, son víctimas de las políticas antiobreras de esta mujer.

Es joven y ya conoce lo qué significa la explotación, pero más conoce cómo se lucha contra los explotadores y contra el patriarcado. Macarena comenzó a militar hace unos años en el PTS. Es miembro de la agrupación clasista La Naranja ferroviaria, que integra el MAC (Movimiento de Agrupaciones Clasistas).

¿Qué trabajo realizabas antes de ser despedida?

Fui azafata del ramal que iba a Mar del Plata, Junín, Bahía Blanca, ahí tenías que hacer miles de funciones, desde levantar los bolsos a los pasajeros y ubicarlos en los asientos, hasta picar boletos; teníamos que cargar bidones de agua sin faja de seguridad. Dos trabajadoras a cargo de 600 pasajeros.

Además el estado de los trenes era deplorable, y los servicios que daba la empresa eran aún peor. Les entregaban a los pasajeros agua vencida y viandas mordidas por las ratas, y nosotros laburabamos entre esos roedores. Tanto para el pasajero como para los trabajadores, el trato de la empresa era muy malo.

Cuando cerraron el coche comedor, por una denuncia de la CNRT, vino bromatología y lo clausuró. Nos recargaron con más trabajo, nos íbamos a cualquier hora y no teníamos colectivos para volver a nuestras casas y la patronal decía “arréglate como puedas”. Nos hacían ingresar a la madrugada, cuando se suspendían los servicios, para cargar los micros. Todas cosas que estaban por fuera del contrato basura que ya teníamos. No te pagaban extras.

¿Quién administra Ferrobaires?

Ferrobaires fue creada en 1993, después de que el gobierno nacional decidiera transferir los servicios de pasajeros interurbanos que prestaban Ferrocarriles Argentinos, a las administraciones provinciales.

Cuando hicimos la campaña electoral por el FIT, donde yo fui candidata a diputada, decíamos que ni el peronismo, ni el macrismo eran opción. Como trabajadores de la provincias vivimos la desidia de todos los gobiernos. La gestión de Daniel Scioli fue desastrosa, lo desguazó, y Vidal le dio el golpe de gracia a Ferrobaires. Por decreto lo cerró en marzo. Quedaron 104 pueblos donde no va a llegar el tren; 104 pueblos fantasma.

Foto * Enfoque Rojo

Muchos de los que trabajamos en el ferrocarril perdimos parte de la audición, tenemos problemas en la espalda por el traqueteo del tren. Cuando me pasaron al sector de evasión, a cortar boletos, nos moríamos de frío, no nos daban los abrigos suficientes y encima teníamos un baño que compartíamos con 1.400 personas. Sin día femenino.

En estas condiciones se trabajaba, nosotros tratábamos de brindar lo mejor a los pasajeros, pedíamos que se mejore el servicio. Los trabajadores sabemos dónde está la plata para dar un buen servicio, en el que nosotros podamos trabajar. No sobran trabajadores, faltan trenes.

¿Qué hacia el gremio por sus derechos?

Nada. El año pasado me presenté como candidata para las elecciones de la seccional sur de ferrocarril, por la lista Naranja. Fue la primera vez que se planteó la creación de una secretaría de la mujer dentro de la Unión Ferroviaria, siendo que lo dirige una mujer, Karina Benemérito. No hay ningún espacio dentro del ferrocarril para que las mujeres puedan abrir sus problemáticas.

Hicimos una campaña para conseguir licencias por violencia de género, en las recorridas nos encontrábamos con compañeras con los ojos marcados por algún golpe, porque la patronal las obligaba a estar ahí, frente a los usuarios en esas condiciones.

También peleamos por los jardines maternales, los lactarios, el día femenino. Tenía compañeras que estaban en evasión con los pechos hinchados, las camisas mojadas, porque era la hora de darles el pecho a sus hijos, y ni siquiera tenían un lactario para sacarse la leche.

Fuimos escuchando todas estas problemáticas, hasta que en el primer paro de mujeres, el 19 de octubre de 2016, hicimos un acto en el hall de Constitución, después apareció la burocracia con una bandera, queriendo ponerla delante de las compañeras que nos organizamos por whatsapp. Unos cara duras, nunca hicieron nada por nuestro derechos.

Son muy poco los puestos a los que podemos acceder las mujeres, ocupamos los menos calificados. Limpieza, boletería, o personal de evasión para cortar boletos. No podes ser guarda, maquinista ni auxiliar. No te dejan concursar a esos cargos, el Secretario general de La Fraternidad (uno de los gremios), Omar Marturano, dijo que las mujeres no podían ser maquinistas porque son muy sensibles y si ocurre un accidente ellas se pondrían a llorar, además porque se “embarazan”.

La mayoría de las mujeres cobramos menos, porque no accedemos a puestos más calificados y muy pocas pasan a planta permanente. Una compañera, que fue despedida, tiene una tecnicatura en gestión ferroviaria, trabajaba desde los 17 años en el ferrocarril, tiene casi 60 años, la efectivizaron hace un par de años, y con toda la experiencia que tiene, nunca le dieron el puesto de supervisora y sus compañeros, sin experiencia, ocuparon ese cargo.

¿Cómo es trabajar y militar en un gremio con mayoría de hombres?

El machismo que hay en la sociedad también se refleja en los compañeros de trabajo, pero a partir que nos despidieron eso comenzó a cambiar. En esta instancia de lucha aparece otra sensibilidad, se estrechan lazos de solidaridad. Antes de esto, al no estar organizados y siendo el gremio muy denso, se expresaba más el machismo de los compañeros.

Como azafata nos pasaba que nuestros compañeros nos ninguneban, no nos querían enseñar la tarea, pensaban que le podíamos sacar el trabajo. En cambio ahora se dan cuenta que a nosotras todos nos cuesta el doble, y que luchamos por los puestos de trabajo como ellos. Esto sella una alianza de clase que es muy importante.

Desde la Naranja dimos muchas peleas, tenemos un respeto ganado, contamos con una tradición: la lucha por el pase a planta. Continuamos la pelea contra la precarización laboral y los derechos de la mujer.

Foto * Enfoque Rojo

A Karina Benemérito, delgada de la línea Roca, la vi una sola vez para las elecciones, y cada vez que la necesitamos está en Londres. Viene solo cuando quiere renovar su cargo. Nunca se acercó a los despedidos. El nombre de Karina Benemérito apareció en el juicio por el asesinato de Mariano Ferreyra, que terminó llevando a prisión a Pedraza y otros ex directivos del gremio.

Un testigo dijo que Benemérito era la mano derecha de Juan Carlos “Gallego” Fernández en la línea Roca y una de las encargadas de reclutar a los empleados del ferrocarril para hostigar a los tercerizados que iban a reclamar a Constitución. Imagínate si vamos a poder contar con ella para pelear por nuestros derechos.

Nuestras aliados no son mujeres como Benemérito o Vidal, que además tiene una vida completamente ajena a las trabajadoras. Una compañera hizo un posteo en Facebook, despedida con cinco chicos, uno discapacitado, y decía que Vidal jamás iba a entender lo que pasaban los trabajadores, que no tenía nada que ver con ella y que tampoco se iba a sensibilizar desde el lugar de mujer, porque ella no sabe lo que es ser trabajadora.

Con ellas no hay ningún punto en común, hay intereses muy distintos.

Parece haber una dicotomía entre las luchas de las mujeres y la de los trabajadores ¿cómo ves esto?

Las hay, y tenemos que resolverlo. Comenzando por unirnos a nuestros compañeros de clase, para esto tenemos que discutir con ellos y mostrarles que no peleamos solo por cuestiones de género sino también de clase.

Me parece que para lograr esta unidad tenemos que mostrar que hoy las mujeres somos protagonistas de una lucha impresionante por el derecho al aborto, y que por ese derecho nos movilizamos, que fuimos capaces de hacer dos paros por Ni Una Menos. Les plantee a mis compañeros, que también están despedidos, si se imaginan que todas esas mujeres que están en las calles por sus derechos se unieron a nuestra lucha contra los despidos.

Foto * Enfoque Rojo

Como feminista socialista revolucionaria, les digo que la pelea de las mujeres no puede quedar solo en la lucha por algunos de nuestros derechos, sino por enfrentar a este sistema y sus representantes, sean ellos hombres o mujeres. Como te decía, qué tiene que ver la vida de la gobernadora María Eugenia Vidal, de la vicepresidenta Gabriela Michetti o de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, con la nuestra. Nada, ellas son las representantes de una clase que nos golpea con tarifazos, despidos, inflación y un largo etcétera.

Así como peleamos para que nuestros compañeros de trabajo peleen junto a nosotras por nuestros derechos, contra la opresión, también peleamos en el movimiento de mujeres para que tomen una perspectiva de clase. Hay muchas feministas que opinan que los varones son nuestros enemigos.

La lucha contra el patriarcado no es contra ellos, sino contra este sistema que se nutre de los prejuicios machistas. Más allá, como te decía, que hay que discutir con nuestros compañeros para combatir los actos machistas que tienen, con el objetivo que no reproduzcan actitudes opresoras que nos dividen, porque esa división le sirve a los enemigos que tenemos en común: las patronales, los gobiernos y partidos patronales.

Además que la estructura del patriarcado nos contiene a todos. Hombres y mujeres, y los que no nos beneficiamos de esa opresión, tenemos que pelear juntos. Un ejemplo de esto son los mineros de Río Turbio, que se movilizaron llevando puesto el pañuelo de la Campaña. Y llevan el pañuelo porque saben que las que abortan en forma insegura son sus compañeras, sus familiares.

Sabemos que incluso las luchas que damos contra los despidos, si la damos por sector van al muere, entones coordinamos para fortalecer nuestros reclamos. Por eso tenemos que discutir con las mujeres, que si bien nosotras somos doblemente oprimidas, no vamos a conseguir nada de fondo si no es junto a nuestros compañeros.

Este 1° de Mayo convocan a un acto del FIT

Foto * Enfoque Rojo

Sí, este 1° de Mayo convocamos a participar del acto del FIT, que es clasista y anticapitalista. En este acto estarán presente todos los que venimos luchando contra los tarifazos, los despido y por las paritarias. Los estudiantes terciarios, que vienen enfrentando los ataques de Rodríguez Larreta.

El acto también será una tribuna para volver a repudiar el golpe institucional en Brasil y los bombardeos a Siria.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO