Internacional

BRASIL

Lula en Curitiba habló de injusticia y promete "arreglar el país"

El ex presidente se presento ante el juez Moro para defenderse de los cargos que pesan contra él. Luego realizó un discurso con tinte electoral y sin llamar a luchar contra el ajuste de Temer.

Leandro Lanfredi

Trabajador petrolero | Rio de Janeiro

Jueves 11 de mayo de 2017 | 23:04

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva se presentó, este miércoles, para defenderse contra los cargos de corrupción en su contra por el juez Sérgio Moro, que lleva adelante las investigaciones por el caso llamado Lava Jato.

Después de más de cinco horas de testimonio Lula se dirigió a los manifestantes, que se habían reunido en su apoyo, en el centro de Curitiba. El discurso de Lula, que fue breve comparado con lo que acostumbra el ex presidente, estuvo marcada por la negación de los cargos que pesan contra él y se mostró como una víctima de una persecución en la causa Lava Jato, para culminar ofreciendo una alternativa electoral por fuera de la lucha contra las reformas y Temer.

En su discurso, negó las acusaciones sobre la propiedad en Guarujá y mostró cómo ha sufrido la persecución de los medios de comunicación y del poder judicial. Bromeó diciendo que al presentarse ante el juez "pensé que mis acusadores mostrarían una escritura." También juró nunca mentiría al pueblo y desafió al juez Moro diciendo: "Si un día he cometido errores, quiero, antes que ser juzgados por la justicia, quiero ser juzgado por el pueblo brasileño".

El ex presidente hace uso de una oscilación entre un discurso de "hombre fuerte" y el "hombre débil", de acuerdo al público y en el mismos discursos. Si hace unos días se comprometió "si no me detienen, tal vez yo los detenga a ellos" Hoy fue el "hombre débil" atacado por los medios de comunicación y un poder judicial que tomó medidas autoritarias, tales como el cierre, sin pruebas, del Instituto Lula, y manifestaciones y campamentos prohibidos en Curitiba. La respuesta a estas medidas aparecieron en el discurso solamente haciendo referencia, no explícita, a su candidatura.

La negativa a los cargos presentados en su contra eran esperadas, así como el énfasis para mostrar cómo "nadie ha sido tan perseguido como yo. La historia dirá lo que hicieron con la presidenta electa Dilma Rousseff". Pero lo que llamó mucho la atención en el discurso de Lula, inmediatamente después de la declaración judicial, fue la total separación que existe entre su defensa y los intereses de los trabajadores por derrotar las reformas Temer .

No hizo mención del acto llamado para el 24 de mayo en la Capital Federal del país, no hubo ninguna mención de la huelga general del 28 de abril y ninguna medida de control. Más bien, hablando en nombre de su partido, los sindicatos y sus aliados PC de Brasil dijo "Si este gobierno no tiene poder para arreglar este país, un metalúrgico lo hará." Mostarndo como el proyecto electoral corre por sobre la lucha para derrotar a los ajustes de Temer.

Te puede interesar: La huelga general mostró la fuerza de millones de trabajadores: podemos derrotar a Temer

Como hemos expresado desde antes de la consumación del golpe institucional, contra el que peleamos con una política independiente del PT, para derrotar a la derecha, que dio un golpe para aplicar un ajustes más fuertes del que ya estaba siendo aplicado por Lula, Dilma y el PT, es necesaria una estrategia política independiente. El PT gobernó asumiendo los mismos métodos corruptos de todos los partidos que administran el capitalismo, tratando de conciliar los intereses de los trabajadores con la derecha y con los empresarios.

El PT ha allanado el camino a la derecha y el golpe. La causa llamada Lava Jato, que siempre protege de cierta investigación a las empresas imperialistas, busca reemplazar un esquema de corrupción por otro. Para derribar los ajustes de Temer y derrotar al poder judicial, con sus medidas autoritarias, se deben tomar en nuestras manos las medidas para luchar contra las reformas. Debemos construir comités en cada lugar de trabajo y estudio, exigir a las centrales sindicales el transporte para que sean cientos de miles de personas en Brasilia 24 de mayo. La “ocupación de Brasilia” tiene que ser parte de un plan de lucha exigiendo a los sindicatos la organización de una huelga general hasta la caída de Temer y las reformas.







Temas relacionados

Sergio Moro   /    Michel Temer   /    Lava Jato   /    Lula da Silva   /    Ajuste   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO